VAI PIANO, un lu­gar pa­ra com­par­tir

LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SE­MA­NA

Si - - Hay Restaurantes - POR LI­NA OROZ­CO MONTESINO

Un es­pa­cio en Car­ta­ge­na pa­ra vi­vir la ex­pe­rien­cia de ac­ti­var to­dos los sen­ti­dos. Eso re­pre­sen­ta Vai Piano, un res­tau­ran­te en el que pue­de de­jar­se ma­ra­vi­llar des­de la vis­ta, el oí­do y, por su­pues­to, con el gus­to, por los dis­tin­tos sa­bo­res y tex­tu­ras ofre­ci­dos, que pro­me­ten “aca­ri­ciar” su pa­la­dar.

El es­ta­ble­ci­mien­to, ubi­ca­do en la ca­lle 6 con ca­rre­ra 3, en el sec­tor de Bocagrande, fue con­ce­bi­do co­mo un lu­gar des­ti­na­do pa­ra com­par­tir ver­da­de­ra­men­te. En es­tos tér­mi­nos lo de­fi­ne Ma­ri­lía So­jo, una de las pro­pie­ta­rias del res­tau­ran­te, al ex­pli­car que el si­tio es­tá en­mar­ca­do en un am­bien­te que a ve­ces es fa­mi­liar, en oca­sio­nes pa­ra pa­re­jas y en otras es de ami­gos…

Por ello, Ma­ri­lía no pue­de ase­gu­rar que exis­ta un ti­po de clien­te­la de­fi­ni­da en Vai Piano Ris­to­ran­te, es más bien, se­gún ma­ni­fies­ta, seg­men­ta­da por oca­sio­nes y mo­men­tos. “Si tú vie­nes un domingo al me­dio­día, el es­pa­cio es­tá lleno de fa­mi­lias; pe­ro si lle­gas un martes en ho­ra de al­muer­zo, ve­rás pu­ros com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo; con­tra­rio a si vi­si­tas el lu­gar por las no­ches, por­que se­gu­ra­men­te en­con­tra­rás pa­re­jas y gru­pos de ami­gos”, ar­gu­men­ta la em­pre­sa­ria barranquillera, ra­di­ca­da des­de ha­ce va­rios años en la ca­pi­tal de Bo­lí­var.

En con­cor­dan­cia con la va­rie­dad de pú­bli­co que fre­cuen­ta Vai Piano, Ma­ri­lía apun­ta que, si bien el res­tau­ran­te es evi­den­te­men­te ita­liano, en él tra­tan de brin­dar una ma­yor can­ti­dad op­cio­nes gour­met. “Mu­chas per­so­nas tie­nen el pa­ra­dig­ma de que en los res­tau­ran­tes ita­lia­nos se ven­de pu­ra pas­ta, pe­ro no­so­tros ofre­ce­mos de­li­cio­sas car­nes, y tam­bién ma­ris­cos, y cla­ro, den­tro de to­da la aro­ma­ti­za­ción y la sa­zón ita­lia­na”, pun­tua­li­za.

La his­to­ria acer­ca del nom­bre del si­tio es muy cu­rio­sa. Ma­ri­lía re­la­ta que la in­ten­ción de mon­tar del res­tau­ran­te, que con­so­li­dó con su es­po­so, no fue pla­nea­da, sino que “to­có a sus puer­tas”. De es­ta ma­ne­ra em­pe­za­ron a acon­di­cio­nar el lu­gar, pe­ro no da­ban con un nom­bre.

“En­ton­ces un día mi es­po­so y yo es- tá­ba­mos con­ver­san­do y yo le in­sis­tía en que me die­ra una fe­cha de ter­mi­na­ción del es­pa­cio, pues él fue el en­car­ga­do de su cons­truc­ción, y él me di­jo ‘có­ge­la sua­ve’ y co­mo a mí siem­pre me ha gus­ta­do el ita­liano y lo es­tu­dié, de­ci­dí tra­du­cir la fra­se y di­je: así se lla­ma­rá: Vai Piano”, re­ve­la.

EL RES­TAU­RAN­TE, UBI­CA­DO EN EL SEC­TOR DE BOCAGRANDE, EN CAR­TA­GE­NA, ES­TÁ ES­PE­CIA­LI­ZA­DO EN CO­MI­DA ITA­LIA­NA, SIN DES­CUI­DAR OTRAS DE­LI­CIAS CU­LI­NA­RIAS. EN ÉL, LOS CO­MEN­SA­LES PUE­DEN DIS­FRU­TAR DE AGRA­DA­BLES MO­MEN­TOS EN UN CÁ­LI­DO AM­BIEN­TE.

La de­co­ra­ción de Vai Piano com­bi­na dis­tin­tas tex­tu­ras pa­ra con­so­li­dar un am­bien­te aco­ge­dor y a la vez ele­gan­te. | Fotos Or­lan­do Amador

ES­PE­CIA­LI­DAD:

MEN­SA­JE: Man­gia, bevi e ta­ci e vi­vi in san­ta pa­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.