TRI­BU­TO FIES­TA

Per­ma­nen­te a la

Si - - Hay Paseo - POR LI­NA OROZ­CO MONTESINO

Como com­ple­men­to a la Sa­la del Car­na­val El­sa Ca­ri­di, que es­tá pa­tro­ci­na­da por di­fe­ren­tes en­ti­da­des pri­va­das que con­tri­bu­yen a su sos­te­ni­mien­to, el Cen­tro de In­for­ma­ción y Do­cu­men­ta­ción de la Ca­sa del Car­na­val fue inau­gu­ra­do aten­dien­do a la ne­ce­si­dad de con­ser­va­ción de ca­da una de las me­mo­rias de la fes­ti­vi­dad. Al lu­gar pue­de ac­ce­der to­do el pú­bli­co in­tere­sa­do en rea­li­zar pro­ce­sos de investigación al­re­de­dor de la fies­ta.

LA SA­LA DEL CAR­NA­VAL EL­SA CA­RI­DI NA­CIÓ COMO UN ES­PA­CIO PA­RA DIS­FRU­TAR UNA EX­PE­RIEN­CIA DI­DÁC­TI­CA AL­RE­DE­DOR DE LA FES­TI­VI­DAD QUE CA­DA AÑO CON­GRE­GA A MI­LES DE PER­SO­NAS PA­RA PAR­TI­CI­PAR DE LA TRA­DI­CIÓN.

Hay un pe­da­ci­to de Car­na­val en ca­da rincón de es­te re­cin­to, se per­ci­be des­de el primer mo­men­to. Cuan­do el vi­si­tan­te in­gre­sa, el co­lor y la mú­si­ca se con­ju­gan pa­ra con­ta­giar­lo del am­bien­te de la fes­ti­vi­dad más im­por­tan­te del Ca­ri­be co­lom­biano.

Al mi­rar ha­cia arri­ba es po­si­ble apre­ciar la de­co­ra­ción del te­cho, con ban­de­ri­nes co­lo­ri­dos, como aque­llos que ador­na­ban las zo­nas de los ba­rrios po­pu­la­res de La Are­no­sa don­de se desa­rro­lla­ron las pri­me­ras ver­be­nas.

Nos en­con­tra­mos en la sa­la del Car­na­val El­sa Ca­ri­di, un es­pa­cio re­la­ti­va­men­te pe­que­ño, pe­ro que guar­da ca­da de­ta­lle pa­ra ex­pli­car­le a ba­rran­qui­lle­ros y fo­rá­neos, de for­ma di­dác­ti­ca e in­te­rac­ti­va, las ma­ni­fes­ta­cio­nes más re­pre­sen­ta­ti­vas de la tra­di­cio­nal fies­ta en Cu­rram­ba.

Aquí es Car­na­val los 365 días del año y, tra­vés de un re­co­rri­do por 5 eta­pas, los asis­ten­tes ten­drán la opor­tu­ni­dad de re­me­mo­rar el sen­ti­do de la tem­po­ra­da que se vi­ve por es­tos días.

La ru­ta arran­ca con la pre­sen­ta­ción de un vi­deo pe­da­gó­gi­co en el que se ex­pli­ca la his­to­ria del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla, como una fes­ti­vi­dad con iden­ti­dad pro­pia, con ras­gos que sur­gie­ron del re­sul­ta­do del mes­ti­za­je eu­ro­peo, in­dí­ge­na y afri­cano.

Se­gui­da­men­te, apa­re­ce una zo­na en la que el vi­si­tan­te pue­de ver­tir­se vir­tual­men­te con al­gu­nos de los atuen­dos re­pre­sen­ta­ti­vos de la fies­ta, en­tre ellos, el de Mo­no­cu­co, Ma­ri­mon­da y Ne­gri­ta Pu­loy y cum­biam­be­ros.

En la ter­ce­ra es­ta­ción del mu­seo es pre­sen­ta­do un co­lo­ri­do ca­mino de más­ca­ras car­na­va­le­ras. Ré­pli­cas de las mis­mas pue­den ser ad­qui­ri­das en la tien­da del Car­na­val, don­de son co­mer­cia­li­za­dos di­ver­sos pro­duc­tos tra­di­cio­na­les fa­bri­ca­dos por los ar­te­sa­nos del de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co.

La mú­si­ca, que jue­ga un pa­pel tras­cen­den­tal en el Car­na­val, es el cuar­to es­pa­cio in­ter­ac­ti­vo de la sa­la. En una me­sa sen­so­rial, los vi­si­tan­tes tie­nen la po­si­bi­li­dad de iden­ti­fi­car los dis­tin­tos rit­mos pre­sen­tes en la fes­ti­vi­dad del dios Mo­mo y los ins­tru­men­tos pa­ra in­ter­pre­tar­los.

Por úl­ti­mo, en ta­ble­ros di­gi­ta­les es­tá plas­ma­do un des­plie­gue de las di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes de la fies­ta po­pu­lar. El si­tio, que fun­cio­na des­de el 7 de abril de 2011, re­ci­be es­te nom­bre en ho­nor a uno de los miem­bros de la fa­mi­lia Ca­ri­di Mitrani, la mis­ma que do­nó, en los años 90, la ca­sa en la que hoy fun­cio­na la se­de de la Car­na­val de Ba­rran­qui­lla S.A. La edi­fi­ca­ción fue cons­trui­da en 1929 y con­ser­va los as­pec­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos de la épo­ca.

«La idea es que el vi­si­tan­te se apro­pie de to­da la in­for­ma­ción po­si­ble so­bre el Car­na­val y que la mul­ti­pli­que». ÁL­VA­RO RO­ME­RO CAM­PO Guía de la sa­la

Las más­ca­ras son ins­tru­men­tos de la iden­ti­dad cul­tu­ral car­na­va­le­ra. Es­tas fue­ron do­na­das por ar­te­sa­nos del Atlán­ti­co es­pe­cial­men­te pa­ra la sa­la. | Fo­tos Or­lan­do Ama­dor

QUÉ: área in­for­ma­ti­va del si­tio. OB­JE­TI­VO: brin­dar un es­pa­cio de investigación pro­fun­da so­bre el Car­na­val.

Arri­ba, tien­da del Car­na­val, pa­ra ad­qui­rir ele­men­tos car­na­va­le­ros. Abajo, zo­nas in­ter­ac­ti­vas de la Sa­la del Car­na­val.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.