VI­NI­LO

Vuel­ve a gi­rar

Si - - Hay Hobby - POR CA­TA­LI­NA RO­JANO OVA­LLOS

EL FOR­MA­TO DE GRA­BA­CIÓN MU­SI­CAL QUE EN LOS AÑOS 60, 70 Y 80 MAR­CÓ TEN­DEN­CIA, RE­GRE­SA A ES­CE­NA Y SU CON­SU­MI­DOR PRIN­CI­PAL ES EL PÚ­BLI­CO JO­VEN QUE APRE­CIA SU SO­NI­DO ‘IM­PER­FEC­TO’.

Cuan­do el dis­co de vi­ni­lo tu­vo su de­cli­ve a prin­ci­pios de la dé­ca­da de los 90, con la apa­ri­ción del CD (Dis­co Com­pac­to), to­do pa­re­cía in­di­car que las nue­vas tec­no­lo­gías lo des­pla­za­rían pa­ra siem­pre. Sin em­bar­go, el ace­ta­to — como tam­bién se le co­no­ce a es­te ar­tícu­lo— ha vuel­to al mer­ca­do y em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en mú­si­ca, como Bill­board, dan fe de ello.

Con el re­gre­so de es­te for­ma­to, cu­ya de­man­da se dis­pa­ró en 2013 en Es­ta­dos Uni­dos (don­de se ven­die­ron seis mi­llo­nes de uni­da­des) y Reino Uni­do, tam­bién re­apa­re­ce el to­ca­dis­cos, un sis­te­ma de re­pro­duc­ción de so­ni­do que se creía ex­tin­to y que es fun­da­men­tal a la ho­ra de es­cu­char un vi­ni­lo.

En una épo­ca que se ca­rac­te­ri­za por el au­ge de la tec­no­lo­gía di­gi­tal y en la que es co­mún des­car­gar mú­si­ca de for­ma gra­tui­ta en los por­ta­les de In­ter­net y en las apli­ca­cio­nes pa­ra te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, el he­cho de que for­ma­tos Una ten­den­cia cre­cien­te Es tan­ta la de­man­da que hay en el mer­ca­do de es­te for­ma­to de re­pro­duc­ción mu­si­cal que ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos como Ade­le, Lady Ga­ga y los Ar­ctic Mon­keys es­tán lan­zan­do sus tra­ba­jos dis­co­grá­fi­cos no so­lo en CD, sino tam­bién en vi­ni­lo. de re­pro­duc­ción so­no­ra como el vi­ni­lo y el to­ca­dis­cos es­tén co­bran­do vida nue­va­men­te pue­de con­si­de­rar­se ex­tra­or­di­na­rio.

Na­ta­lia An­drea Pé­rez Can­ti­llo, una ba­rran­qui­lle­ra de 16 años que se con­si­de­ra se­gui­do­ra del vi­ni­lo, afir­ma que su so­ni­do le gus­ta por­que es cá­li­do y fa­mi­liar.

“El CD se con­cen­tra en la per­fec­ción del so­ni­do, que ter­mi­na sien­do muy bri­llan­te y per­fec­to y se vuel­ve frío”, di­ce Na­ta­lia.

Se­gún la jo­ven, que tie­ne un to­ca­dis­cos por­ta­ble de la mar­ca el vi­ni­lo le ofre­ce una ex­pe­rien­cia más cer­ca­na con la mú­si­ca, por­que “es to­tal­men­te di­fe­ren­te a dar­le play a una can­ción des­de mi ce­lu­lar, pues de al­gu­na ma­ne­ra el vi­ni­lo trans­por­ta”.

En 2014, la ven­ta de vi­ni­los no so­lo se li­mi­tó a las re­edi­cio­nes de los clá­si­cos, sino que tam­bién abar­có el lan­za­mien­to de nue­vas pro­duc­cio­nes mu­si­ca­les. Lo que más sor­pren­de de es­ta ten­den­cia es que hoy la ma­yo­ría de sus se­gui­do­res son jó­ve­nes que quie­ren vi­vir la ex­pe­rien­cia de te­ner un so­ni­do más “tan­gi­ble”.

Es­tos dis­cos se con­si­guen en el mer­ca­do des­de los 22 has­ta los 35 dó­la­res ame­ri­ca­nos (equi­va­len­tes a 52 mil y 83 mil pe­sos co­lom­bia­nos, res­pec­ti­va­men­te). Su pre­cio va­ría de­pen­dien­do del ar­tis­ta y del vo­lu­men que se fa­bri­que, y su co­mer­cia­li­za­ción se rea­li­za a tra­vés de tien­das in­de­pen­dien­tes y es­pe­cia­li­za­das o por­ta­les de In­ter­net.

«El CD se con­cen­tra mu­cho en la per­fec­ción del so­ni­do que ter­mi­na sien­do bri­llan­te y frío» NA­TA­LIA AN­DREA PÉ­REZ Se­gui­do­ra del vi­ni­lo.

En la fe­ria car­na­va­le­ra de la 72, que fun­cio­na ha­bi­tual­men­te pa­ra es­tas fe­chas a las afue­ras del es­ta­dio Romelio Martínez, pue­den con­se­guir­se un sin­nú­me­ro de ac­ce­so­rios pa­ra que luz­ca su pin­ta car­na­va­le­ra: Re­vis­ta SÍ le pro­po­ne al­gu­nos ele­men­tos: 1. Som­bre­ro neón, $ 35.000 de­co­ra­do y $ 20.000 sin de­co­rar. 2. Crop top de len­te­jue­las, $20.000 3. Gua­ya­be­ra car­na­va­le­ra mas­cu­li­na $20.000, 4. Mo­ca­si­nes cum­biam­be­ros, $30.000 5. Mo­chi­las wa­yuu: $ 60.000., gran­des y $25.000, pe­que­ñas. 6. “Bo­tas” pa­ra el tra­go, $20.000 y $25.000. 7. To­ca­dos tra­di­cio­na­les, $7.000 y $8.000. 8. Jue­go de ac­ce­so­rios, $15.000. 9. Som­bre­ros vuel­tiaos, des­de $25.000. 10. Are­tes car­na­va­le­ros, $2.000 por par. 11. Mo­chi­las de al­go­dón, $200.000.

LOS CO­LO­RES VI­VOS QUE CO­MEN­ZA­RON A SER TEN­DEN­CIA A FI­NA­LES DE AÑO CON­TI­NÚAN EN FU­ROR PA­RA LA ÉPO­CA CAR­NA­VA­LE­RA. LOS ELE­MEN­TOS TRA­DI­CIO­NA­LES NO PA­SAN DE MO­DA.

QUÉ ES EL VI­NI­LO: tam­bién es lla­ma­do dis­co gra­mo­fó­ni­co, y es un for­ma­to de re­pro­duc­ción de so­ni­do que se ba­sa en la gra­ba­ción me­cá­ni­ca analó­gi­ca. To­mó ese nom­bre por­que los gru­pos po­li­vi­ní­li­cos son el ma­te­rial ha­bi­tual pa­ra su fa­bri­ca­ción. Es­te mo­derno ar

TEN­DEN­CIA: los co­lo­res neón con­tri­bu­yen a dar­le un to­que de ilu­mi­na­ción a los atuen­dos. Aun­que como con­sig­na el di­cho po­pu­lar, “en car­na­va­les to­do se va­le”, evi­te ex­ce­der­se en la in­cor­po­ra­ción de mu­chos ele­men­tos de es­tos to­nos a su pin­ta car­na­va­le­ra. |

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.