Un lu­gar de mil fa­ce­tas, WA­VE­FLOW

Si - - Hay Paseo - POR DA­NIE­LLA HER­NÁN­DEZ ABE­LLO

En Car­ta­ge­na de­bu­ta el con­cep­to de Club Hou­se y de qué for­ma, ha­bla­mos de Wa­ve­flow, un centro de en­tre­te­ni­mien­to mul­ti­pro­pó­si­to, pen­sa­do pa­ra to­da la fa­mi­lia.

En­tre sus no­ve­da­des so­bre­sa­le que tie­ne el pri­mer si­mu­la­dor de olas en la Cos­ta Ca­ri­be co­lom­bia­na, en el cual se prac­ti­ca el flow­boar­ding, una dis­ci­pli­na Y los pre­cios ¿Cuán­to va­le? En Wa­ve­flow Club­hou­se ven­den pa­que­tes pa­ra dis­fru­tar el si­mu­la­dor de olas. Las op­cio­nes arran­can a par­tir de los 15 mi­nu­tos, que tie­nen un va­lor de $20.000 pe­sos. Si de­ci­de aña­dir otro cuar­to de ho­ra de­be­rá pa­gar $5.000 pe­sos me­nos. que per­mi­te a los usua­rios ser sur­fers por un día, de for­ma sen­ci­lla y di­ver­ti­da.

De­trás de es­te nue­vo con­cep­to se en­cuen­tra Ni­co­lás Már­quez, un em­pren­de­dor de ape­nas 22 años que de­tec­tó la au­sen­cia de es­te mer­ca­do en Car­ta­ge­na, a pe­sar de ser un des­tino de ta­lla in­ter­na­cio­nal. “Wa­ve­flow ofre­ce la fa­ci­li­dad de dis­fru­tar de sie­te ser­vi­cios di­fe­ren­tes, en­tre los que es­tán el pri­mer si­mu­la­dor de olas de Car­ta­ge­na, el cual pue­den visitar las per­so­nas de to­das las eda­des in­tere­sa­das en es­ta ac­ti­vi­dad. Wa­ve­flow es en una so­la pa­la­bra, li­ber­tad” ase­gu­ra Ni­co­lás.

El si­mu­la­dor per­mi­te a cual­quier per­so­na sur­fear sin pro­fun­di­dad, y de pa­so sin ex­po­ner­se al ries­go. La tec­no­lo­gía, pre­sen­te en más de 30 paí­ses, con­sis­te en olas ar­ti­fi­cia­les o sheet wa­ves que se for­man a pro­pul­sión des­de una pla­ta­for­ma es­pe­cial. No se ne­ce­si­ta de mu­cha pe­ri­cia pa­ra po­der sur­car es­tas olas e in­clu­so ha­cer al­gu­nos tru­cos.

Si la cues­tión es de ner­vios, no de­be an­gus­tiar­se ya que la su­per­fi­cie de la atrac­ción es acol­cha­da por lo que las caí­das no le ha­rán da­ño. Ade­más, cuen­tan con la pre­sen­cia de per­so­nal en­tre­na­do que pue­de asis­tir­lo en ca­so de cual­quier si­tua­ción.

“Que­re­mos que los afi­cio­na­dos del surf, de la adre­na­li­na y de los deportes acuá­ti­cos pue­dan re­tar una ola, es mu­cho más fá­cil de lo que se ima­gi­nan”, aña­de Ni­co­lás.

Wa­ve­flow Club Hou­se es­tá pen­sa­do pa­ra que to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia lo dis­fru­ten, por eso cuen­tan con un com­ple­to ser­vi­cio de res­tau­ran­te y bar. “Pa­ra que los pa­dres pue­dan co­mer o to­mar­se al­go mien­tras los hi­jos se di­vier­ten so­bre las olas”, ex­pli­ca el em­pre­sa­rio. La car­ta es­tá com­pues­ta de es­pe­cia­li­da­des nikkei, una fu­sión de sa­bo­res ja­po­ne­ses y pe­rua­nos, muy apetecida en el mun­do de la gas­tro­no­mía. En­con­tra­rá sus­hi, ti­ra­di­tos y más delicias en la car­ta y lo me­jor, a muy buenos pre­cios.

