CLA­SES

Si - - Hay Hobby - POR IN­GUEL DE LA RO­SA VEN­CE

RES­PI­RA­CIÓN, AR­TI­CU­LA­CIÓN Y DI­GI­TA­CIÓN SON LOS TRES ELE­MEN­TOS CLA­VE QUE SE DE­BEN SIN­CRO­NI­ZAR PA­RA IN­TER­PRE­TAR EL FA­MO­SO INS­TRU­MEN­TO DE LI­SA SIM­PSON.

Aun­que se aso­cia con la mú­si­ca po­pu­lar o el jazz, pa­ra in­tér­pre­tes co­mo Gon­za­lo Lu­bo el sa­xo­fón es tan fle­xi­ble que “se adap­ta a cual­quier gé­ne­ro y en cual­quier es­ti­lo”.

Es­te ins­tru­men­to de vien­to es re­la­ti­va­men­te nue­vo, ape­nas fue crea­do en 1845 por el bel­ga Adolp­he Sax.

Las pri­me­ras no­cio­nes que se ad­quie­ren en una cla­se de sa­xo­fón tie­nen que ver con el estudio de la téc­ni­ca: “res­pi­ra­ción, em­bo­ca­du­ra y la po­si­ción de di­gi­ta­ción”, se­gún la ex­pli­ca­ción del li­cen­cia­do en Mú­si­ca.

Lue­go se avan­za al estudio de no­tas te­ni­das o lar­gas, que exi­ge “for­ta­le­cer múscu­los faciales y sin­cro­ni­zar la res­pi­ra­ción con la ar­ti­cu­la­ción de la len­gua”.

“Du­ran­te el apren­di­za­je se tra­ba­ja el as­pec­to fí­si­co y la re­sis­ten­cia pa­ra con­tro­lar la es­ta­bi­li­dad del so­ni­do”, di­ce el mú­si­co.

Una vez for­ta­le­ci­da la con­di­ción fí­si­ca, es po­si­ble pro­ce­der con las po­si­cio­nes de las no­tas en el ins­tru­men­to.

En es­te pun­to, con la sin­cro­ni­za­ción de la res­pi­ra­ción, ar­ti­cu­la­ción y di­gi­ta­ción que he­mos men­cio­na­do, ya es po­si­ble eje­cu­tar las es­ca­las mu­si­ca­les.

“Si tie­ne ap­ti­tu­des y una bue­na ac­ti­tud, en un mes pue­de in­ter­pre­tar las pri­me­ras me­lo­días”, afir­ma en ca­li­dad de pro­fe­sor, siem­pre y cuan­do, ha­ya una prác­ti­ca de mí­ni­mo dos ho­ras dia­rias.

“Yo prac­ti­co has­ta cin­co ho­ras al día pa­ra no per­der la con­di­ción fí­si­ca ni la cons­tan­cia mu­si­cal”, co­men­ta.

En la fa­mi­lia de los sa­xo­fo­nes, los más es­cu­cha­dos son el so­prano, al­to, te­nor y el ba­rí­tono.

“El ins­tru­men­to lo eli­ge el so­lis­ta a su gus­to y, si es en una agru­pa­ción, lo es­co­ge de acuer­do con la ne­ce­si­dad mu­si­cal”, di­ce y agre­ga que “en me­ren­gue se uti­li­za el al­to y te­nor, y en sal­sa, el ba­rí­tono”.

Si desea apren­der, re­cuer­de que lo más im­por­tan­te “es es­tar re­la­ja­do y que no ha­ya ten­sión” pa­ra in­ter­pre­tar con ar­mo­nía. Por su­pues­to, “hay que te­ner el ins­tru­men­to, por­que él es de ca­rác­ter per­so­nal”.

Fo­to­gra­fías: Car­los Cor­de­ro y Shutterstock PRO­FE­SOR: Gon­za­lo Lu­bo. VA­LOR: 40 mil pe­sos por ho­ra IN­FOR­MA­CIÓN: 3017878944.

SO­PRANO AL­TO

La em­bo­ca­du­ra es la­bio­den­tal, em­plean­do los dien­tes su­pe­rio­res y el la­bio in­fe­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.