CU­CAM­BA

Un en­can­to na­tu­ral lla­ma­do

Si - - Hay Paseo - POR LI­NA OROZ­CO MONTESINO

El cru­jir de las ho­jas se­cas dis­tri­bui­das a lo lar­go del ca­mino —con­se­cuen­cia del in­ten­so ve­rano— se acom­pa­ñan del can­to de los pá­ja­ros y de otras es­pe­cies que ad­vier­ten la pre­sen­cia de ‘in­tru­sos’. Son es­tos los so­ni­dos cons­tan­tes en el tra­yec­to a pie de unos dos ki­ló­me­tros, que em­pe­zó ha­cia las 9 de la ma­ña­na con cin­co “ex­plo­ra­do­res”.

Es­te mis­mo re­co­rri­do pue­den ha­cer­lo

CON­TEM­PLE LAS MA­RA­VI­LLAS DEL ECO­SIS­TE­MA DE ES­TA ZO­NA PO­BLA­DA POR DES­CEN­DIEN­TES MOKANÁS. PO­ZOS DE AGUAS CRIS­TA­LI­NAS Y CIEN­TOS DE ES­PE­CIES DE FAU­NA Y FLO­RA SON EL PRIN­CI­PAL ATRAC­TI­VO PA­RA LOS AMAN­TES DEL TU­RIS­MO ECO­LÓ­GI­CO.

aque­llos aman­tes de la na­tu­ra­le­za, pa­ra quie­nes Cu­cam­ba, ju­ris­dic­ción del mu­ni­ci­pio de Tu­ba­rá, se su­ma a la lis­ta de es­ce­na­rios dis­po­ni­bles pa­ra la in­ter­ac­ción con la flo­ra y la fau­na sil­ves­tre en el de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co, “ca­tá­lo­go” del que tam­bién ha­cen par­te la re­ser­va na­tu­ral El Palomar, en Pio­jó, y Lu­ri­za, en Usia­cu­rí.

Pa­ra ini­ciar la ca­mi­na­ta, de­be tran­si­tar, des­de Ba­rran­qui­lla, al­re­de­dor de 20 ki­ló­me­tros por la Vía al Mar, —ya sea en un bus in­ter­mu­ni­ci­pal o en vehícu­lo par­ti­cu­lar— has­ta lle­gar a la en­tra­da a la ve­re­da Ba­jo Os­tión, que es­tá se­ña­li­za­da en la ca­rre­te­ra. Si va en un ca­rro ade­cua­do, es­te pue­de in­ter­nar­lo al­re­de­dor de un ki­ló­me­tro tro­cha aden­tro.

Efraín Vás­quez, ex­go­ber­na­dor in­dí­ge­na y uno de los po­bla­do­res de la zo­na, se­rá quien lo guia­rá en el re­co­rri­do, que pue­de ha­cer en gru­pos de ami­gos, fa­mi­lia­res o com­pa­ñe­ros de es­tu­dio.

La ru­ta de sen­de­ris­mo si­gue el cau­ce del arro­yo Cu­cam­ba, que por es­tos días es­tá ca­si se­co de­bi­do al in­ten­so Fe­nó­meno del Ni­ño.

Aun así, se des­cu­bre un oa­sis al fi­nal del tra­yec­to: un po­zo de aguas cris­ta­li­nas, que an­te­rior­men­te ser­vía como úni­ca fuen­te del pre­cia­do lí­qui­do, com­ple­men­ta el pai­sa­je ma­jes­tuo­so del lu­gar. En épo­ca de llu­vias, co­men­ta Efraín, el agua bro­ta en­tre las raí­ces de los ár­bo­les, for­man­do pe­que­ñas cas­ca­das. En di­cha tem­po­ra­da, el po­zo al­can­za una pro­fun­di­dad de unos dos me­tros.

A lo al­to, se di­vi­sa una me­se­ta, que si­glos atrás fue un ce­men­te­rio Mo­ka­ná y don­de hoy re­si­den va­rias fa­mi­lias des­cen­dien­tes de es­te gru­po in­dí­ge­na.

En épo­ca de llu­vias, es­te po­zo de agua dul­ce pue­de al­can­zar has­ta dos me­tros de pro­fun­di­dad. | Fo­tos Or­lan­do Ama­dor

Es­ta la­gar­ti­ja, co­no­ci­da en la zo­na como loba li­sa, se pue­den en­con­trar en to­na­li­da­des azu­les, ama­ri­llas y ne­gras.

Al lle­gar al po­zo más gran­de del arro­yo Cu­cam­ba, pue­de sen­tar­se a con­tem­plar la na­tu­ra­le­za o re­fres­car­se con su agua dul­ce.

El tra­yec­to de unos dos ki­ló­me­tros se rea­li­za en una ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.