Mar­ga­ri­tas

Si - - Hay Rumba -

tas y bloody mary, por­que no­ta­mos que mu­chos de nues­tros clien­tes lo re­cla­ma­ban”, com­ple­men­ta To­var.

La de las mar­ga­ri­tas se ha con­ver­ti­do en una de las re­ce­tas más co­di­cia­das de la ciu­dad, “se sir­ve de la mis­ma for­ma des­de ha­ce 15 años”, ex­pli­ca el em­pre­sa­rio. Hoy en día ofre­cen a los co­men­sa­les la po­si­bi­li­dad de mez­clar­la con di­ver­sos sa­bo­res co­mo fre­sa, ce­re­za, ta­ma­rin­do y ma­ra­cu­yá. Pe­ro ade­más de es­te coc­tel tie­nen otros 30 en el menú, en­tre los que des­ta­can el mo­ji­to, muy po­pu­lar en­tre la clien­te­la.

Con la lle­ga­da de es­tas be­bi­das se des­di­bu­jó el ta­bú ha­cia la subuti­li­za­da te­rra­za que am­bien­ta­ron con “me­sas de ma­de­ra y pa­ra­guas ver­des he­chos a me­di­da por uno de nues­tros pro­vee­do­res”. Pe­ro el es­pa­cio re­sul­tó in­su­fi­cien­te pa­ra la can­ti­dad de clien­tes que es­ta­ban re­ci­bien­do ca­da no­che. Ha­cia 2010, los Fa­bios de­ci­die­ron to­mar la ca­sa y dar­le una re­for­ma pa­ra ha­bi­li­tar sa­lo­nes en su in­te­rior, no sin an­tes ha­cer via­jes e in­ves­ti­ga­ción fue­ra del país que sir­vie­ron pa­ra con­ver­tir­lo en ese es­pa­cio cá­li­do y tra­di­cio­nal que hoy re­pre­sen­ta.

La ex­pe­rien­cia se com­ple­men­ta con la mú­si­ca que sue­na por las bo­ci­nas: jazz, blues, bos­sa no­va, me­ren­gue, sal­sa y mú­si­ca cubana, en­tre otros. Ade­más de es­ta se­lec­ción, la mú­si­ca en vi­vo de di- ver­sos gru­pos se pue­de en­con­trar to­dos los fi­nes de se­ma­na. Otra de las sor­pre­sas es un show a car­go de un ma­go que se pa­sea por las me­sas del lo­cal.

No es gra­tui­to que Fa­bio Ca­fé Res­tau­ran­te ten­ga una ba­se de clien­tes que acu­den fiel­men­te se­ma­na a se­ma­na, la ex­ce­len­te ca­li­dad de las be­bi­das, el tra­to cor­dial de los me­se­ros y las di­ver­sas op­cio­nes de co­mi­da lo con­vier­ten en un lu­gar ga­ran­ti­za­do pa­ra una no­che di­ver­ti­da en Ba­rran­qui­lla.

ES­TE LU­GAR SE HA CON­VER­TI­DO EN EL PUN­TO PRE­DI­LEC­TO PA­RA EL DIS­FRU­TE NOC­TURNO DE MÚL­TI­PLES GE­NE­RA­CIO­NES. DE­TRÁS DE SU ÉXI­TO ES­TÁ LA CA­PA­CI­DAD DE REIN­VEN­TAR­SE PA­RA OFRE­CER AL­GO DIS­TIN­TO. «Mi pa­pá y yo so­mos una so­cie­dad, él se en­car­ga de los li­co­res y yo de las co­mi­das y cocteles»

FA­BIO TO­VAR (HI­JO) Co­pro­pie­ta­rio de Fa­bio Ca­fé Res­tau­ran­te

DÓN­DE: Ca­lle 84 No. 53-66 TE­LÉ­FONO: 3780167

ESPECIALIDAD:

ESPECIALIDAD:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.