Có­mo azo­tar la bal­do­sa a rit­mo de

Si - - Hay Hobby - POR JO­SÉ LUIS RO­DRÍ­GUEZ R.

La cul­tu­ra champetúa, re­le­ga­da y es­tig­ma­ti­za­da du­ran­te años en nues­tro país, hoy atra­vie­sa un apa­ren­te boom de acep­ta­ción. La ve­mos en go­rras, en ca­mi­se­tas, so­me­ra­men­te en una se­rie de te­le­vi­sión, en emi­so­ras ju­ve­ni­les y en discotecas de es­tra­to al­to. La fu­sión de la cham­pe­ta con rit­mos co­mo re­gue­tón y dan­cehall, en­tre otros, ha si­do la ma­dre de las es­tra­te­gias. Sin em­bar­go, a la ho­ra de bai­lar la esen­cia si­gue sien­do la mis­ma.

Con la pa­re­ja es un jue­go ale­gre y eró­ti­co. Ade­más de los con­to­neos y brin­cos, el fro­te o res­trie­gue de cuer­pos, en mo­vi­mien­tos sen­sua­les, es su se­llo ca­rac­te­rís­ti­co. Re­cuer­de, un ver­da­de­ro aman­te de la cham­pe­ta no se preo­cu­pa por las reac­cio­nes na­tu­ra­les del cuer­po, es un bai­le sen­sual y hay ro­pa de por me­dio. En pa­re­ja es una dan­za vi­sual­men­te atrac­ti­va cuan­do am­bos sa­ben bai­lar­la.

En los re­pi­ques del bai­le in­di­vi­dual la im­pro­vi­sa­ción es im­por­tan­te, pe­ro no

MU­CHOS PA­SOS SUR­GEN DE LA IM­PRO­VI­SA­CIÓN DE LOS BAI­LA­RI­NES Y EL RIT­MO DE LAS CAN­CIO­NES. LA SEN­SUA­LI­DAD Y ALE­GRÍA DE SUS MO­VI­MIEN­TOS A AL­GU­NOS SON­RO­JA Y A OTROS SOR­PREN­DE.

EL EN­GAN­CHE DO­BLE O BU­RRI­TO.

LA CA­MA: La mu­jer se de­ja caer ha­cia ade­lan­te, per­ma­ne­cien­do de for­ma ho­ri­zon­tal mien­tras el hom­bre, con las pier­nas abier­tas, la sos­tie­ne. En es­ta po­si­ción ella fle­xio­na con­ti­nua­men­te las ro­di­llas al rit­mo de la mú­si­ca y él menea la ca­de­ra le­ve­men­te y fl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.