AR­TE Ba­llet clá­si­co, el

LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SE­MA­NA

Si - - Hay Hobby - POR LI­NA OROZ­CO MONTESINO

RE­PA­SE LOS BE­NE­FI­CIOS Y OTROS DE­TA­LLES DE ES­TA DIS­CI­PLI­NA QUE PUE­DE PRÁC­TI­CAR CUAL­QUIER PER­SO­NA, SIN DIS­TIN­CIÓN DE GÉ­NE­RO O EDAD. UNA EX­CE­LEN­TE OP­CIÓN PA­RA DI­VER­TIR­SE Y EJER­CI­TAR­SE.

Ele­gan­cia, dis­ci­pli­na y ar­te. En es­tos tres tér­mi­nos po­dría re­su­mir­se el va­lor in­trín­se­co del ba­llet clá­si­co, aun­que por sus múl­ti­ples be­ne­fi­cios las ex­pre­sio­nes po­drían que­dar cor­tas.

De acuer­do con Jor­ge Ar­ne­do, di­rec­tor de la aca­de­mia Ba­llet de Ba­rran­qui­lla, es­ta es ca­ta­lo­ga­da como una dis­ci­pli­na de al­to ren­di­mien­to, te­nien­do en cuen­ta to­das las ven­ta­jas que apor­ta a ni­vel ni­vel car­dio­vas­cu­lar y ce­re­bral.

“Con la ac­ti­vi­dad se con­tri­bu­ye al per­fec­cioa­mien­to de la pos­tu­ra, al me­jo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes es­pa­cio­tiem­po-mo­vi­mien­to, a la elas­ti­ci­dad, el for­ta­le­ci­mien­to la dis­ci­pli­na psi­co­mo­triz...”, enu­me­ra Ar­ne­do.

Así mis­mo —ex­pli­ca el ex­per­to—, des­de otro pun­to de vis­ta, la per­so­na tie­ne tie­ne la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar­se ar­tís­ti­ca­men­te y ex­pre­sar tus sen­ti­mien­tos a tra­vés del mo­vi­mien­to del cuer­po.

En es­te sen­ti­do, Ar­ne­do des­ta­ca la ri­que­za cor­po­ral y es­té­ti­ca, en sus pa­la­bras “inima­gi­na­ble”, con la que cuen­ta es­ta prác­ti­ca.

El di­rec­tor y crea­dor de una de las com­pa­ñías de ba­llet más an­ti­guas de Ba­rran­qui­lla es en­fá­ti­co al afir­mar que to­das las per­so­nas que deseen pue­den prac­ti­car la dis­ci­pli­na y la in­ten­si­dad ho­ra­ria es­tá de­fi­ni­da por la in­ten­ción del in­tere­sa­do. “Si quie­re bai­lar pro­fe­sio­nal­men­te se re­quie­re ob­via­men­te de más dis­ci­pli­na y de ma­yor tiem­po pa­ra de­di­car­le”, pun­tua­li­za.

Y agre­ga: “la pre­pa­ra­ción fí­si­ca, la es­ta­tu­ra y la ma­sa mus­cu­lar jue­gan un pa­pel muy im­por­tan­te, pe­ro no quie­re de­cir que si yo no ten­go el cuer­po de un ru­so no voy a po­der ha­cer ba­llet”.

Pa­ra Ma­ría Pau­la Gutiérrez, bai­la­ri­na des­de los 4 años, una de las ma­yo­res ga­nan­cias a tra­vés de la prác­ti­ca es la ad­qui­si­ción de ma­yor res­pon­sa­bi­li- dad y el ofre­ci­mien­to de es­pa­cios de es­par­ci­mien­to.

Por su par­te, Va­le­ria So­fía Gómez, des­ta­ca la crea­ción de nuevos gru­pos de ami­gas y el apren­di­za­je de ex­pre­sio­nes de una nue­va len­gua: el fran­cés.

Las ado­les­cen­tes co­men­tan que con la pre­sen­ta­ción de la obra Don Qui­jo­te han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de via­jar a di­fe­ren­tes ciu­da­des del país, como Bo­go­tá, Car­ta­ge­na y Va­lle­du­par.

«To­da per­so­na tie­ne la opor­tu­ni­dad de vi­vir su ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te a tra­vés del ba­llet clá­si­co». JOR­GE AR­NE­DO Di­rec­tor del Ba­llet de Ba­rran­qui­lla

La sa­ga de seis li­bros que se con­vir­tie­ron en bes­tse­ller de la li­te­ra­tu­ra ju­ve­nil, Vam­pi­re Aca­demy, han lo­gra­do ven­der 8 mi­llo­nes de co­pias al­re­de­dor del pla­ne­ta. Su au­to­ra, Ri­che­lle Mead, de 38 años y na­ci­da en Mí­chi­gan, Es­ta­dos Uni­dos, es hoy en día una au­to­ra de cul­to pa­ra los jó­ve­nes que si­guen, so­bre to­do, las his­to­rias de vam­pi­ros apues­tos que se de­ba­ten en­tre el amor y sus ins­tin­tos vo­ra­ces.

Pro­me­sa de san­gre es el cuar­to li­bro de la sa­ga y fue pu­bli­ca­do en 2009.

Lo pre­ce­den: Vam­pi­re Aca­demy, Frost­bi­te y Ben­de­ci­da por la som­bra. Des­pués de Pro­me­sa de san­gre si­guen Spi­rit Bound y Last Sa­cri­fi­ce. En ge­ne­ral, la sa­ga cuen­ta la his­to­ria de la ado­les­cen­te Ro­se Hat­ha­way, que es en­tre­na­da pa­ra ser la guar­dia­na y de­fen­so­ra de los mo­roi (vam­pi­ros que pue­den mo­rir) an­te las atro­ci­da­des de los stri­goi (los vam­pi­ros su­pues­ta­men­te ma­los).

SI­NOP­SIS. La vida de Ro­se ya nun­ca se­rá igual. El re­cien­te ata­que Stri­goi a la Aca­de­mia St. Vla­di­mir ha de­vas­ta­do el mun­do Mo­roi. Mu­chos han muer­to, otros han si­do se­cues­tra­dos, en­tre ellos: Di­mi­tri Be­li­kov, su gran amor.

«Ro­se ten­drá que ele­gir en­tre man­te­ner su vo­to de pro­te­ger a su me­jor ami­ga o bus­car a su ama­do».

Pa­ra al­can­zar un buen ni­vel en es­ta prác­ti­ca, una per­so­na de­be de­di­car unos 5 años a la prác­ti­ca de es­ta dis­ci­pli­na mi­le­na­ria. | Or­lan­do Ama­dor

Zapatillas Las zapatillas li­ge­ras con­fec­cio­na­das en cue­ro o lo­na sua­ve, con sue­las fi­nas y fle­xi­bles. Leo­tar­dos y ma­llas Son pren­das ajus­ta­das de una so­la pie­za, he­chos con un ma­te­rial elás­ti­co que cu­bre el cuer­po. Tu­tú (op­cio­nal) Como un com­ple­men­to del

AL­TER­NA­TI­VA: A Ba­llet de Ba­rran­qui­lla pue­den in­gre­sar ni­ñas y ni­ños des­de los 2 años, que en­tran a un pro­gra­ma de baby ba­llet; en­tre los 3 y los 6 años in­gre­san a pre­ba­llet y a par­tir de los 7 años, for­ma par­te del pro­gra­ma de ba­llet, que se desa­rro­lla en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.