LA COCINA DE

Por el res­ca­te de los sa­bo­res

Si - - Hay Restaurante -

res­tau­ran­tes en torno a los que se ha ges­ta­do un au­ra de le­yen­da, de­bi­do a una pro­pues­ta tan es­pe­cial y úni­ca co­mo la ciu­dad que los aco­ge. Uno de es­tos es La Cocina de Pe­pi­na, un lu­gar de co­mi­da tí­pi­ca que cu­rio­sa­men­te no sir­ve pla­tos lo­ca­les sino ve­ni­dos de Mon­te­ría y zo­nas ale­da­ñas de la Sa­ba­na.

Sí, en Car­ta­ge­na es po­si­ble dis­fru­tar un mo­te de que­so tan bueno co­mo los que sir­ven en ese pun­to de la Cos­ta. Es­ta y más es­pe­cia­li­da­des se cue­cen en los fo­go­nes de la ca­sa de Get­se­ma­ní don­de es­tá la se­de del res­tau­ran­te.

Abrie­ron sus puer­tas ha­ce cin­co años

lue­go de que su chef, la res­pe­ta­da Ma­ría Jo­sé Yan­ces, hi­cie­ra via­jes cons­tan­tes en­tre La He­roi­ca y Mon­te­ría, dos ciu­da­des cer­ca­nas a sus afec­tos. En el ca­mino la gas­tró­no­ma fue des­cu­brien­do esos pla­ti­llos que pre­pa­ra­ban las abue­las y asu­mió co­mo su­ya la cru­za­da de vol­ver­los a po­ner en la me­sa.

Ha­blar de Pe­pi­na, co­mo la co­no­cen sus ami­gos y fa­mi­lia­res, es ha­blar de una ins­ti­tu­ción de la gas­tro­no­mía cos­te­ña. Es­tu­vo vin­cu­la­da a los ini­cios del em­ble­má­ti­co res­tau­ran­te La Vi­tro­la, pre­di­lec­to de mag­na­tes, po­lí­ti­cos y ce­le­bri­da­des. Su tra­ba­jo le ha me­re­ci­do men­cio­nes en los pre­mios de la re­vis­ta La Ba­rra y tam­bién re­ci­bió un ho­me­na­je de par­te del fes­ti­val Sa­bor Ba­rran­qui­lla. Asi­mis­mo su cocina ha si­do aplau­di­da por me­dios in­ter­na­cio­na­les co­mo Es­qui­re, GQ y Har­per’s Ba­zaar.

Su tra­ba­jo su­pera la sim­ple ta­rea de ser­vir mo­te. En­tre sus pla­tos se des­ta­can La Viu­da, una por­ción de car­ne re­lle­na con que­so y ho­gao; la Ga­lli­na Monteriana, un es­to­fa­do que ele­va es­ta ave a al­can­ces gour­met; y las ape­ti­to­sas Ca­be­zas de Ga­to, una guar­ni­ción de bo­li­tas de pa­pa, yu­ca y plá­tano acom­pa­ña­das con una sal­sa de ají dul­ce de im­po­nen­te sa­bor.

La lis­ta de pla­ti­llos es bre­ve pe­ro con­ci­sa, de acuer­do con lo in­di­ca­do por el so­brino y so­cio de la chef, Ch­ris­tian Se­púl­ve­da. “Te­ne­mos cier­tas es­pe­cia­li­da­des siem­pre dis­po­ni­bles, son pe­di­das fre­cuen­te­men­te por los ex­tran­je­ros.

No ex­tra­ña es­cu­char una mul­ti­tud de len­guas y acen­tos en el pe­que­ño lo­cal de ape­nas seis me­sas. “La ma­yo­ría de clien­tes que nos vi­si­tan son del in­te­rior del país, tam­bién re­ci­bi­mos co­men­sa­les ex­tran­je­ros, gra­cias a las recomendaciones a tra­vés del sis­te­ma Tri­pad­vi­sor”, ex­pli­ca Se­púl­ve­da.

Jus­ta­men­te, en­con­tra­mos du­ran­te nues­tra vi­si­ta dos tu­ris­tas chi­le­nas, que se acer­ca­ron a La Cocina de Pe­pi­na con ga­nas de pro­bar a qué sa­be Car­ta­ge­na, se en­te­ra­ron del lu­gar a tra­vés de la po­pu­lar red vir­tual de tu­ris­mo.

“Que­ría­mos pro­bar la co­mi­da de aquí, ade­más co­no­cer un lu­gar que sir­va al­go más lo­cal”, con­tó la via­je­ra.

Ella, co­mo mu­chos otros vi­si­tan­tes, or­de­nó el in­sig­ne ju­go de co­ro­zo de la ca­sa y fi­na­li­zó su al­muer­zo con el sa­bor su­til­men­te anisa­do de un en­yu­ca­do. Se­gu­ra­men­te no sa­lie­ron de­frau­da­das de ese al­muer­zo ‘car­ga­do’, pe­ro de sa­bor a ca­sa.

«Lo más sa­tis­fac­to­rio es ver que la gen­te dis­fru­te nues­tra co­mi­da. Se van fe­li­ces y con­ten­tos lue­go de co­mer aquí en La Cocina de Pe­pi­na» CH­RIS­TIAN SE­PÚL­VE­DA

So­cio UN MO­TE DE ÑA­ME CON SA­BO­RES ME­DI­TE­RRÁ­NEOS GUI­SO DE GA­LLI­NA PA­RA CHU­PAR­SE LOS DE­DOS VIU­DA DE CAR­NE RE­LLENO CON QUE­SO Y HO­GAO

DI­REC­CIÓN: Ca­lle 25 No. 9-06, Car­ta­ge­na. TE­LÉ­FONO: 6642944

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.