HUMOR + AC­TUA­LI­DAD PO­LÍ­TI­CA= ‘LAS AVENTURAS DE PA­CHI­TO’

Pre­sen­ta una co­lec­ción de cuen­tos con ilus­tra­cio­nes.

Si - - Hay Lectura - POR LI­LI­BETH HER­NÁN­DEZ

El es­cri­tor Da­niel Sam­per Os­pi­na apa­re­ce en ple­na efer­ves­cen­cia de elec­cio­nes pre­si­den­cia­les con una co­lec­ción que in­clu­ye cin­co ejem­pla­res, en los que a ma­ne­ra de cuen­tos ilus­tra­dos abor­da la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca na­cio­nal.

Las Aventuras de Pa­chi­to es un li­bro di­ver­ti­do, irre­ve­ren­te, con­tro­ver­sial y di­ná­mi­co con el que el au­tor re­la­ta acon­te­ci­mien­tos del país, a tra­vés de un tex­to li­ge­ro, que ade­más de humor trae de ma­ne­ra in- trín­se­ca la iro­nía que lo ca­rac­te­ri­za.

Sam­per Os­pi­na ex­pre­sa que es una pro­pues­ta pa­ra unir a pa­dres e hi­jos en el má­gi­co mun­do de los tex­tos in­fan­ti­les.

En es­ta se­rie de cuen­tos, de cua­tro historias cor­tas y un li­bro de ac­ti­vi­da­des, el au­tor des­cri­be a su pro­ta­go­nis­ta Pa­chi­to co­mo un ni­ño egó­la­tra, co­rrup­to, su­ma­men­te opor­tu­nis­ta, muy con­ser­va­dor, desobe­dien­te, ex­tre­ma­da­men­te tor­pe, pe­ro muy de­ci­di­do.

Es­pe­ra­ba que el li­bro tu­vie­ra gran acep­ta­ción, so­bre to­do, den­tro del pú­bli­co in­fan­til?

Sí. En reali­dad es diR fí­cil de en­ten­der­lo de en­tra­da, por­que pa­re­ce que fue­ra un li­bro pa­ra ni­ños, pe­ro en reali­dad es pa­ra gran­des. Es sá­ti­ra po­lí­ti­ca pe­ro pues­ta en un for­ma­to de sa­ga in­fan­til. Me he da­do cuen­ta que los ni­ños si­guen la his­to­ria de las tres pan­di­llas que con­for­man la sa­ga, pe­ro evi­den­te­men­te los adul­tos tie­nen una do­ble lec­tu­ra hu­mo­rís­ti­ca por­que ca­da pan­di­lla, en úl­ti­mas, re­mi­te a uno de los gru­pos po­lí­ti­cos de Co­lom­bia”.

Es evi­den­te quié­nes P son los po­lí­ti­cos que es­tán ahí ca­ri­ca­tu­ri­za­dos, en­ton­ces ¿por qué les cam­bió las iden­ti­da­des a los per­so­na­jes? R Por­que no son nom­bres in­fan­ti­les, en­ton­ces ha­bía que in­fan­ti­li­zar­los de al­gu­na ma­ne­ra pa­ra que fue­ran in­ve­ro­sí­mi­les an­te una tra­ma in­fan­til. De allí que él ( Pa­chi­to) en oca­sio­nes uti­li­ce los apo­dos con los que los lla­man en sus ca­sas. Es el ca­so de Me­mel, el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos.

Las ilus­tra­cio­nes... P R El éxi­to del li­bro se de­be, so­bre to­do, al ilus­tra­do que trabajó es­te li­bro: Luis Car­los Ci­fuen­tes. No so­lo es un ar­tis­ta ca­da vez más so­li­ci­ta­do y más exi­to­so den­tro de la nue­va ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas co­lom­bia­nos, sino que tam­bién tra­ba­ja con­mi­go des­de ha­ce mu­chos años en mu­chos pro­yec­tos. Uno de ellos es co­mo ca­be­za de di­se­ño en la re­vis­ta Soho (que Sam­per Os­pi­na di­ri­ge) y siem­pre él ha ilus­tra­do mis li­bros. En­ton­ces, si yo sa­bía que ha­bía un ilus­tra­dor ca­paz de po­ner mi sen­ti­do del humor de una ma­ne­ra grá­fi­ca con su pro­pio humor, ese era Ci­fuen­tes. En muy bue­na par­te del éxi­to del li­bro, se de­be a la gran­de­za del ilus­tra­dor.

“El li­bro es una gran bur­la a la di­ri­gen­cia co­lom­bia­na”: Da­niel Sam­per Os­pi­na.

DA­NIEL SAM­PER OS­PI­NA. EDI­TO­RIAL: Aguilar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.