CA­RE­TEO

En el Ca­ri­be

Si - - Hay Hobby - POR IN­GUEL J. DE LA RO­SA VEN­CE

Ex­plo­rar el mis­te­rio­so mun­do de los océa­nos es la gran opor­tu­ni­dad que ofre­cen las ac­ti­vi­da­des de in­mer­sión sub­ma­ri­na.

Sin las ma­yo­res exi­gen­cias del bu­ceo, el ca­re­teo per­mi­te ser tes­ti­go de las ma­ra­vi­llas del mar des­de la su­per­fi­cie, co­mo quien ob­ser­va un acua­rio tras­pa­san­do las ba­rre­ras de vi­drio.

Di­ver­sos lu­ga­res, pro­te­gi­dos por la im­por­tan­cia de su flo­ra y fau­na, re­ci­ben a dia­rio a cien­tos de tu­ris­tas, en com­pa­ñía de pro­fe­sio­na­les que ofre­cen los equi­pos y el ma­te­rial de ins­truc­ción ne­ce­sa­rio pa­ra dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia se­gu­ra.

“Lo más lla­ma­ti­vo son los cambios de co­lor del agua, por­que hay más co­ra­les que ani­ma­les gran­des”, co­men­ta el bió­lo­go ma­rino Ma­teo Can­ti­llo, pro­pie­ta-

EL ECO­SIS­TE­MA MA­RINO DE LA COS­TA DE­JA VER SU ES­PEC­TÁCU­LO NA­TU­RAL DES­DE LA SU­PER­FI­CIE. EX­PLO­RE EL MUN­DO BAJO LAS AGUAS EN UNA AC­TI­VI­DAD CÓ­MO­DA, FÁ­CIL Y EN­TRE­TE­NI­DA, IDEAL PA­RA QUE NI­ÑOS Y ADUL­TOS DIS­FRU­TEN EN FA­MI­LIA.

rio de una de las es­cue­las de bu­ceo de Ta­gan­ga.

Se­gún el ex­per­to, “los pe­ces aso­cia­dos al co­ral, co­mo el pez án­gel, el co­lo­ri­do payaso y el don­ce­lla” son pro­ta­go­nis­tas en lo más pro­fun­do del Mag­da­le­na.

“Des­pués de la is­la de Pro­vi­den­cia, el Par­que Tay­ro­na es el se­gun­do lu­gar más con­ser­va­do en biodiversidad de co­ra­les”, di­ce.

No ca­be du­da de que el pa­raí­so en las pro­fun­di­da­des de la cos­ta in­vi­ta a ca­re­tear a lo lar­go y an­cho del Ca­ri­be, “des­de el Ca­bo de la Ve­la has­ta el Gol­fo de Ura­bá, so­bre to­do en las is­las don­de hay ma­yor vi­si­bi­li­dad”.

El prin­ci­pal te­mor en al­ta­mar es aho­gar­se y si bien es­ta ac­ti­vi­dad no exi­ge sa­ber na­dar, “lo im­por­tan­te es no de­jar­se hun­dir y es­tar acom­pa­ña­do de un pro­fe­sio­nal y un dis­po­si­ti­vo de flo­ta­bi­li­dad”, su­gie­re el ins­truc­tor.

A par­tir de los 5 años de edad es po­si­ble su­mer­gir­se y apre­ciar las infinitas es­pe­cies ma­ri­nas, pe­ro des­de su ex­pe­rien­cia ad­vier­te que “las per­so­nas dia­bé­ti­cas y as­má­ti­cas no de­ben ha­cer­lo”.

Pa­ra mi­ni­mi­zar los ries­gos, tam­bién es im­por­tan­te que el equi­po se ajus­te a ca­da cuer­po.

“Una tác­ti­ca es po­ner­se la ca­re­ta sin su­je­tar­la, in­ha­lar con ella y sol­tar­la; si se que­da pegada al ros­tro, es la in­di­ca­da”, re­co­mien­da Ire­ne Pa­rís, Di­ve Mas­ter PADI.

Otra re­co­men­da­ción es usar tra­je de neopreno pa­ra evi­tar el frío du­ran­te una in­mer­sión pro­lon­ga­da.

Lo más im­por­tan­te es la ex­pe­rien­cia, que afianzará los co­no­ci­mien­tos y brin­da­rá ma­yor au­to­con­fian­za. Ven­za el mie­do y des­cu­bra por qué los arre­ci­fes de co­ral ha­cen par­te de los má­gi­cos eco­sis­te­mas del mun­do.

«El 30% del tu­ris­mo que lle­ga al Ca­ri­be prac­ti­ca ac­ti­vi­da­des ma­ri­nas» MA­TEO CAN­TI­LLO Bió­lo­go ma­rino

Ap­nea, una prác­ti­ca ex­tre­ma a pul­món li­bre que exi­ge ejer­ci­cios y téc­ni­cas pro­fe­sio­na­les. |Fo­tos: Or­lan­do Ama­dor y cortesía Ti­tan Di­ve Cen­ter

QUÉ: mi­ni­cur­so. DÓN­DE: Ti­tan Di­ve Cen­ter, Ta­gan­ga. CUÁN­TO: 50 mil pe­sos por per­so­na. In­clu­ye equi­pos, ins­truc­tor, trans­por­te en lan­cha, dos in­mer­sio­nes de 40 mi­nu­tos, re­fri­ge­rio, fo­tos y vi­deos de la ac­ti­vi­dad. IN­FOR­MES: ti­tan­di­ve­cen­ter.com.co

Bahía Gra­na­te y El Can­til son al­gu­nos de los es­ce­na­rios pa­ra ha­cer ‘snor­kel’ en la re­gión del Tay­ro­na.

La re­pro­duc­ción del co­ral es len­ta, lo me­jor es no to­car­lo pa­ra evi­tar que se vea afec­ta­do o su­frir al­gún ti­po de aler­gia.

1: Snor­kel: es un tu­bo que de­be me­dir má­xi­mo 38 cen­tí­me­tros pa­ra que el ai­re lo­gre ser pu­ri­fi­ca­do. 2: Ale­tas: son fle­xi­bles pa­ra po­der pro­pul­sar el cuer­po en el agua. 3: Ca­re­ta: com­pues­ta de si­li­co­na y vi­drio tem­pla­do, un cris­tal es­pe­cial pa­ra las pro­fund

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.