VA­LLE­DU­PAR La mú­si­ca co­bra vi­da en

Si - - Hay Paseo -

Es­ta ciu­dad es­tá tan afe­rra­da a su mú­si­ca, esa que es ho­mó­ni­ma del gen­ti­li­cio de sus ale­gres po­bla­do­res, que cual­quier pla­za es bue­na pa­ra ini­ciar una pa­rran­da. Ejem­plo de ello es la Al­fon­so Ló­pez, don­de ade­más del mo­nu­men­to ‘Re­vo­lu­ción en mar­cha’, del ar­tis­ta Ro­dri­go Are­nas, hay una ta­ri­ma a la al­tu­ra de cual­quier pre­sen­ta­ción mu­si­cal.

CA­DA CUA­DRA DE LA CAPITAL DEL CESAR VI­BRA CON LA MÚ­SI­CA, POR SUS CA­LLES AÚN HA­BI­TAN LOS VER­SOS DE LOS VA­LLE­NA­TOS QUE HAN QUE­DA­DO EN LA ME­MO­RIA DEL PUE­BLO.

A unas po­cas cua­dras se en­cuen­tran igle­sias co­mo la Con­cep­ción y la del Ro­sa­rio, ca­te­dral de Va­lle­du­par, así co­mo so­bre­vi­ven cons­truc­cio­nes co­lo­nia­les y unas po­cas ‘ca­si­tas de ba­re­que’, co­mo las que se año­ran en las letras del va­lle­na­to Na­ció mi poe­sía.

Las historias de es­ta ciu­dad tam­bién las guar­dan tes­ti­gos de con­cre­to co­mo el Co­le­gio Lo­pe­re­na, uno de los más tra­di­cio­na­les de la ciu­dad, al­ma ma­ter de Ra­fael Es­ca­lo­na, quien en sus au­las es­cri­bió al­gu­nas de las más be­llas poe­sías que le so­bre­vi­ven a es­te gé­ne­ro.

Pe­ro pa­ra aden­trar­se en la his­to­ria de la mú­si­ca va­lle­na­ta bas­ta con ir al mu­seo Be­to Mur­gas, ubi­ca­do en el centro de la ciu­dad, en el ba­rrio San Joa­quín. En esa ca­sa ha­bi­ta una co­lec­ción de 20 acor­deo­nes de gran va­lor téc­ni­co y sen­ti­men­tal, en­tre esos uno que per­te­ne­ció al Rey Va­lle­na­to Al­ber­to Ra­da.

Va­lle­du­par vi­ve muy en con­tac­to con sus raí­ces y sus hé­roes. Pa­ra ren­dir­les tri­bu­to, la ciu­dad se ha con­ver­ti­do en un mu­seo gi­gan­te, en don­de las ro­ton­das de las prin­ci­pa­les ave­ni­das exhiben es­cul­tu­ras y mo­nu­men­tos.

En­tre los más fa­mo­sos es­tá el del fun­da­dor de la ciu­dad, el Ca­ci­que Upar, ubi­ca­do cer­ca de la ter­mi­nal de Trans­por­tes. Tam­bién en­con­tra­mos El Pe­da­zo de Acor­deón, del ar­tis­ta Ga­briel Bel­trán, co­mo un ho­me­na­je a Ale­jo Du­rán, que fue el pri­mer Rey Va­lle­na­to. Igual­men­te es­tá la im­po­nen­te Pi­lo­ne­ra Ma­yor, una es­cul­tu­ra de 9 me­tros de Amil­kar Ari­za, que rin­de tri­bu­to a Con­sue­lo Arau­jo­no­gue­ra, gran im­pul­so­ra de la cul­tu­ra va­lle­na­ta.

Y pa­ra re­fres­car­se des­pués de una vi­si­ta por to­dos es­tos si­tios de in­te­rés, na­da co­mo una zam­bu­lli­da en el Río Guatapurí. Allí, pro­ce­de sa­lu­dar a la sirena que vi­gi­la des­de un acan­ti­la­do cer­cano es­te cau­dal, com­prar ar­te­sa­nías pa­ra el re­cuer­do y por qué no ani­mar­se apro­bar un de­li­cio­so bo­ca­chi­co a la pa­rri­lla.

Las le­yen­das di­cen que es­ta sirena sim­bo­li­za a una ni­ña que se zam­bu­lló en el Rio Guatapurí sin per­mi­so.

Al­gu­nos si­tios de in­te­rés: El Pe­da­zo de Acor­deón, La Pi­lo­ne­ra Ma­yor y el Co­le­gio Lo­pe­re­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.