Wa­ve­flow ofre­ce cocteles y una am­plia car­ta de ju­gos y smoot­hies, que es­tán muy de mo­da y caen bien en el cli­ma tro­pi­cal de La He­roi­ca. Mien­tras los más pe­que­ños sur­fean us­ted pue­de sa­bo­rear una bue­na be­bi­da y re­la­jar­se en las có­mo­das ins­ta­la­cio­nes am­bien­ta­das

«Que­re­mos que los afi­cio­na­dos del surf y de los deportes acuá­ti­cos pue­dan re­tar una ola» NI­CO­LÁS MÁR­QUEZ SO­LO HA­CE FAL­TA UN ÁREA DE 600 ME­TROS PA­RA AL­BER­GAR HO­RAS DE DI­VER­SIÓN, Y LO ME­JOR: PA­RA TO­DA LA FA­MI­LIA. CO­NOZ­CA WA­VE­FLOW, UN LU­GAR NUE­VO EN CAR­TA­GE­NA QUE FU­SIO­NA LA ADRE­NA­LI­NA, LA DI­VER­SIÓN, LA GAS­TRO­NO­MÍA Y EL BIE­NES­TAR.

con es­ti­lo zen. En los agra­da­bles loun­ge se pue­de ver el tra­ba­jo del re­co­no­ci­do ar­tis­ta ja­po­nés To­kio Ao­ya­ma, quien ela­bo­ró cua­dros mu­ra­les alu­si­vos a es­te de­por­te acuá­ti­co.

Si no lle­va la in­du­men­ta­ria ade­cua­da pa­ra prac­ti­car flow­boar­ding no de­be preo­cu­par­se, ya que en el lo­cal ven­den des­de her­mo­sos ves­ti­dos de baños has­ta ves­tua­rio es­pe­cia­li­za­do pa­ra deportes náu­ti­cos.

Otra de las in­no­va­cio­nes que pro­po­ne Wa­ve­flow es con­ver­tir­se en un lu­gar pa­ra el bie­nes­tar, con cuar­tos pa­ra prac­ti­car yo­gar y pi­la­tes, que se ha­bi­li­ta­rán en bre­ve.

Cuan­do cae la no­che Wa­ve­flow se con­ta­gia de un es­pí­ri­tu de fies­ta. Por sus bo­ci­nas sue­na mú­si­ca chill-out que in­vi­ta a los asis­ten­tes a pa­sar­lo bien mien­tras dis­fru­tan una co­pa o un coc­tel y ce­le­brar has­ta la ma­dru­ga­da.

Co­mo ve, es­te Club Hou­se es la al­ter­na­ti­va per­fec­ta pa­ra dis­fru­tar un día en Car­ta­ge­na, des­de que arran­ca, pue­de ca­bal­gar las olas, lue­go dis­fru­tar un de­li­cio­so menú du­ran­te el al­muer­zo y fi­nal­men­te re­ci­bir la caí­da de la tar­de con una bue­na rum­ba,

El área del ‘loun­ge’ es­tá am­bien­ta­da con obras del ar­tis­ta ja­po­nés To­kio Ao­ya­ma.

Los jó­ve­nes son asi­duos vi­si­tan­tes del si­mu­la­dor de olas que es la no­ve­dad en Car­ta­ge­na. | Fo­tos: Or­lan­do Ama­dor

DÓN­DE: Ca­rre­ra 3 No. 8-49. Centro Co­mer­cial La Man­sión. CON­TAC­TO: 3138532535 www. wa­ve­flow­club.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.