PE­PE AN­CA,

Si - - Hay Restaurantes - POR DA­NIE­LLA HER­NÁN­DEZ ABE­LLO

in­dis­cu­ti­do rey de la pa­rri­lla

Ele­gir un res­tau­ran­te de pa­rri­llas en Ba­rran­qui­lla es una la­bor exi­gen­te, pues­to que hay mu­chas op­cio­nes. Pe­ro lla­mar al res­tau­ran­te Pe­pe An­ca el rey de es­te seg­men­to gas­tro­nó­mi­co no es des­pro­por­cio­na­do. Cons­cien­te de la com­pe­ten­cia, el lo­cal, con ca­si 23 años de tra­yec­to­ria, no se duer­me en los lau­re­les. Su com­pro­mi­so ha­ce que el lu­gar si­ga sien­do el pre­fe­ri­do de los eje­cu­ti­vos pa­ra ce­rrar sus ne­go­cios, de las fa­mi­lias pa­ra con­me­mo­rar oca­sio­nes es­pe­cia­les y de los enamo­ra­dos pa­ra se­llar una cita ro­mán­ti­ca.

Una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las que es in­des­tro­na­ble es por el cui­da­do de las car­nes, que se ma­du­ran en cuar­tos fríos. “Los cor­tes se al­ma­ce­nan en­tre 30 y 45 días em­pa­ca­dos al va­cío, es­to ayu­da a real­zar los sa­bo­res y me­jo­rar la tex­tu­ra”, ase­gu­ra la ge­ren­te Dessy Hen­rí­quez.

Es­te sa­bor y ca­li­dad se pue­den en­con­trar en los di­ver­sos pla­tos de la car­ta. Aun­que, por su­pues­to, uno de los más so­li­ci­ta­dos es la pun­ta de an­ca. “Los co­men­sa­les tam­bién dis­fru­tan nues­tro fi­let mig­non, asa­do de ti­ra y el Por­ter Hou­se, una de las in­no­va­cio­nes”, co­men­ta Hen­rí­quez. Se re­fie­re a un im­po- nen­te pla­to de 1000 gra­mos que ase­me­ja el cor­te t-bo­ne.

Po­dría pen­sar­se que Pe­pe An­ca es un lu­gar ex­clu­si­vo pa­ra car­ní­vo­ros, pe­ro es­te no es el ca­so. Cuen­tan con una va­ria­da ofer­ta de pes­ca­dos y ma­ris­cos a la pa­rri­lla, que son per­fec­tas pa­ra los ami­gos de lo li­ge­ro. “Te­ne­mos un bi­fe de me­ro y una pa­rri­lla­da de mar que gus­tan mu­cho a los clien­tes”, aña­de Dessy.

Co­mo es sa­bi­do, la ex­pe­rien­cia de la pa­rri­lla se com­ple­men­ta muy bien con el vino y en Pe­pe An­ca hay va­rias op­cio­nes pa­ra ha­cer ma­ri­da­jes. “Tra­ba­ja­mos con va­rias bo­de­gas, y ofre­ce­mos bue­nos pre­cios en las ce­pas que me­jor

UN PRE­FE­RI­DO EN­TRE LOS CO­MEN­SA­LES DE BA­RRAN­QUI­LLA, PE­PE AN­CA SE ES­FUER­ZA POR BRIN­DAR EL ME­JOR ASA­DO.

acom­pa­ñan la ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca”, con­ti­núa la ge­ren­te.

Pa­ra ce­rrar una agra­da­ble vi­si­ta, en Pe­pe An­ca tam­bién con­si­guen de­li­cio­sos pos­tres. De acuer­do con Dessy Hen­rí­quez, es­tos se rein­ven­tan y re­nue­van ca­da dos o tres me­ses, con tal de com­pla­cer a los clien­tes nue­vos y asi­duos que bus­can ese to­que de dul­ce pa­ra des­pe­dir la ve­la­da.

Con tal de atraer un nú­me­ro ca­da vez ma­yor de co­men­sa­les, Pe­pe An­ca ofre­ce des­cuen­tos es­pe­cia­les. En sus mar­tes de Vi­sa dan un pre­cio in­fe­rior a los tar­je­taha­bien­tes, mien­tras que los jó- ve­nes re­ci­ben un 20% en su vi­si­ta. Aun­que la pro­mo­ción más sin­gu­lar es­tá di­ri­gi­da a los cal­vos, sí, las per­so­nas con po­co ca­be­llo dis­fru­tan de una re­ba­ja del 20% en su pla­to.

Son mu­chas las ra­zo­nes por las que el res­tau­ran­te Pe­pe An­ca es cer­cano al co­ra­zón y al es­tó­ma­go del ba­rran­qui­lle­ro. Pe­ro, re­su­mi­do en pa­la­bras de la ge­ren­te, su éxi­to se ba­sa en la ex­ce­len­cia que per­si­guen de for­ma per­ma­nen­te. “Sa­be­mos que la per­fec­ción es di­fí­cil de al­can­zar, pe­ro aquí pro­cu­ra­mos es­tar tan cer­ca có­mo nos es po­si­ble”, con­clu­ye.

«Sa­be­mos que la per­fec­ción es di­fí­cil de al­can­zar, pe­ro ha­ce­mos lo que po­de­mos pa­ra al­can­zar­la» DESSY HEN­RÍ­QUEZ Ge­ren­te de Pe­pe An­ca EX­PO­SI­CIÓN PE­PE AN­CA, UN PLA­TO EN TRES TIEM­POS

En Pe­pe An­ca, cual­quier día es con­cu­rri­do, al ser el pre­di­lec­to pa­ra ce­le­brar oca­sio­nes fes­ti­vas y la­bo­ra­les. | Fo­tos: Or­lan­do Ama­dor DI­REC­CIÓN: Ca­rre­ra 49C No. 76 - 164 TE­LÉ­FO­NOS: 3564637 – 3566289

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.