BA­RRIO ABA­JO

Fies­ta a lo ba­rran­qui­lle­ro en

Si - - Hay Rumba - POR DA­NIE­LLA HER­NÁN­DEZ ABE­LLO

UN LU­GAR PA­RA PRO­BAR EL VER­DA­DE­RO SA­BOR DE BA­RRAN­QUI­LLA. AQUÍ PO­DRÁ VI­VIR UNA DI­VER­TI­DA EX­PE­RIEN­CIA QUE IN­CLU­YE CU­BE­TA­ZO DE COS­TE­ÑI­TA, SAL­SA BRA­VA Y DO­MI­NÓ. Y TO­DO ES­TO SE PUE­DE DIS­FRU­TAR EN UNA AGRA­DA­BLE TE­RRA­ZA.

Ha­ce un mes abrió sus puer­tas Ba­rrio Aba­jo, un pe­da­ci­to del em­ble­má­ti­co ve­cin­da­rio ba­rran­qui­lle­ro, aun­que ubi­ca­do en el nor­te de la ciu­dad.

“El ob­je­ti­vo es trans­por­tar a nues­tros clien­tes a una de las tí­pi­cas tien­das que en­con­tra­mos allí”, co­men­ta Fuad Raad, uno de los so­cios de es­te nue­vo lu­gar de en­tre­te­ni­mien­to en ple­na ca­lle 53.

Es fá­cil ex­pe­ri­men­tar esa at­mós­fe­ra tan nues­tra, pues el lo­cal cuen­ta con pe­que­ños de­ta­lles que nos re­cuer­dan esas em­ble­má­ti­cas cua­dras.

Des­de la ce­rá­mi­ca clá­si­ca de los pi­sos, pa­san­do por un mu­ral con la ban­de­ra de la ciu­dad he­cha con che­cas o el te­cho re­ves­ti­do con gua­ca­les de ma­de­ra, has­ta lle­gar a las me­ce­do­ras te­ji­das que se en­cuen­tran en la te­rra­za y sir­ven pa­ra que los clien­tes se re­cues­ten mue­lle­men­te a dis­fru­tar de una char­la en­tre ami­gos.

Es­tos ra­tos ame­nos ca­si siem­pre van acom­pa­ña­dos de una pi­ca­da de la ca­sa, pre­pa­ra­da con po­llo y res a la pa­rri­lla y acom­pa­ña­da de pa­ta­co­nes. Aun­que pa­ra los gastrónomos tam­bién hay más op­cio­nes en pi­ca­das tí­pi­cas, co­mo de­di­tos de que­so, em­pa­na­das fri­tas o in­clu­so pue­den de­gus­tar au­tén­ti­ca bu­ti­fa­rra so­le­de­ña de mano un ven­de­dor ex­per­to que re­co­rre las mesas del lu­gar re­par­tien­do es­tas de­li­cias.

Otro de los gran­des atrac­ti­vos es el cu­be­ta­zo de Cos­te­ñi­ta. La op­ción es una no­ve­dad, pues es­ta mar­ca, a pe­sar de ser pre­fe­ri­da por mu­chos, no es fá­cil de con­se­guir. “So­mos el úni­co ne­go­cio que la ofre­ce en el sec­tor”, com­ple­men­ta Raad. La or­den trae diez cer­ve­zas en una cu­be­ta por un va­lor de $25.000.

Tam­bién es po­pu­lar el coc­tel de la ca­sa, bau­ti­za­do El Ki­lle­ro, que es bá­si­ca­men­te una cerveza mi­che­la­da ‘en­ve­ne­na­da’ con un tra­go de te­qui­la. Es­ta sa­bro­sa com­bi­na­ción se pue­de pro­bar los jue­ves don­de tie­nen pro­mo­ción de 2x1 en coc­te­les y tra­gos, ade­más de un 3x2 en cer­ve­zas na­cio­na­les en un ho­ra­rio de 5 a 8 p.m. Pa­ra es­tar al día so­bre más ofer­tas, sí­ga­los a tra­vés de su cuen­ta en Ins­ta­gram, @ba­rrio_a­ba­jo.

La mú­si­ca es otro de los pun­tos fuer­tes, por las bo­ci­nas de Ba­rrio Aba­jo so­lo sue­na sal­sa bra­va, clá­si­cos de Fa­nia Alls­tars, éxitos de los años 70’s, 80’s y 90’s que gus­tan mu­cho al pú­bli­co lo­cal.

“So­lo sal­sa vie­ja”, pun­tua­li­za Ja­vier Vás­quez, uno de los so­cios, que ade­más se de­cla­ra fa­ná­ti­co de es­te ti­po de so­ni- dos que son agra­da­ble pa­ra es­cu­char, pe­ro que tam­bién in­vi­tan al bai­le.

Ade­más de ser un es­pa­cio de en­tre­te­ni­mien­to noc­turno, Ba­rrio Aba­jo es un lu­gar pa­ra tar­dear, oja­lá al ca­lor de unas bue­nas cer­ve­zas. En esos mo­men­tos pro­ce­de sa­car las fi­chas de do­mi­nó, que es­tán dis­po­ni­bles en el es­ta­ble­ci­mien­to pa­ra que los clien­tes jue­guen una par­ti­da. Es­te sim­pá­ti­co detalle es otro de los tan­tos que trans­por­tan a quien los vi­si­ta in­me­dia­ta­men­te a las ca­lles del cer­cano ve­cin­da­rio.

«Qui­si­mos re­crear la úni­ca ex­pe­rien­cia de una tien­da en Ba­rrio Aba­jo en el nor­te de la ciu­dad» FUAD RAAD So­cio

DI­REC­CIÓN: Ca­rre­ra 53 No. 79-279, lo­cal 2. Cen­tro co­mer­cial Ro­yal Washington.

Ofre­cen una am­plia car­ta de coc­te­les, nues­tro re­co­men­da­do es El Ki­lle­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.