Fle­xi­bi­li­dad y re­sis­ten­cia en te­la ACRO­BÁ­TI­CA

Si - - Hay Hobby - POR IN­GUEL JU­LIETH DE LA RO­SA VEN­CE

UNA MO­DA­LI­DAD CIR­CEN­SE QUE PER­MI­TE CO­REO­GRA­FÍAS, FI­GU­RAS, PI­RUE­TAS Y EQUI­LI­BRIO CON UN ELE­MEN­TO AÉ­REO. UNA AC­TI­VI­DAD PA­RA FOR­TA­LE­CER EL CUER­PO Y APREN­DER A TE­NER CON­FIAN­ZA EN SÍ MIS­MO.

La acro­ba­cia en te­las es una mo­da­li­dad cir­cen­se que ha­ce par­te de las dis­ci­pli­nas aé­reas, en­tre las que tam­bién se des­ta­can el tra­pe­cio y los ani­llos.

La esen­cia de es­te ac­to po­pu­lar es el do­mi­nio del cuer­po con la te­la sus­pen­di­da en el ai­re. Lo­grar, en di­fe­ren­tes ni­ve­les de al­tu­ra, la eje­cu­ción de co­reo­gra­fías, fi­gu­ras, pi­rue­tas y equi­li­brios.

El maes­tro en ar­te dra­má­ti­co, Juan Car­los Gu­tié­rrez, cuen­ta que en sus ini­cios es­ta prác­ti­ca era uti­li­za­da en se­sio­nes de yo­ga. Las cuer­das eran el ele­men­to aé­reo em­plea­do has­ta des­cu­brir la elas­ti­ci­dad de las te­las.

Ca­da en­tre­na­dor bau­ti­za las fi­gu­ras que en­se­ña y prac­ti­ca con los nom­bres que desee, ge­ne­ral­men­te re­cu­rren a nom­bres de ani­ma­les y a la mí­me­sis vis­ta en el ba­llet.

La cla­ve pa­ra apren­der es­tas acro­ba­cias es la con­cen­tra­ción y la dis­ci­pli­na. El re­sul­ta­do, desa­rro­llo de la mo­tri­ci­dad y, lo me­jor, con­fian­za en sí mis­mo.

“Co­mo en­tre­na­dor ins­pi­ro con­fian­za al alumno, man­ten­go una re­la­ción cer­ca­na con él. Siem­pre es­toy al pie cuan­do le en­se­ño la ru­ti­na, por­que es im­por­tan­te el acom­pa­ña­mien­to”, di­ce Gu­tié­rrez, egre­sa­do de la Fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes, de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co.

“Pri­me­ro en­se­ño la ma­ne­ra más di­fí­cil ha­cer la fi­gu­ra, si en reali­dad veo que la per­so­na no pue­de ha­cer­la, en­ton­ces le mues­tro la for­ma más fá­cil”, agre­ga.

Re­co­mien­da la te­la kia­na y afir­ma que el lar­go de­be ser el do­ble de la al­tu­ra que se va a ma­ne­jar. Pa­ra fi­gu­ras in­di­vi­dua­les, la te­la de­be col­gar­se, mí­ni­mo, a seis me­tros de al­to; cuan­do es en pa­re­ja, mí­ni­mo, a ocho me­tros del pi­so.

“A ma­yor al­tu­ra, más adre­na­li­na y más sus­pen­so tan­to pa­ra el pú­bli­co co­mo pa­ra el acró­ba­ta.

“Al prin­ci­pio sien­to ner­vios, mie­do a que sal­ga mal la fi­gu­ra, pe­ro des­pués me tran­qui­li­zo y me sien­to li­bre”, ex­pre­sa Jen­ni­fer Pe­dro­za, una jo­ven de 15 años que, atraí­da por los shows de te­la, en dos me­ses y me­dio apren­dió a do­mi­nar su cuer­po en el ai­re.

El maes­tro Gu­tié­rrez afir­ma que es po­si­ble apren­der des­de los seis años, so­lo es te­ner con­cen­tra­ción y desa­rro­llar agi­li­dad pa­ra reac­cio­nar.

«A ma­yor al­tu­ra, más adre­na­li­na. Sin em­bar­go, lo im­por­tan­te no es lle­gar arri­ba, es man­te­ner­se» JUAN CAR­LOS GU­TIÉ­RREZ Maes­tro de ar­te dra­má­ti­co

Por se­gu­ri­dad, prac­ti­que con un ex­per­to, no ol­vi­de su­je­tar las te­las en una es­truc­tu­ra re­sis­ten­te y pon­ga una col­cho­ne­ta en el pi­so.| Or­lan­do Amador

El es­ca­ra­ba­jo o es­tre­lla de mar Lla­ma­da así por su pos­tu­ra in­ver­ti­da. Pa­ra ha­cer­la pue­de usar dos te­las, co­mo la pri­me­ra ima­gen de arri­ba. En pa­re­ja En la se­gun­da fo­to de arri­ba se ob­ser­va la po­se del ‘es­ca­ra­ba­jo’, com­bi­na­da con un ar­co in­ver­ti­do. La in­du

PRE­PA­RA­CIÓN FÍ­SI­CA:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.