SUS PI­NI­NOS

Si - - Hay Música - POR LI­NA OROZ­CO MONTESINO

en la mú­si­ca Can­to y com­po­si­ción Mi­ke, cu­yo nom­bre de pi­la es Ma­rio Al­ber­to Ro­drí­guez Ji­mé­nez, co­men­zó a com­po­ner en la so­le­dad de su ha­bi­ta­ción, con una gui­ta­rra que le re­ga­ló su pa­pá. “Tam­bién can­té des­de muy ni­ño, en las mi­sas, en los ac­tos del co­le­gio, con mis com­pa­ñe­ros”, se­ña­la. Como mu­chas his­to­rias de re­co­no­ci­dos can­tan­tes, es­ta, que ha ve­ni­do for­ján­do­se en los úl­ti­mos años, no co­men­zó de ma­ne­ra fá­cil. Por ello, Mi­ke Ro­drí­guez, su pro­ta­go­nis­ta, hoy se sien­te su­ma­men­te agra­de­ci­do de que te­mas como Pa­sa­tiem­po y Quien es­ta­rá por mí ha­yan al­can­za­do el éxi­to ra­dial en la Re­gión Ca­ri­be.

“No es un se­cre­to en Ba­rran­qui­lla que un par de años atrás yo me re­bus­ca­ba en la zo­na de Ba­rran­qui­lli­ta, don­de me to­có un tra­ba­jo muy du­ro de su­dor y ma­dru­ga­das”, co­men­ta el jo­ven in­tér­pre­te, que aun­que no re­cuer­da la edad exac­ta en la que co­men­zó a can­tar, sa­be que la mú­si­ca ha si­do su pa­sión des­de sus pri­me­ros años de vida.

Gra­cias a esa ex­pe­rien­cia, Mi­ke se con­ven­ció de que te­nía una ca­rre­ra por de­lan­te y que no po­día des­apro­ve­char “el don que Dios le re­ga­ló”. “Mis com­pa­ñe­ros del mer­ca­do me de­cían el Can­tan­te, por­que yo ta­ra­rea­ba lí­ri­cas mien­tras cum­plía con mis la­bo­res. Un día, uno de los co­mer­cian­tes in­flu­yen­tes del sec­tor me pi­dió que lle­va­ra mi gui­ta­rra pa­ra que le en­se­ña­ra mis te­mas. Ter­mi­né can­tán­do­le unas 25 pie­zas”, re­la­ta.

“Él y otro so­cio se enamo­ra­ron de mi mú­si­ca y a par­tir de allí las cir­cuns­tan­cias fue­ron cam­bian­do has­ta es­te mo­men­to”, agre­ga, al tiem­po que, con op­ti­mis­mo, ase­gu­ra que aun­que des­de ya es­tá cum­plien­do su sue­ño, si­gue lu­chan­do por­que es cons­cien­te de que le ha­ce fal­ta mu­cho ca­mino por re­co­rrer.

Pe­se a que con­fie­sa que sus raí­ces gi­ra­ron en torno a la ba­la­da, de­ci­dió apos­tar­le en su pro­yec­to a los rit­mos tro­pi­ca­les, con gran in­cli­na­ción por la sal­sa.

En pa­la­bras de Mi­ke, su pro­duc­tor ac­tual, Jo­sé Agui­rre, ha for­ma­do par­te im­por­tan­te de su con­so­li­da­ción en el gé­ne­ro. Tras gra­bar sus dos pri­me­ros sen­ci­llos, ba­jo el se­llo de Co­dis­cos, de­ci­de in­cur­sio­nar con So­lo con un be­so, tam­bién en ver­sión sal­sa como los an­te­rio­res.

COM­PO­SI­CIÓN, OTRA DE SUS PA­SIO­NES. “Eso nun­ca se ol­vi­da”, se­ña­la Mi­ke con pi­car­día tras ser in­da­ga­do acer­ca de la fuen­te de ins­pi­ra­ción de su pri­me­ra lí­ri­ca, la pri­me­ra de –ase­gu­ra– un com­pi­la­do de al­re­de­dor de 150 te­mas de su au­to­ría. Se­gui­da­men­te, ubi­ca sus ma­nos en las cuer­das de la gui­ta­rra, que ca­si no ha que­ri­do sol­tar du­ran­te el trans­cur­so de la en­tre­vis­ta, y en­to­na:

Ya que no so­mos na­da al fin aho­ra po­de­mos ser ami­gos lo voy a ser… Yo quie­ro re­cor­dar con­ti­go los mo­men­ti­cos que vi­vi­mos yo era tu que­rer…

Su mu­sa –re­la­ta– fue una ni­ña que vi­vía cer­ca a su ca­sa, de quien se enamo­ró “per­di­da­men­te”. Así fue como la le­tra sur­gió, de ese amor de ado­les­cen­cia que jun­tos cons­tru­ye­ron pe­ro que lue­go, por de­ci­sión de ella, ter­mi­nó. “Y eso a mí me dolió bas­tan­te, fue una si­tua­ción que me mar­có y de ahí sa­lió la can­ción”, apun­ta.

APUES­TA AL­TA. Aun­que su ta­len­to es em­pí­ri­co, Mi­ke re­ci­be cla­ses de téc­ni­ca vo­cal pa­ra per­fec­cio­nar­lo. Qui­zá pa­ra mu­chos po­dría ser una apues­ta de­ma­sia­do al­ta, pe­ro pa­ra es­te ba­rran­qui­lle­ro de 23 años, due­ño de una voz má­gi­ca, es­tá cla­ro ha­cia dón­de desea apun­tar. “Quie­ro ser un re­fe­ren­te de la sal­sa en Co­lom­bia”, ase­ve­ra y, asi­mis­mo, ar­gu­men­ta que es­tá tra­ba­jan­do con fuer­za pa­ra al­can­zar un es­ta­tus al­to en el gé­ne­ro.

Es­te 2015, se­gún re­cal­ca, la me­ta es to­car puer­tas y ob­te­ner un re­ci­bi­mien­to po­si­ti­vo en el in­te­rior del país y tam­bién em­pe­zar a pro­yec­tar su mú­si­ca en el ex­tran­je­ro.

“Que Co­lom­bia y el mun­do se en­te­ren de que hay un ar­tis­ta con una pro­pues­ta con la que quie­re cau­ti­var­los”, pun­tua­li­za.

“En mi épo­ca es­tu­dian­til me creía poe­ta, en­ton­ces yo to­ma­ba las poe­sías y las con­ver­tía en can­cio­nes”, co­men­ta el can­tau­tor.

Pa­ra Mi­ke, una es­tra­te­gia pa­ra con­ti­nuar des­ta­can­do la sal­sa en el país de­be ser la unión en­tre los di­fe­ren­tes ar­tis­tas ex­po­nen­tes del gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.