MOY’S

Las ca­ras de la no­che en

Si - - Hay Rumba - POR DA­NIE­LLA HERNÁNDEZ ABE­LLO

Em­pie­za sien­do res­tau­ran­te, se con­vier­te en bar y fi­na­li­za co­mo dis­co­te­ca. Co­mo la ma­ri­po­sa, Moy’s tie­ne tres fa­ses y to­das las no­ches evo­lu­cio­na pa­ra en­tre­gar, en cual­quie­ra de sus fa­ce­tas, un gran mo­men­to a su clien­te­la.

La dis­co­te­ca fue crea­da ha­ce seis años por Moi­sés Ta­rud, o Moy, co­mo lo co­no­cen sus ami­gos y clien­tes. Na­ció co­mo una pro­pues­ta dis­tin­ta de vi­da noc­tur­na en la ciu­dad, de ahí que su de­co­ra­ción sea un am­bien­te ecléc­ti­co en que se mez­clan re­cuer­dos, ca­chi­va­ches y ele­men­tos alu­si­vos a la cul­tu­ra del car­na­val. Otro de sus atrac­ti­vos es su am­plia ca­pa­ci­dad.

La iden­ti­dad de la mú­si­ca, co­mo la de­co­ra­ción, mez­cla di­ver­sos ele­men­tos. El va­lle­na­to, la sal­sa, el me­ren­gue y re­gue­tón se es­cu­chan allí, pa­ra com­pla-

UN LU­GAR QUE SA­TIS­FA­CE TO­DAS LAS DE­MAN­DAS DE LA CLIEN­TE­LA BARRANQUILLERA: ES RES­TAU­RAN­TE, ES BAR Y DIS­CO­TE­CA. ADE­MÁS TIE­NE PRO­GRA­MA­CIÓN EN VI­VO.

cer al am­plio pú­bli­co que los vi­si­ta. Es más, oca­sio­nal­men­te ofre­cen pre­sen­ta­cio­nes en vi­vo con ar­tis­tas de di­ver­sos gé­ne­ros, co­mo es­te fin de se­ma­na que ten­drán en vi­vo a Bel­kis Con­cep­ción y las estrellas del me­ren­gue.

El si­tio se con­vier­te en una al­ter­na­ti­va muy bue­na pa­ra co­mer. “Mien­tras en otros lu­ga­res pue­des o co­mer o rum­bear, aquí pue­des go­zar de am­bas al­ter­na­ti­vas”, sub­ra­ya Ta­rud. Se re­fie­re a la car­ta de co­mi­das que in­clu­ye di­ver­sas es­pe­cia­li­da­des a la pa­rri­lla co­mo cos­ti­lli­tas bar­be­cue o lo­mo a la pi­mien­ta.

Lue­go de la co­mi­da, cae ex­ce­len­te un coc­te­li­to, que bien pue­de ame­ni­zar una char­la en­tre ami­gos o con­ver­tir­se en la lla­ma que en­cien­de una no­che de fies­ta. Es­tas de­li­cias las pre­pa­ra el ex­pe­ri­men­tan­do bar­ten­der que, adi­cio­nal al tra­go, le re­ga­la­rá un show de acro­ba­cias con co­pas y bo­te­llas.

En con­clu­sión, Moy’s es el si­tio al que de­be di­ri­gir­se si quie­re go­zar de múl­ti­ples ex­pe­rien­cias en una. Por­que rum­ba es más que can­to y bai­le, tam­bién pue­de con­ver­tir­se en una exi­to­sa ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca.

«A di­fe­ren­cia de otros lu­ga­res, en Moy’s pue­des dis­fru­tar co­mi­da, fies­ta y be­bi­da al mis­mo tiem­po» MOI­SÉS ‘MOY’ TA­RUD Pro­pie­ta­rio Moy’s

Los coc­te­les, que pre­pa­ran con im­pre­sio­nan­tes tru­cos, son una de las prin­ci­pa­les es­pe­cia­li­da­des de es­te lu­gar. | Fotos: Or­lan­do Amador

La de­co­ra­ción re­cu­rre a ca­chi­va­ches, ar­te­sa­nías y re­cuer­dos del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla.

El lo­mo a la pi­mien­ta es uno de los pla­tos re­co­men­da­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.