LA CUM­BIA

LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SE­MA­NA El ele­gan­te y co­que­to bai­le de la

Si - - Hay Hobby - POR JO­SÉ LUIS RO­DRÍ­GUEZ R.

Cuan­do un car­na­va­le­ro o un aman­te de la cum­bia es­cu­cha el re­pi­que de la tam­bo­ra y el con­tra­pun­teo del lla­ma­dor, es co­mo si lo lla­ma­ran a fes­te­jar. Co­mo si su cuer­po sin­tie­ra la ne­ce­si­dad de bai­lar pa­ra sa­tis­fa­cer el go­ce que sien­te por den­tro, o al me­nos así lo ex­pli­ca Mart­ha Mo­reu, di­rec­to­ra de la cum­biam­ba La Mis­ma Vai­na.

Es­ta dan­za sur­gió del sin­cre­tis­mo mu­si­cal y cul­tu­ral de in­dí­ge­nas, ne­gros y, en me­nor es­ca­la, de eu­ro­peos.

En épo­ca de Pre­car­na­val es co­mún ver a gru­pos de jó­ve­nes y adul­tos bai­lar es­te tra­di­cio­nal gé­ne­ro en pla­zas y par­ques, pre­pa­rán­do­se pa­ra los prin­ci­pa­les even­tos de la fies­ta. Sin em­bar­go, un ver­da­de­ro cum­biam­be­ro bai­la y pi­de cum­bia a cual­quier ho­ra y fe­cha del año.

“Cuan­do yo es­cu­cho la cum­bia sien­to un es­ta­do de ple­ni­tud, me de­jó lle­var por ese sen­ti­mien­to bai­lan­do y soy fe­liz”, co­men­ta con emo­ción Mo­reu, de 61 años de edad.

La dan­za de la cum­bia es un jue­go de co­que­te­ría fi­na. Mi­ra­das sos­te­ni­das, son­ri­sas, mo­vi­mien­tos de ca­de­ra, pa­vo­nea­das y an­te to­do, quí­mi­ca en el bai­le.

Ger­mán Al­vá­rez Ca­bre­ra, di­rec­tor de la cum­biam­ba La Gi­gan­to­na, afir­ma en­tre ri­sas que si uno de sus di­ri­gi­dos no se le­van­ta a su com­pa­ñe­ra, no bai­la cum­bia. El co­mún de las pa­re­jas, ase­gu­ra, es enamo­rar­se e in­clu­so lle­gar al ma­tri­mo­nio.

Ad­vier­te que el pa­trón del ves­tua­rio es tí­pi­ca­men­te español, pe­ro con el tiem­po las te­las y es­ti­los han cam­bia­do. Lo im­por­tan­te es con­ser­var, en el ca­so de las mu­je­res, la falda am­plia con en­ca­jes y la blusa ce­ñi­da al cuer­po, que pue­de lle­var es­co­te o en ban­de­ja. En el ca­so del hom­bre: el sombrero, la pa­ño­le­ta ro­ja, la camisa, el pan­ta­lón y mochila. “Es im­por­tan­te que los jó­ve­nes co­noz­can sus bai­les tí­pi­cos y los ha­gan su­yos”, agre­ga. Su cum­biam­ba, ase­gu­ra, es con­for­ma­da por jó­ve­nes en un 70%. La Mis­ma Vai­na en un 99%.

Mi­guel An­to­nio Pé­rez, ingeniero de sis­te­mas, de 28 años, par­ti­ci­pa anual­men­te en la cum­biam­ba La Mis­ma Vai­na. A pe­sar de una mo­les­tia en su ro­di­lla de­re­cha, ase­gu­ra que bai­la­rá el do­min­go de Car­na­val. To­do por amor a la dan­za.

“Si no se cui­da, to­da ac­ti­vi­dad cul­tu­ral tien­den a per­der­se. Los jó­ve­nes de­be­mos y po­de­mos sal­va­guar­dar cual­quier le­ga­do de nues­tra cul­tu­ra”, in­di­ca.

«La Cum­bia tie­ne que ir evo­lu­cio­nan­do, sin per­der su esen­cia, pa­ra cau­ti­var a más jó­ve­nes» GER­MÁN AL­VÁ­REZ Dir. de la cum­biam­ba La Gi­gan­to­na

Bai­la con li­ber­tad, pues tra­ta de ga­lan­tear a la mu­jer. Se le acer­ca y le ofre­ce la ve­la co­mo una in­vi­ta­ción al bai­le. Le sonríe a su pa­re­ja, le ha­bla, le ha­ce fi­gu­ras, le di­ce pi­ro­pos y lanza be­sos. Siem­pre lle­va in­cli­na­do el pie de­re­cho, que­dan­do el ta­lón to­tal­men­te le­van­ta­do. Se pue­de aga­char su­til­men­te y al­zar los bra­zos. Bai­la de ma­ne­ra er­gui­da y pau­sa­da. Mue­ve la ca­de­ra muy des­pa­cio, le­van­tan­do la fren­te y co­que­tean­do con la mi­ra­da y la son­ri­sa. Se in­si­núa, pe­ro nun­ca de­ja que el pa­re­jo la to­que. Tie­ne dos ele­men­tos pa­ra ello: su falda am­plia y las velas en la mano de­re­cha. Siem­pre se in­ter­pon­drán en­tre ella y el hom­bre. Sus pa­sos son cor­tos, pe­ro ele­gan­tes.

Du­ran­te el bai­le el hom­bre ja­más to­ca a la mu­jer, aun­que ella lo atrai­ga con su co­que­teo.| Fo­tos: Je­sús Ri­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.