Co­lom­bia’

Si - - Hay Lectura - POR LI­NA OROZ­CO MONTESINO

‘Pa­ra­nor­mal

Es­tas pá­gi­nas ha­blan de otros mun­dos en es­te mun­do, de al­go que con­ti­núa per­te­ne­cien­do al es­ta­tu­to del mis­te­rio y que nos com­pe­te a to­dos.

Ma­gia. Ese el tér­mino pun­tual pa­ra de­fi­nir a es­te pa­raí­so ubi­ca­do en el ki­ló­me­tro 5 de la Vía Al­ter­na al Puer­to de la ciu­dad de San­ta Mar­ta.

Ma­man­ca­na Pri­va­te Ga­me Re­ser­ve es una re­ser­va na­tu­ral de 600 hec­tá­reas de bos­que se­co tropical es­pi­no­so, don­de los aman­tes del eco­tu­ris­mo y las ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre pue­de sen­tir­se com­ple­ta­men­te di­cho­sos.

El lu­gar fun­cio­na des­de ha­ce 24 años, lue­go de la ad­qui­si­ción de es­tos te­rre­nos por Ge­rar­do Mu­riel Se­rrano quien, tras enamo­rar­se de es­te es­pa­cio, de­ci­dió con­so­li­dar en él un re­fu­gio y pri­va­ti­zar­lo pa­ra su con­ser­va­ción, por­que des­cu­brió que en él ha­bía un dia­man­te de flo­ra y fau­na que de­bía pre­ser­var.

Hoy día, to­do un am­plio es­pec­tro de ac­ti­vi­da­des de aven­tu­ra se en­cuen­tran a la dis­po­si­ción de los vi­si­tan­tes, así co­mo la opor­tu­ni­dad de ac­ce­der a es­pa­cios pa­ra el des­can­so y la re­la­ja­ción.

Pa­ra­pen­te, ci­clo­mon­ta­ñis­mo, mu­ro de es­ca­lar, down hill, ca­nopy, rap­pel, sen­de­ris­mo, ca­mi­na­tas ar­queo­ló­gi­cas, trek­king, ob­ser­va­ción de es­pe­cies son al­gu­nas de las atrac­cio­nes por las que no que­rrá per­der­se es­ta ex­pe­rien­cia.

Una de las más lla­ma­ti­vas es el ca­nopy, que con­sis­te en un sen­de­ro aé­reo ins­ta­la­do en las par­tes al­tas de los ár­bo­les. El ca­mino es­tá com­pues­to por di­fe­ren­tes sis­te­mas de trans­por­te ex­trac­ta­dos de dis­tin­tas cul­tu­ras co­mo la ti­be­ra­ta y la Tay­ro­na, co­mo los puen­tes col­gan­tes, los de cuer­da y los des­pla­za­mien­tos con po­lea. El pre­cio de es­ta ac­ti­vi­dad es de $60.000.

El vi­si­tan­te tam­bién po­drá par­ti­ci­par en la ob­ser­va­ción de ani­ma­les co­mo ja­gua­res, pu­mas, ti­gri­llos, ve­na­dos, igua­nas, en­tre otras es­pe­cies, en su ha­bi­tat na­tu­ral.

Así mis­mo, los aven­tu­re­ros pue­den ac­ce­der a los ser­vi­cios de in­fi­nity pool, spa, bar, res­tau­ran­te, loun­ge, con una ma­ges­tuo­sa vis­ta pai­sa­jís­ti­ca que no po­drán sa­car de su memoria.

El nom­bre Ma­man­ca­na sur­ge de un vo­ca­blo in­dí­ge­na ar­hua­co que sig­ni­fi­ca “tie­rra sa­gra­da”. Un va­lle en lo más al­to de los ne­va­dos don­de se en­cuen­tran 4 la­gos. Allí, los ma­mos rea­li­zan pa­ga­men­tos y ri­tos es­pi­ri­tua­les.

«Es­te es lu­gar un pa­ra la con­ser­va­ción de es­pe­cies ani­ma­les y ve­ge­ta­les, en­dé­mi­cas y sil­ves­tres».

PA­RA DIS­FRU­TAR: Las no­ches en Ma­man­ca­na son fan­tás­ti­cas. La pis­ci­na del lu­gar se con­vier­te en un es­pec­tácu­lo de co­lo­res pa­ra dis­fru­tar de un am­bien­te real­men­te agra­da­ble, don­de la lu­na y las estrellas pro­ta­go­ni­zan mo­men­tos inol­vi­da­bles.

EVEN­TOS: El es­ta­ble­ci­mien­to pue­de ser re­ser­va­do pa­ra rea­li­zar dis­tin­tos ti­pos de even­tos so­cia­les y cor­po­ra­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.