Can­cion­ci­tas de amor

AR­TIS­TA: Romeo San­tos ÁL­BUM: For­mu­la, Vol. 2 LAN­ZA­MIEN­TO: 2014. www.ro­meo­san­to­son­li­ne.com tie­ne pre­sen­ta­ción es­ta no­che en Ba­rran­qui­lla, en la dis­co­te­ca La Fá­bri­ca.

Si - - Hay Música - POR IN­GUEL J. DE LA RO­SA VEN­CE

LE­TRA DEL TE­MA MU­SI­CAL. Des­de hoy las emi­so­ras las de­tes­to por es­tar so­nan­do can­cio­nis­tas de amor, me­lo­días que re­la­tan lo per­fec­to qui­zás a esos can­tan­tes no les han ro­to el co­ra­zón. Ten­go el ar­ma en amar­gu­ra, yo no sé lo que es ter­nu­ra, los ho­rós­co­pos me mien­ten y bo­la de cris­tal He per­di­do la es­pe­ran­za aquí ti­ro la toa­lla, el ro­man­ce y la pa­sión no son pa­ra mí Llo­ro por amor... es­ca­lé mu­chas mon­ta­ñas sin te­mor a una ava­lan­cha y me caí la te­le­vi­sión me ha­ce da­ño (que mue­ran las no­ve­las de amor) y que el DJ pier­da su tra­ba­jo (si me sue­nan can­cio­nis­tas de amor). San Va­len­tín se ha con­ver­ti­do en un ne­go­cio el ca­ra­ji­to de la fle­cha me cae mal es un ta­bú ese su­pues­to amor eterno aquel que se enamo­ra siem­pre ter­mi­na fa­tal...

El gru­po, que se en­cuen­tra pro­mo­cio­nan­do su nue­vo tra­ba­jo dis­co­grá­fi­co,

Co­rrer, sal­tar, es­ca­lar y arras­trar­se es ape­nas una idea del es­fuer­zo fí­si­co que exi­ge re­co­rrer una pis­ta de obs­tácu­los.

Si us­ted cuen­ta con buen es­ta­do fí­si­co y es de los que les gus­ta po­ner a prue­ba sus ca­pa­ci­da­des mo­tri­ces, qui­zá 20 obs­tácu­los en una ca­rre­ra de 500 me­tros le re­sul­te una di­ver­ti­da ac­ti­vi­dad pa­ra de­sa­fiar su cuer­po.

Ten­ga en cuen­ta que pre­vio a ha­cer es­ta ex­haus­ti­va prue­ba “de­be rea­li­zar ca­len­ta­mien­tos por una ho­ra pa­ra te­ner lu­bri­ca­ción ar­ti­cu­lar y evi­tar frac­tu­ras o es­guin­ces”, su­gie­re el li­cen­cia­do en Edu­ca­ción Fí­si­ca, Ger­mán Escorcia Ma­cías, quien sos­tie­ne que “la ejer­ci­ta­ción es cla­ve pa­ra con­tar con una elon­ga­ción ideal y dis­mi­nuir los riesgos fí­si­cos”.

Es­te re­co­rri­do ha­ce par­te de las prue­bas de pen­tatlón mi­li­tar que, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, in­clu­ye cin­co ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas: po­lí­gono, pa­so de pis­ta de obs­tácu­los, na­ta­ción uti­li­ta­ria, lan­za­mien­to de gra­na­da y crox country.

En en­cuen­tros com­pe­ti­ti­vos de pen­tatlón se rea­li­za una ac­ti­vi­dad dia­ria, sien­do la pis­ta de obs­tácu­los el re­to que co­rres­pon­de al se­gun­do día de com­pe­ten­cias.

LAS RE­GLAS. En ca­da es­ta­ción hay un juez. El re­gla­men­to ad­vier­te que si un com­pe­ti­dor no pa­sa de ma­ne­ra co­rrec­ta un obs­tácu­lo, el juez le­van­ta­rá la ban­de­ra ro­ja y ha­rá so­nar el sil­ba­to pa­ra in­di­car que de­be pa­sar­lo de nue­vo. De­pen­dien­do de la gra­ve­dad de la fal­ta que­da­rá ex­pues­to a des­ca­li­fi­ca­ción, reini­cio o pe­na­li­za­ción de 20 se­gun­dos.

