ADRIA­NA Lu­cía,

En su me­jor mo­men­to

Si - - Hay Aplausos - POR MA­RÍA MAR­GA­RI­TA MEN­DO­ZA

Du­ran­te sus 15 años de ca­rre­ra, Adria­na Lu­cía ha con­se­gui­do mez­clar di­fe­ren­tes gé­ne­ros mu­si­ca­les de for­ma exi­to­sa en sus can­cio­nes. Qui­zás sea es­ta fa­ci­li­dad pa­ra fu­sio­nar dis­tin­tos uni­ver­sos so­no­ros lo que le per­mi­te hoy en día com­bi­nar dos im­por­tan­tes fa­ce­tas de su vi­da: ser ma­dre y ser ar­tis­ta.

La can­tau­to­ra cor­do­be­sa ma­ni­fies­ta que es­ta ar­mo­nía se da gra­cias a que en­tien­de qué es lo más im­por­tan­te en su vi­da. “Es muy lin­do y, afor­tu­na­da­men­te, mi es­po­so me acom­pa­ña en to­do es­to, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te uno en la vi­da tie­ne cla­ras sus prio­ri­da­des y la mía es es­ta fa­mi­lia que Dios me ha re­ga­la­do y la úni­ca ma­ne­ra de es­tar con ella en un tra­ba­jo co­mo el mío, que no es con­ven­cio­nal, es via­jan­do con la fa­mi­lia”.

Ac­tual­men­te, la in­tér­pre­te pro­mo­cio­na en Es­ta­dos Uni­dos su más re­cien­te ál­bum, ti­tu­la­do Po­rro he­cho en Co­lom-

LA AR­TIS­TA COR­DO­BE­SA CON­TI­NÚA PRO­MO­CIO­NAN­DO SU MÁS RE­CIEN­TE PRO­DUC­CIÓN DIS­CO­GRÁ­FI­CA, TI­TU­LA­DA ‘PO­RRO HE­CHO EN CO­LOM­BIA’. COM­BI­NA SU CA­RRE­RA MU­SI­CAL CON SU FA­CE­TA CO­MO MA­MÁ DE SA­LO­MÓN, SU UNI­GÉ­NI­TO.

bia, el cual des­cri­be co­mo un “sue­ño con­ver­ti­do en reali­dad” ya que, se­gún ella, es­te pro­yec­to (que cons­ta de un CD y un DVD) lo­gró re­su­mir su vi­da mu­si­cal al in­cor­po­rar nue­vas can­cio­nes con te­mas ya co­no­ci­dos co­mo Lle­gas­te tú y Quie­ro que te que­des.

De igual for­ma, es­ta pro­duc­ción le per­mi­tió desem­pe­ñar­se en una nue­va y desafian­te ta­rea, la di­rec­ción de ci­ne. “Po­rro he­cho en Co­lom­bia es tam­bién una pe­lí­cu­la que tu­ve la for­tu­na de di­ri­gir”. Tam­bién ex­pli­có que en el DVD del ál­bum, “en­tre can­ción y can­ción” se pue­den ver frag­men­tos cor­tos de es­te lar­go­me­tra­je, con es­ti­lo de do­cu­men­tal, que na­rra la his­to­ria del po­rro des­de su na­ci­mien­to.

Mien­tras Adria­na ha­bla­ba acer­ca de su desafian­te ex­pe­rien­cia co­mo di­rec­to­ra en es­te pro­yec­to, que con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de más de 800 per­so­nas, Sa­lo­món se sen­ta­ba so­bre sus pier­nas pa­ra pe­dir­le que le di­bu­ja­ra “el gol”. “Pa­ra él, to­do lo que sea re­don­do se lla­ma gol”, acla­ró ella, mien­tras le di­bu­ja­ba a su hi­jo nu­me­ro­sos círcu­los en una li­bre­ta, con lo que el ni­ño em­pe­zó a reír mien­tras ob­ser­va­ba co­mo iban apa­re­cien­do uno a uno “los go­les”.

Tras ter­mi­nar con los di­bu­jos he­chos ba­jo pe­di­do, la can­tau­to­ra re­la­tó en me­dio de ri­sas có­mo su pe­que­ño hi­jo Sa­lo­món lle­gó a in­tere­sar­se por la ba­te­ría, ins­tru­men­to que se le pue­de ver to­can­do con des­tre­za en los vi­deos que la ar­tis­ta sube a la red so­cial Ins­ta­gram. “Mi her­mano un día co­me­tió el “error” de dar­le dos ba­que­tas, es­tá­ba­mos en Ecua­dor de gi­ra y él em­pe­zó a to­car y a to­car y nun­ca más se can­só, en­ton­ces una ami­ga le re­ga­lo una ba­te­ría y lue­go le com­pra­mos otra pa­ra que no des­tro­za­ra las ollas”.

Pe­se a que Sa­lo­món es­tá cre­cien­do en un am­bien­te mu­si­cal, su ma­dre no pre­ten­de que él sea mú­si­co ne­ce­sa­ria­men­te. “Yo es­pe­ro que él sea fe­liz y lo que él quie­ra ser. Yo creo que los pa­pás so­mos sim­ple­men­te guías, no soy del ti­po de ma­má que di­ce que los hi­jos tie­nen que ser tal co­sa; Pe­ro él es muy mu­si­cal y tie­ne mu­cho ta­len­to, de verdad que no es ca­rre­ta de ma­má”, afir­mó.

Tam­bién men­cio­nó co­mo su hi­jo le de­mues­tra dia­ria­men­te su afec­to “Sa­lo­món es muy ca­ri­ño­so, me en­can­ta cuan­do me cam­bia el nom­bre, me di­ce ma­má, ma­mi, mamita, mamita lin­da, me la verdad esa can­ti­dad de nom­bres que me po­ne, me pa­re­ce alu­ci­nan­te”, ma­ni­fes­tó.

| Fotos Ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.