Un re­co­rri­do na­tu­ral en PADD­LE BOARD

Si - - Hay Hobby - POR IN­GUEL J. DE LA RO­SA VEN­CE TWIT­TER: @INGUELJULIETH

Ex­plo­rar nue­vos pai­sa­jes, sin du­da, es un plan tan re­la­jan­te co­mo en­tre­te­ni­do. Aho­ra ima­gi­ne ha­cer­lo aden­trán­do­se en vo­lu­mi­no­sos cuer­pos de agua.

Su­bir­se en una ta­bla de re­mo per­mi­te una ac­ti­vi­dad de­por­ti­va y eco­ló­gi­ca de la que us­ted, sin im­por­tar su edad y con­di­ción fí­si­ca, pue­de dis­fru­tar. Cla­ro, si sa­be na­dar.

“Es el pa­pá del surf, el ‘padd­le board’ es un de­por­te muy com­ple­to por­que tra­ba­jas to­do tu cuer­po, tren in­fe­rior y su­pe­rior, y al mis­mo tiem­po te acer­cas a la na­tu­ra­le­za”, di­ce Da­vid Ibern, ins­truc­tor de la es-

TA­BLA DE RE­MO. DIS­FRU­TE DE UN PA­SEO SO­BRE UNA

SER VIA­BLE PA­RA CUAL­QUIER CUER­PO DE AGUA PUE­DE

SO­LO RE­VI­SE LAS ES­TA EN­TRE­TE­NI­DA AC­TI­VI­DAD.

A CON­DI­CIO­NES DEL EN­TORNO Y DIS­PÓN­GA­SE

DI­FE­REN­TE. EJER­CI­TAR SU CUER­PO DE UNA FOR­MA

cue­la Ki­ya Ki­te­sur­fing, en Pra­do Mar.

“Es­to cum­ple con la te­ra­pia del si­glo XXI: sa­lir al ai­re li­bre, ha­cer un de­por­te y en­con­trar­te con la gen­te”, agre­ga Ken­neth Loewy mien­tras re­ma jun­to a su hi­ja y un gru­po de ami­gos en la La­gu­na del To­tu­mo.

Exis­ten va­rios es­ti­los: surf, de ca­rre­ra, co­mo ac­ti­vi­dad com­pe­ti­ti­va, y li­bre pa­ra de­di­car­se a pa­sear sim­ple­men­te.

“Si vas de pa­seo ne­ce­si­tas una ta­bla de tres me­tros de lar­go y unos 80 cen­tí­me­tros de an­cho. La de sur­fear es más cor­ta, más del­ga­da y más cur­va de pun­ta a co­la pa­ra do­mi­nar­la. Y las de ca­rre­ra sí son más lar­gas y con buen es­pe­sor pa­ra ma­yor flo­ta­ción”, ex­pli­ca Ibern.

Si es aman­te del yo­ga, bus­que una ta­bla de 7, 5 a 14 pul­ga­das y me­di­te so­bre ella mien­tras in­ha­la ai­re pu­ro.

Es­ta va­rian­te del surf es una prác­ti­ca sua­ve, ideal pa­ra for­ta­le­cer las co­yun­tu­ras y las ca­de­ras.

En cla­ses, pue­de apren­der a vi­rar, a des­pla­zar­se arro­di­lla­do o acos­ta­do con el re­mo en el pe­cho y, si es en el mar, sa­ber có­mo en­trar­le a la ola.

Al prac­ti­car, use pan­ta­lo­ne­tas de surf o un ves­ti­do de ba­ño có­mo­do. Ún­te­se blo­quea­dor y pón­ga­se li­cras y go­rras si quie­re pro­te­ger­se del sol.

Si­guien­do las re­co­men­da­cio­nes del sur­fis­ta, es me­jor prac­ti­car­lo “con po­co vien­to y, si es fuer­te, ir a su fa­vor. Co­no­cer muy bien el lu­gar pa­ra sa­ber si hay pie­dras o arre­ci­fes, y usar cha­le­cos sal­va­vi­das en ca­so de no es­tar se­gu­ros de las con­di­cio­nes”.

«Es­ta ac­ti­vi­dad cum­ple le con la te­ra­pia del si­gloo XXI: sa­lir al ai­re li­bre, ha­cer de­por­te y re­la­cio­nar­se» KEN­NETH LOEWY Afi­cio­na­do a padd­le board.

An­tes de em­pe­zar ha­ga es­ti­ra­mien­tos y man­tén­ga­se hidratado en el re­co­rri­do. Pue­de pa­sear de una a dos ho­ras, se­gún su es­ta­do fí­si­co. | Fo­tos: José To­rres

Dis­fru­teis­fru­te de laa prác­ti­ca enn la po­si­ció­no­si­ción que desee:esee: de pie,ie, acos­ta­do­cos­ta­do o arro­di­lla­do.rro­di­lla­do.

CLA­SES: po­ner­se de pie en la ta­bla pue­de ser tan sen­ci­llo co­mo avan­zar en ella. Si quie­re apren­der con un ex­per­to, pue­de re­ci­bir cla­ses de una ho­ra en Ki­ya Ki­te­sur­fing, pa­gan­do 40 mil pe­sos. O al­qui­le los equi­pos por 30 mil pe­sos la ho­ra. Aquí, una ta­bla

Ade­más de la ta­bla y el re­mo, he­chos de fi­bra de car­bono pa­ra evi­tar su oxi­da­ción, lle­ve su cá­ma­ra pa­ra re­gis­trar el re­co­rri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.