CUA­RES­MA

El dul­ce sa­bor de la

Si - - Hay Restaurante - POR DA­NIE­LLA HER­NÁN­DEZ ABE­LLO

Si vi­ve en Ba­rran­qui­lla, sa­brá que en mar­zo y abril es muy di­fí­cil ha­cer die­ta. Du­ran­te es­tos me­ses la ten­ta­ción vi­ve en ca­da es­qui­na, en la for­ma de me­sas lle­nas de ‘pa­lan­ga­nas’ con dul­ces tí­pi­cos. Son tra­di­cio­nes que se re­mon­tan a tiem­pos an­ces­tra­les, ca­si to­das im­por- ta­das des­de San Ba­si­lio de Pa­len­que. Hoy las hi­jas de esa tie­rra em­ble­má­ti­ca son las prin­ci­pa­les ex­po­nen­tes del le­ga­do, que se ha he­re­da­do a lo lar­go de las ge­ne­ra­cio­nes.

Tal es el ca­so de Ce­fe­ri­na Pé­rez Cas­sia­ni, ori­gi­na­ria de ese co­rre­gi­mien­to de Maha­tes pe­ro que re­si­de en Ba­rran­qui­lla des­de ha­ce mu­chos años. Lle­va

PA­RA LA RE­LI­GIÓN, ES­TE ES UN TIEM­PO DE ABS­TI­NEN­CIA, PE­RO EN BA­RRAN­QUI­LLA ES OCA­SIÓN PA­RA LAS IN­DUL­GEN­CIAS DE

DUL­CES CA­SE­ROS.

En la me­sa de ‘La Rei­na’ no pue­de fal­tar el tra­di­cio­nal dul­ce de pa­pa­ya o ca­ba­lli­to, el de co­co con le­che, el de co­ro­zo y el de la fru­ta de tem­po­ra­da, ci­rue­la, en­tre otros. La ela­bo­ra­ción de los pro­duc­tos es dis­pen­dio­sa, pues pre­pa­rar uno de es­tos ‘ras­gu­ñaos’ pue­de tar­dar­se has­ta cin­co ho­ras y al­gu­nos in­gre­dien­tes son de di­fí­cil ac­ce­so. Ce­fe­ri­na ven­de sus ape­ti­to­sas pre­pa­ra­cio­nes des­de $1.500, en va­si­tos pe­que­ños, y has­ta en por­cio­nes pa­ra lle­var que as­cien­den a $40.000. “Pe­ro el que no los tie­ne le un­to un po­qui­to en el de­do pul­gar pa­ra que no se que­de con el an­to­jo”, com­ple­men­ta con la es­pon­ta­nei­dad que la ca­rac­te­ri­za. 27 de ellos ubi­cán­do­se en el Par­que Su­ri Salcedo, más exac­ta­men­te en la es­qui­na su­pe­rior de­re­cha. Es una de las po­cas em­pre­sa­rias que ofre­ce dul­ces to­do el año gra­cias a un per­mi­so de la Al­cal­día.

A lo lar­go de su na­da des­pre­cia­ble tra­yec­to­ria ha me­re­ci­do el ape­la­ti­vo de ‘Rei­na de los dul­ces’, o sim­ple­men­te ‘La Rei­na’, co­mo la lla­man mu­chos de los co­mer­cian­tes ve­ci­nos. Se ga­nó ese nom­bre gra­cias a su ge­ne­ro­sa me­sa de dul­ces, com­pues­ta por 12 va­rie­da­des, mu­chas de ellas de re­ce­tas ori­gi­na­les, co­ca­das, en­yu­ca­dos y otras delicias. Pe­ro re­co­no­ce que en su re­per­to­rio hay una ca­te­go­ría de ja­leas que mar­can la di­fe­ren­cia.

Cuen­ta que el dul­ce más cu­rio­so es el lla­ma­do ‘Cho­cho’, su nom­bre se ins­pi­ra en una cham­pe­ta. Se pre­pa­ra con ma­ní y le­che y en su mo­men­to ob­tu­vo una men­ción es­pe­cial. Otro pa­ra des­ta­car es el Mon­go mon­go, al que Ce­fe­ri­na atri­bu­ye pro­pie­da­des afro­di­sía­cas, ase­gu­ra que la cla­ve es el chon­ta­du­ro.

El más ape­te­ci­do es el dul­ce de ma­mey y es ade­más uno de los más ca­ros. Se une el de le­che cor­ta­da, que se pre­pa­ra so­lo con la na­ta. Y, fi­nal­men­te, es­tá el de ica­co, el más di­fí­cil de con­se­guir. Ce­fe­ri­na trae el fru­to des­de Bo­lí­var.

Es­tas sin­gu­la­res op­cio­nes pue­den ha­cer tem­blar al más dis­ci­pli­na­do, pe­ro qué más dan las ca­lo­rías cuan­do se tra­ta de pre­pa­ra­cio­nes úni­cas, que ele­van a un sta­tus gour­met el pro­duc­to lo­cal.

EL MÁS COS­TO­SO, DUL­CE DE LE­CHE COR­TA­DA «El mon­go mon­go lla­ma mu­cho la aten­ción de los hom­bres por sus pro­pie­da­des afro­di­sía­cas». CE­FE­RI­NA PÉ­REZ CAS­SIA­NI Ven­de­do­ra de dul­ces

Fa­bio Ca­fé Res­tau­ran­te se fun­dó ha­ce 40 años co­mo una dis­tri­bui­do­ra de li­co­res en Mon­te­ría. Su fun­da­dor, Fa­bio To­var, se tras­la­dó a Ba­rran­qui­lla con el áni­mo de sa­car­le más par­ti­do a su ne­go­cio. Se con­vir­tió en uno de los pro­vee­do­res de con­fian­za de los di­fe­ren­tes es­ta­ble­ci­mien­tos que fun­cio­na­ban en la ca­lle 72, an­ti­guo cir­cui­to de la vi­da noc­tur­na en Ba­rran­qui­lla.

En la dé­ca­da de los ochen­ta la fa­mi­lia To­var al com­ple­to se mu­dó a una ca­sa en la ca­lle 84 con 53. “Por ese en­ton­ces, la zo­na ro­sa de la ciu­dad se em­pe­zó a des­pla­zar, los es­ta­ble­ci­mien­tos se ubi­ca­ron en­tre las ca­lles 76 y 84, por lo que mi pa­pá de­ci­dió tras­la­dar una pe­que­ña li­co­re­ra que te­nía a la par­te ba­ja de la ca­sa”, cuen­ta Fa­bio To­var, hi­jo, quien hoy ad­mi­nis­tra el lo­cal fa­mi­liar en so­cie­dad con su pa­pá.

Li­co­res Fa­bio, co­mo se lla­ma­ba en­ton­ces, se pre­cia de ha­ber im­pues­to la

Ce­fe­ri­na Pé­rez Cas­sia­ni es ori­gi­na­ria de Pa­len­que y lle­va 27 años ven­dien­do dul­ces en Ba­rran­qui­lla. | Fo­tos: Or­lan­do Ama­dor

ESPECIALIDAD: Se pre­pa­ra con es­ta fru­ta que tie­ne un agra­da­ble sa­bor, es bri­llan­te y de co­lor co­bri­zo.

Ce­fe­ri­na cuen­ta emo­cio­na­da que pron­to le ha­bi­li­ta­rán un pun­to de venta. “Se­rá el más ba­cano de to­dos”, ase­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.