DIS­FRA­ZAR­SE

LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SE­MA­NA en Car­na­val, una fies­ta a la crea­ti­vi­dad

Si - - Hay Hobby - POR JO­SÉ LUIS RO­DRÍ­GUEZ R.

Elsy Ve­lás­quez, nu­tri­cio­nis­ta y ge­ren­te co­mer­cial, ca­da año, du­ran­te los Car­na­va­les, se con­vier­te en otra per­so­na. Qui­zás en una ma­ri­mon­da, de pron­to en un per­so­na­je de pe­lí­cu­la o a lo me­jor en uno sur­gi­do de su ima­gi­na­ción. Ha­ce par­te de la com­par­sa Disfrázate co­mo Quie­ras y los Car­na­va­les son su pa­sión.

Su pri­mer dis­fraz en la com­par­sa, re­cuer­da, fue un ves­ti­do que te­nía to­das las más­ca­ras del Car­na­val. Es­te fue con­fec­cio­na­do por su ma­má, Am­pa­ro Ca­ba­lle­ro, una dies­tra del hi­lo y la agu­ja, que te­je las ideas y ocu­rren­cias de Elsy.

Es­ta ba­rran­qui­lle­ra des­de los 5 años se dis­fra­za en las fies­tas por­que su pa­dre, Sil­vio Ve­lás­quez, un cie­na­güe­ro car­na­va­le­ro, so­lía ha­cer­lo ca­da año y se las go­za­ba has­ta el mar­tes de Jo­se­li­to.

“So­lo me dis­fra­zo con per­so­na­jes que re­quie­ran ma­qui­lla­je, no me co­lo­co más­ca­ras, pe­ro igual cuan­do es­toy dis­fra­za­da soy otra per­so­na. Asu­mo el pa­pel”, se­ña­la Ve­lás­quez.

Henry Ote­ro, de 29 años, con­ta­dor pú­bli­co, sue­le dis­fra­zar­se de Go­ri­la pa­ra ‘to­mar­le el pe­lo’ a la gen­te en la ca­lle. In­clu­so, confiesa, pi­de di­ne­ro a las per­so­nas por ha­ber­les arran­ca­do una son­ri­sa.

“Con la más­ca­ra na­die me re­co­no­ce.

EL DIS­FRAZ EN CAR­NA­VAL ES SÍM­BO­LO Y TRA­DI­CIÓN. LOS MÁS CAR­NA­VA­LE­ROS SA­BEN QUE NUN­CA PUE­DE FAL­TAR DU­RAN­TE LOS 4 DÍAS DE FIES­TA.

Lo ha­go por­que es­ta­mos en Car­na­val y aquí se va­le to­do. Mi pa­pá so­lía ha­cer­lo tam­bién”, afir­ma en­tre ri­sas. Él, a di­fe­ren­cia de Elsy, siem­pre usa más­ca­ras pa­ra que no re­co­noz­can su iden­ti­dad. Sue­le ir­se a fies­tas ‘car­na­va­le­ras’ en ba­rrios po­pu­la­res, co­mo La Ciu­da­de­la o San Jo­sé, y se vuel­ve el centro de atrac­ción con sus ocu­rren­cias y bai­les.

“Yo so­lo me com­pré la más­ca­ra, el res­to me lo hi­ce con una mo­dis­ta. Lo im­por­tan­te es in­ter­pre­tar el per­so­na­je ade­cua­da­men­te”, se­ña­la Ote­ro.

La psi­có­lo­ga Emil­se Can­ti­llo afir­ma que el dis­fraz en Car­na­val es la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra per­der la ver­güen­za y plas­mar as­pec­tos de la per­so­na­li­dad, que a ve­ces no de­ja­mos sa­car en nues­tro día a día.

Cla­ro ejem­plo de es­to lo po­de­mos ver en la his­to­ria del dis­fraz de ma­ri­mon­da. En sus ini­cios de­fi­nía al ba­rran­qui­lle­ro bur­lón y de po­cos re­cur­sos, y su ob­je­ti­vo era in­co­mo­dar a la gen­te de es­tra­tos al­tos. El dis­fraz con­sis­tía en un tra­je he­cho de par­ches, saco, pan­ta­lón al re­vés, ade­más de la más­ca­ra con na­riz fá­li­ca y ore­jas gran­des. Hoy el sen­ti­do de la ma­ri­mon­da ha cam­bia­do un po­co, pues sim­bo­li­za al ti­po jo­co­so y ‘ma­ma­dor de ga­llo’.

Mien­tras tan­to, Elsy se alis­ta pa­ra sa­lir en es­tas fies­tas dis­fra­za­da de Geis­ha y Henry con el mis­mo dis­fraz de Go­ri­la. Am­bos son ar­tis­tas du­ran­te 4 días, pe­ro so­bre­to­do son Car­na­val. “La más­ca­ra con­ce­de li­ber­tad. Las con­ven­cio­nes so­cia­les im­po­nen cen­su­ra y los car­na­va­les las su­pri­men: con el dis­fraz te sal­tas esas nor­mas”, se­ña­la Can­ti­llo.

«Con la más­ca­ra na­die me re­co­no­ce. Es­ta­mos en Car­na­val y aquí se va­le to­do» HENRY OTE­RO

Elsy Ve­lás­quez mues­tra los dis­fra­ces y ves­ti­dos, con­fec­cio­na­dos por su ma­dre.

Elsy fue in­te­gran­te y fun­da­do­ra de la cum­biam­ba “La Ci­po­te Vai­na”.

Elsy dis­fra­za­da de Ne­gri­ta ‘Car­na­va­le­ra’. Elsy dis­fra­za­da de Ga­ta.

Elsy dis­fra­za­da de El Sombrerero Lo­co.

Henry dis­fra­za­do de Go­ri­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.