DOS DES­TI­NOS pa­ra el desen­gua­ya­be

LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SE­MA­NA

Si - - Hay Paseo - POR LI­NA OROZ­CO MONTESINO

Se aca­bó el Car­na­val de Ba­rran­qui­lla y mu­chos tu­vie­ron que re­gre­sar a las obli­ga­cio­nes dia­rias —tra­ba­jo, es­tu­dio o am­bas— to­da­vía con los es­tra­gos pro­pios de la tem­po­ra­da: can­san­cio, gua­ya­bo… Por ello, es­te fin de se­ma­na es una opor­tu­ni­dad pro­pi­cia pa­ra re­car­gar ener­gías y qué me­jor plan que el de dis­fru­tar del sol, la bri­sa y el mar que brin­dan di­fe­ren­tes des­ti­nos en el de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co, sin ir de­ma­sia­do le­jos y, des­de lue­go, sin gas­tar mu­cho di­ne­ro.

Una de las op­cio­nes pa­ra apro­ve­char los días de des­can­so es sa­lir con rum­bo al bal­nea­rio de San­ta Verónica, ju­ris­dic­ción del mu­ni­ci­pio de Juan de Acos­ta. Si así lo de­ci­de, pue­de to­mar la ca­rre­ra 46, sin des­viar, y se­guir di­rec­to por la ca­rre­te­ra que de la ca­pi­tal del Atlán­ti­co con- du­ce a la de Bo­lí­var. Los di­rec­cio­na­les de la vía le ayu­da­rán a guiar­se pa­ra que lle­gue con éxi­to a su des­tino. En el tra­yec­to pue­de to­par­se con el mu­ni­ci­pio de Puer­to Co­lom­bia, Pla­ya Men­do­za, el san­tua­rio de El Mo­rro y el pa­ra­dor tu­rís­ti­co Som­bre­ro Vuel­tiao.

Si le que­da más cer­ca des­de su lu­gar de par­ti­da, pue­de to­mar la ave­ni­da Cir­cun­va­lar, des­viar por la ca­rre­ra 46 y con­ti­nuar la ru­ta an­te­rior­men­te plan­tea­da.

La mo­vi­li­za­ción se fa­ci­li­ta si tie­ne un vehícu­lo par­ti­cu­lar o con­tra­ta­do, pe­ro igual­men­te hay dis­po­ni­bles bu­ses de trans­por­te in­ter­mu­ni­ci­pal.

Al lle­gar, las ca­ba­ñas pue­den ser al­qui­la­das du­ran­te va­rias ho­ras por una su­ma acor­da­da con los ca­se­te­ros, que va des­de los 8 mil pe­sos. No obs­tan­te, es más prác­ti­co que el cos­to de es­ta sea asu­mi­do por la com­pra de los al­muer­zos, cu­yos pre­cios van des­de los 15 mil pe­sos, so­bre to­do por­que se evi­ta la fa-

SAN­TA VERÓNICA Y PUER­TO VE­LE­RO SON AL­TER­NA­TI­VAS PRO­PUES­TAS POR RE­VIS­TA SÍ PA­RA QUE DIS­FRU­TE DE UN FIN DE SE­MA­NA PLA­CEN­TE­RO LUE­GO DEL CAN­SAN­CIO PRO­DU­CI­DO POR LAS FIES­TAS Y LOS EX­CE­SOS DEL CAR­NA­VAL.

ti­ga de lle­var co­mi­da des­de ca­sa.

Si lo que bus­ca es un plan más tran­qui­lo, an­tes de lle­gar a San­ta Verónica pue­de cam­biar la ru­ta con des­tino a Puer­to Ve­le­ro, don­de la bri­sa y el si­len­cio son los me­jo­res alia­dos pa­ra que go­ce de un día pla­cen­te­ro.

El lu­gar es un des­tino pre­di­lec­to pa­ra los aman­tes de los de­por­tes náu­ti­cos, te­nien­do en cuen­ta que, a di­fe­ren­cia de San­ta Verónica y otras pla­yas, es­ta po­see un ba­jo olea­je, por lo que se fa­ci­li­ta la es­ta­bi­li­dad de las em­bar­ca­cio­nes. Así mis­mo, con el agua tran­qui­la, pue­de rea­li­zar otras ac­ti­vi­da­des, como flo­tar o na­dar sin con­tra­tiem­pos.

En Puer­to Ve­le­ro, el al­qui­ler de las ca­ba­ñas fun­cio­na con un me­ca­nis­mo si­mi­lar que en el de San­ta Verónica, pe­ro con pre­cios un po­co su­pe­rio­res en pro­me­dio.

Sea cual sea el des­tino de su pre­fe­ren­cia, lo im­por­tan­te es que lo­gre el ob­je­ti­vo, co­men­zar la pró­xi­ma se­ma­na sin trau­ma­tis­mos y to­tal­men­te des­can­sa­do.

SER­VI­CIOS: En la Ma­ri­na Puer­to Ve­le­ro, ubi­ca­da en una zo­na del bal­nea­rio, los vi­si­tan­tes pue­den ac­ce­der, en­tre otros, al ser­vi­cio de alo­ja­mien­to en ca­ba­ñas en tie­rra o den­tro del agua; al res­tau­ran­te es­pe­cia­li­za­do en co­ci­na me­di­te­rrá­nea, del chef Fran­co B

En San­ta Verónica tam­bién pue­de aden­trar­se en el mar en pe­que­ñas em­bar­ca­cio­nes. Si le es po­si­ble, qué­de­se has­ta pa­sa­das las 4 de la tar­de pa­ra con­tem­plar her­mo­sos atar­de­ce­res. Las ha­ma­cas son la me­jor op­ción pa­ra re­la­jar­se y ha­cer una sies­ta des­pués del a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.