VI­VEN­CIAS

Si - - Hay Paseo - POR LI­NA OROZ­CO MONTESINO

Ca­da vez exis­ten más al­ter­na­ti­vas de lu­ga­res cer­ca­nos don­de los aman­tes de la na­tu­ra­le­za y la aven­tu­ra pue­den dis­fru­tar a ple­ni­tud. De he­cho, no es que apa­rez­can de la na­da, sino que, por así de­cir­lo, son ha­bi­li­ta­dos pa­ra la prác­ti­ca del eco­tu­ris­mo.

Va­rios ca­mi­nos con­du­cen a un ver­da­de­ro oa­sis ubi­ca­do en el mu­ni­ci­pio de Pio­jó, Atlán­ti­co. Sin em­bar­go, la ru­ta más prác­ti­ca, sa­lien­do des­de Ba­rran­qui­lla, es por la pro­lon­ga­ción de la ca­rre­ra 46 que co­mu­ni­ca con la Au­to­pis­ta al Mar. En el re­co­rri­do se de­jan atrás los mu­ni­ci­pios de Puer­to Co­lom­bia, Tu­ba­rá y el co­rre­gi­mien­to de San­ta Verónica ( ju­ris­dic­ción Juan de Acos­ta), has­ta lle­gar al des­tino: la Re­ser­va Fo­res­tal Pro­tec­to­ra El Palomar, si­tua­da a unos 4 ki­ló­me­tros del cas­co ur­bano de Pio­jó.

Con 772,29 hec­tá­reas de ex­ten­sión, es­te es uno de los epi­cen­tros de la bio­di­ver­si­dad en el de­par­ta­men­to, gra­cias a una am­plia ri­que­za de fau­na y flo­ra. El 46,3% de las es­pe­cies flo­rís­ti­cas son ár­bo­les, se­gui­do por un 21,1% co­rres­pon­dien­te a ar­bus­tos, 15,4% a hier­bas y 12,2% a lia­nas. El por­cen­ta­je res­tan­te es­tá re­pre­sen­ta­do por otras plan­tas como pal­mas y cac­tus.

Así mis­mo, 13 es­pe­cies de an­fi­bios, 22 de rep­ti­les, 117 de aves y 31 de ma­mí­fe­ros son las que has­ta el mo­men­to han si­do iden­ti­fi­ca­das en el eco­sis­te­ma de bos­que se­co tro­pi­cal de la zo­na.

Tan­to gru­pos de ani­ma­les como ve­ge­ta­les se en­cuen­tran ame­na­za­dos por el hom­bre de­bi­do, en­tre otros fac­to­res, a la de­fo­res­ta­ción y al trá­fi­co de es­pe­cies, al­gu­nas de ellas como las plan­tas de ca­rre­to, gua­ya­cán, lau­rel, cei­ba ro­ja y pal­ma ro­ja y amar­ga, así como la tor­tu­ga mo­rro­coy, el ti­tí ca­be­ci­blan­co y la gua­cha­ra­ca ca­ri­be­ña, ave en­dé­mi­ca del Ca­ri­be co­lom­biano.

Una se­ña­li­za­ción da la bien­ve­ni­da a los vi­si­tan­tes del si­tio. De los tres sen­de­ros tra­za­dos pa­ra tran­si­tar por el lu­gar, op­ta­mos por el pri­me­ro, el más ex­ten­so, con una dis­tan­cia de 3,88 ki­ló­me­tros de re­co­rri­do.

En es­te gru­po nos acom­pa­ña­ron y guia­ron va­rios bió­lo­gos de la Cor­po­ra­ción Au­tó­no­ma Re­gio­nal del Atlán­ti­co (CRA), en­ti­dad que ha es­ta­do al fren­te de la de­cla­ra­to­ria de la zo­na como área pro­te­gi­da y de es­tra­te­gias pa­ra su con­ser­va­ción. Joe Gar­cía, uno de ellos, re­co­mien­da que pa­ra el avis­ta­mien­to de ani­ma­les el ho­ra­rio ideal es an­tes de 7 de la ma­ña­na y o ha­cia las 4 de la tar­de.

Por su par­te, el guía de la re­ser­va, Eus­ta­quio Ri­ve­ra, co­no­ci­do como Flin­ton, ex­pli­ca que pa­ra re­co­rrer la zo­na es re­co­men­da­ble rea­li­zar la ca­mi­na­ta di­ri­gi­da, a la que pue­de ac­ce­der­se con un apor­te de 50 mil pe­sos por gru­po, pa­ra un tra­yec­to de unas 4 ho­ras ida y vuel­ta. Los in­tere­sa­dos pue­den con­tac­tar­lo al te­lé­fono: 310 834 6570.

Re­cuer­de lle­var ro­pa có­mo­da, go­rra, za­pa­tos ce­rra­dos, blo­quea­dor so­lar, pro­tec­tor pa­ra la­bios y lí­qui­do hi­dra­tan­te, como agua y be­bi­das ener­gi­zan­tes.

El equi­li­brio eco­ló­gi­co de la zo­na per­mi­te que el vi­si­tan­te pue­da sen­tir un agra­da­ble mi­cro­cli­ma y, de la mis­ma for­ma, res­pi­rar ai­re pu­ro.

En épo­cas de se­quía, el arro­yo Pa­me­me, que re­co­rre la zo­na, dis­mi­nu­ye su cau­ce.

El re­co­rri­do pue­de rea­li­zar­se en gru­pos de ami­gos o fa­mi­lia­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.