Hui­la, una tie­rra de MA­RA­VI­LLAS

Si - - Hay Paseo - POR DA­NIE­LLA HER­NÁN­DEZ ABE­LLO

Aho­ra que em­pe­zó ofi­cial­men­te la tem­po­ra­da de vacaciones, va­le la pe­na con­si­de­rar op­cio­nes al­ter­na­ti­vas de tu­ris­mo. Una que no de­be­mos de­jar pa­sar se en­cuen­tra en el de­par­ta­men­to del Hui­la un nu­do de cor­di­lle­ras en el que con­flu­yen la na­tu­ra­le­za y los ras­tros de nues­tros an­te­pa­sa­dos.

El re­co­rri­do tie­ne múl­ti­ples des­ti­nos pa­ra visitar, el pri­me­ro de ellos es el Par­que Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal de Tie­rra­den­tro. La zo­na fue ha­bi­ta­da por mis­te­rio­sos po­bla­do­res que no de­ja­ron más ras­tros que unas es­cul­tu­ras me­ga­lí­ti­cas, que da­tan de 3.000 años an­tes de

CON ES­PEC­TA­CU­LA­RES CAU­DA­LES, UN IM­PO­NEN­TE DE­SIER­TO Y VES­TI­GIOS AR­QUEO­LÓ­GI­COS, ES­TE DE­PAR­TA­MEN­TO DE CO­LOM­BIA SE CON­VIER­TE EN UN DES­TINO DE EN­SUE­ÑO. ENAMÓRESE DE ES­TAS MA­RA­VI­LLAS A TRA­VÉS DEL LEN­TE DE LA FO­TÓ­GRA­FA

VI­VIAN SAAD.

VI­SI­TE tam­bién La Cha­qui­ra Las hue­llas an­ces­tra­les se iden­ti­fi­can en mu­chos rin­co­nes del de­par­ta­men­to, uno es el mi­ra­dor de La Cha­qui­ra, don­de se apre­cian vis­tas de la Cor­di­lle­ra de los An­des y tam­bién hay un con­jun­to de ro­cas en don­de se ob­ser­van ves­ti­gios de ta­lla­do en pie­dra. Es­te re­co­rri­do se pue­de rea­li­zar a ca­ba­llo, una bue­na op­ción pa­ra aque­llos que por su con­di­ción fí­si­ca no pue­den ha­cer­lo a pie, co­mo se acos­tum­bra. Cris­to. El mís­ti­co lu­gar es con­si­de­ra­do por la Unesco co­mo el más gran­de gru­po de mo­nu­men­tos re­li­gio­sos de Amé­ri­ca La­ti­na, ade­más fue de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en 1995.

El re­co­rri­do cuen­ta con es­ta­tuas e hi­po­geos que sim­bo­li­zan los guar­dia­nes de las tum­bas que ya­cen en ese te­rri­to­rio, y que al­ber­ga­ron los res­tos de los ciu­da­da­nos de es­ta ci­vi­li­za­ción.

Que en su re­co­rri­do no fal­te una vi­si­ta al De­sier­to de la Ta­ta­coa, ubi­ca­do a 45 mi­nu­tos de Nei­va, en el mu­ni­ci­pio de Vi­lla Vie­ja. Con­si­de­ra­da la se­gun­da zo­na ári­da más ex­ten­sa de Co­lom­bia, el con­quis­ta­dor Gon­za­lo Ji­mé­nez de Que­sa­da la bau­ti­zó co­mo El Va­lle de las Tris­te­zas. Es acon­se­ja­ble lle­var ro­pa fres­ca de al­go­dón, oja­lá no muy des­cu­bier­ta, tam­bién es in­dis­pen­sa­ble el blo­quea­dor so­lar pa­ra ha­cer fren­te al sol.

Cuan­do ano­che­ce la ari­dez se trans­for­ma en ma­gia, ya que de­bi­do a la nu­la po­lu­ción lu­mí­ni­ca y au­di­ti­va el de­sier­to es un es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra la ob­ser­va­ción as­tro­nó­mi­ca. Un guía lo orien­ta­rá pa­ra iden­ti­fi­car las 88 cons­te­la­cio­nes que se aso­man en el cie­lo e in­clu­so las llu­vias de me­teo­ri­tos, que son ha­bi­tua­les. Eso sí, lle­ve tam­bién una chaqueta ya que la tem­pe­ra­tu­ra des­cien­de con­si­de­ra­ble­men­te.

«Co­mo un bo­tín, ha­lla­mos la cé­le­bre ro­ca, la fa­mo­sa Cha­qui­ra, con sus bra­zos en al­to» TES­TI­MO­NIO DE UN TU­RIS­TA

La ari­dez y ero­sión del De­sier­to de la Ta­ta­coa son un es­pec­tácu­lo de día, de no­che se pue­den apre­ciar cons­te­la­cio­nes. | Fo­tos: Vi­vian Saad

Las es­ta­tuas de San Agustín sim­bo­li­zan gue­rre­ros pro­tec­to­res de tum­bas.

En es­te de­par­ta­men­to na­ce el cau­dal del río Mag­da­le­na. Des­de un puen­te de gua­dua se pue­de apre­ciar la Fuen­te Ce­re­mo­nial del La­va­pa­tas.

Des­de el mi­ra­dor La Cha­qui­ra se pue­de apre­ciar la ma­gia de los An­des.

El re­co­rri­do ex­hi­be un im­por­tan­te nú­me­ro de es­ta­tuas de pie­dra con más de 3.000 años.

Un buen li­bro siem­pre se­rá una ex­ce­len­te op­ción pa­ra sor­pren­der a pa­pá en su día. Fo­tos: Shutterstock y ar­chi­vo. APREN­DIEN­DO A SER PA­DRES: El doc­tor Fran­cis­co Kovacs pro­po­ne un mé­to­do pa­ra au­men­tar el po­ten­cial de los hi­jos, por­que crear adul­tos es­ta­bles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.