Jue­go de TE­JO fuer­za y pun­te­ría:

Si - - Hay Hobby - POR IN­GUEL DE LA RO­SA VEN­CE TWIT­TER: @INGUELJULIETH

El mi­ni­te­jo es un jue­go fa­mi­liar, e in­clu­so, más pre­fe­ri­do por el gé­ne­ro fe­me­nino. Sien­do una va­rie­dad del te­jo lar­go, a me­nor es­ca­la per­mi­te a los prin­ci­pian­tes co­ger la tác­ti­ca de es­te de­por­te.

El te­jo es una pie­za de ace­ro, de unos 15 cen­tí­me­tros de diá­me­tro y 600 gra­mos. Es­te dis­co, que le da el nom­bre a es­te de­por­te na­cio­nal, se lan­za a 18 me­tros de dis­tan­cia en el te­jo lar­go y a ocho me­tros, en la mo­da­li­dad de mi­ni­te­jo.

“El ob­je­ti­vo del jue­go es dar en el bo­cín y es­ta­llar las dos me­chas de pól­vo­ra que allí es­tán”, ex­pli­ca Ri­car­do Pin­to, ase­sor de­por­ti­vo del Cen­tro Re­crea­cio­nal Las Ve­gas.

La idea es ha­cer gi­rar el te­jo en sen­ti­do ver­ti­cal, hay quie­nes lan­zan en­se­gui­da, otros ha­cen ama­gues pa­ra pre­pa­rar­se, pe­ro to­do de­pen­de del es­ti­lo de la per­so­na.

CON­SI­DE­RA­DO UN DE­POR­TE NA­CIO­NAL, EL TE­JO ES UNA BUE­NA AC­TI­VI­DAD PA­RA RE­CREAR­SE EN FA­MI­LIA. PRUE­BE SU PUN­TE­RÍA Y MI­DA SU NI­VEL DE PER­SE­VE­RAN­CIA AL IN­TEN­TAR­LO CA­DA VEZ MÁS HAS­TA DAR EN EL BLAN­CO.

PUN­TA­JE. La par­ti­da bus­ca com­ple­tar 15 pun­tos y se jue­gan en equi­pos de, má­xi­mo, cua­tro per­so­nas.

“El te­jo que que­de más cer­ca al bo­cín su­ma un pun­to. El que re­vien­te la me­cha su­ma tres pun­tos y se le de­no­mi­na ‘ba­la­zo’”, ex­pli­ca Pin­to.

Agre­ga que cuan­do el te­jo cae jus­to en el cen­tro del bo­cín se le lla­ma ‘em­bo­ci­na­da’ y su­ma seis pun­tos.

El ju­ga­dor que re­vien­te la me­cha e in­crus­te el te­jo en el bo­cín ha­ce mo­ño­na y ob­tie­ne nue­ve pun­tos.

El equi­po que com­ple­te los 15 pun­tos de la par­ti­da ga­na tres pun­tos. El nú­me­ro de par­ti­das es in­de­fi­ni­do; al fi­nal, por su­pues­to, ga­na­rá el equi­po que ha­ya acu­mu­la­do más pun­tos, ga­nan­do ca­da par­ti­da.

Los lan­za­mien­tos tam­bién son in­de­fi­ni­dos, la idea es com­ple­tar los 15 pun­tos men­cion­dos. El tiem­po, a su vez, tam­po­co es­tá es­ti­pu­la­do, es va­ria­ble.

¡ES FAL­TA!. Co­mo to­do de­por­te, hay ac­cio­nes que son con­si­de­ra­das fal­tas y, por tan­to, anulan el lan­za­mien­to.

Lan­zar afue­ra de la lí­nea que de­mar­ca el lí­mi­te o gol­pear el ta­ble­ro y los bor­des con el te­jo son al­gu­nas ac­cio­nes in­vá­li­das.

“Cuan­do un con­trin­can­te dis­trae u obs­tru­ye la ju­ga­da es, in­clu­so, mo­ti­vo de san­ción”, agre­ga Pin­to.

Ase­gu­ra que más de 30 per­so­nas sue­len ju­gar en un día, so­bre to­do, de fin de se­ma­na.

Sin du­da, es­ta pue­de re­sul­tar una sa­na ac­ti­vi­dad pa­ra dis­traer­se, me­dir la pun­te­ría y, de pa­so, la per­se­ve­ran­cia, in­ten­tán­do­lo ca­da vez más has­ta dar en el blan­co.

«Es­te es un de­por­te que pue­de des­apa­re­cer muy pron­to en la cos­ta Ca­ri­be si no hay un ins­truc­tor que ha­ga cam­peo­na­tos y otras ac­ti­vi­da­des de pro­mo­ción». RI­CAR­DO PIN­TO Ase­sor de­por­ti­vo

Es me­jor ha­cer gi­rar el te­jo en sen­ti­do ver­ti­cal. Hay quie­nes lan­zan en­se­gui­da y otros ama­gan pri­me­ro, pe­ro to­do de­pen­de del es­ti­lo del ju­ga­dor. | Fotos Or­lan­do Amador

En es­ta dis­ci­pli­na se desa­rro­llan com­pe­ten­cias in­di­vi­dua­les y en equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.