SAM­BA Bai­la al rit­mo de

LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SE­MA­NA

Si - - Hay Hooby -

ex­po­nen las ga­ro­tas con sa­bor y ca­den­cia en sus pier­nas y ca­de­ras.

“Es­te es un rit­mo que exi­ge coor­di­na­ción y mu­chas ga­nas”, afir­ma el bai­la­rín de sam­ba Jefry Oquen­do, pro­fe­sor de la aca­de­mia Dan­ce Works­hop.

Aun­que ‘ sam­bear’ es una prác­ti­ca co­mún en va­rias re­gio­nes de Bra­sil, es­te gé­ne­ro se con­si­de­ra aun más co­mo una ex­pre­sión mu­si­cal ur­ba­na de Río de Janeiro, que no de­be con­fun­dir­se con la zam­ba oriun­da de Ar­gen­ti­na.

La batucada, que a ve­ces se con­si­de­ra una de­ri­va­ción de la sam­ba, ha­ce par­te de sus orí­ge­nes mu­si­ca­les y re­quie­re tam­bién fuer­za y coor­di­na­ción al mo­men­to de co­ger­le el pa­so.

“La en­se­ñan­za de los pa­sos se ha­ce exi­gen­te por la ve­lo­ci­dad de las pier­nas. Hay que desa­rro­llar ha­bi­li­da­des pa­ra lo­grar que el cuer­po se vea ar­mo­nio­so en ca­da mo­vi­mien-

LA DAN­ZA PO­PU­LAR DE BRA­SIL Y SU CAR­NA­VAL, TE IN­VI­TA A SE­GUIR LOS GOL­PES DE LOS TAM­BO­RES CON RÁ­PI­DOS PA­SOS Y FUER­TES MO­VI­MIEN­TOS ¡COOR­DI­NA TUS PIER­NAS Y

SA­CU­DE TUS CA­DE­RAS!.

to”, agre­ga Fatina Ba­rre­ra, di­rec­to­ra de la aca­de­mia ba­rran­qui­lle­ra.

Sin em­bar­go, to­da per­so­na que es­té en ca­pa­ci­dad de bai­lar, pue­de apren­der a in­ter­pre­tar los gol­pes del tam­bor.

“En un mes, apren­des. So­lo de­bes prac­ti­car una ho­ra dia­ria con to­da tu vo­lun­tad”, ase­gu­ra el pro­fe­sor.

Aquí, el bai­le es más co­mún en­tre las mu­je­res, pe­ro en la re­gión ama­zó­ni­ca co­lom­bia­na, al igual que en Bra­sil, “los hom­bres sue­len ser quie­nes más lo prac­ti­can”, co­men­ta el ins­truc­tor, ex­ten­dien­do la in­vi­ta­ción pa­ra que chi­cos y chi­cas pon­gan a ‘sam­bear’ el cuer­po. Si te in­tere­sa co­ger­le el rit­mo a los gol­pes que re­tum­ba­rán en el pró­xi­mo am­bien­te mun­dia­lis­ta, la aca­de­mia Dan­ce Works­hop te brin­da clases per­so­na­li­za­das. La ho­ra cues­ta 30 mil pe­sos y tú es­co­ges la fe­cha y la ho­ra de acuer­do con tu dis­po­ni­bli­dad.

«La en­se­ñan­za del pa­so es exi­gen­te por la ve­lo­ci­dad de las pier­nas. En es­to se re­quie­re desa­rro­llar ha­bi­li­da­des» FATINA BA­RRE­RA Di­rec­to­ra de Dan­ce Works­hop.

Fo­tos Or­lan­do Ama­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.