“Tam­po­co de­be to­car los mu­ros o pa­ra­les que sos­tie­nen los obs­tácu­los”, agre­ga el ins­truc­tor de pen­tatlón de la Es­cue­la Na­val de Sub­ofi­cia­les ARC Ba­rran­qui­lla.

“Lo que más me cues­ta es el piano, por­que hay que ha­cer bue­nas zan­ca­das y pa­ra ello se ne­ce­si­ta po­ten­cia en las pier­nas y equi­li­brio”, co­men­ta Lia­na Mer­ca­do, una fi­sio­te­ra­peu­ta e ins­truc­to­ra de TRX que, a pe­sar de su ex­pe­rien­cia, sien­te la pre­sión del va­cío a me­di­da que au­men­ta la al­tu­ra y la dis­tan­cia en­tre ca­da mu­ro.

“Pa­ra mí lo más com­pli­ca­do es la me­sa ir­lan­de­sa por­que exi­ge mu­cha fuer­za y la caí­da de­be ser de fren­te”, di­ce Jai­me Ra­mí­rez, en­tre­na­dor per­so­nal e ins­truc­tor de TRX.

En la Es­cue­la Na­val de Ba­rran­qui­lla hay un equi­po de seis gru­me­tes que se pre­pa­ran pa­ra las com­pe­ten­cias de pen­tatlón a ni­vel su­r­ame­ri­cano y mun­dial. Ellos de­ben en­tre­nar cin­co días a la se­ma­na, en ho­ras de la tar­de.

Pa­ra com­pe­tir por la me­da­lla de oro es ne­ce­sa­ria una mar­ca in­fe­rior a los tres mi­nu­tos. “La mar­ca mun­dial es de 2:12 mi­nu­tos”, apun­ta Escorcia Ma­cías.

UN RE­CO­RRI­DO PA­RA ME­DIR LAS CA­PA­CI­DA­DES MO­TRI­CES. FUER­ZA, VE­LO­CI­DAD, REAC­CIÓN, COOR­DI­NA­CIÓN Y AGI­LI­DAD SON CLA­VE EN EL DESA­RRO­LLO DE LA PRUE­BA PA­RA AL­CAN­ZAR LA ME­TA EN EL ME­NOR TIEM­PO PO­SI­BLE. «Lo más di­fí­cil es el piano, por­que hay que ha­cer bue­nas zan­ca­das y eso exi­ge po­ten­cia en pier­nas y equi­li­brio» LIA­NA MER­CA­DO Fi­sio­te­ra­peu­ta

Ja­son De­ru­lo.

El nue­vo ál­bum del gru­po trae 14 te­mas de di­fe­ren­tes com­po­si­to­res re­co­no­ci­dos en el gé­ne­ro va­lle­na­to. | Fotos de Lei­nad Pá­ja­ro y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

ESPALIER La al­tu­ra de la ba­rra más al­ta es de 2,2 me­tros. El pa­so ad­mi­te to­dos los es­ti­los con tal de que se cru­ce el la ba­rra su­pe­rior. TE­RRA­PLÉN Y FO­SO Con­sis­te en su­bir el te­rra­plén de 1,8 me­tros de al­to y sal­tar en un fo­so de 0,5 me­tros de pro­fun­di­dad

BA­RRA DE EQUI­LI­BRIO (ZIG­ZAG) En to­tal son 14,36 me­tros de lon­gi­tud. De­be su­bir a la ba­rre­ra an­tes de la pri­me­ra lí­nea y, al ter­mi­nar, sal­tar más allá del lí­mi­te. CHI­CA­NE Es un la­be­rin­to de ocho me­tros de lon­gi­tud. Al co­rrer­lo pue­de uti­li­zar el pa­sa­ma­nos o

RAM­PA Ge­ne­ral­men­te es­te eta­pa se su­pera ayu­da­do de una cuer­da. El al­to de es­te mu­ro in­cli­na­do es de tres me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.