VIO­LÍN

Re­la­ja­ción y con­cen­tra­ción en el

Si - - Hay Hobby - POR IN­GUEL DE LA ROSA VEN­CE

El vio­lín es un ins­tru­men­to an­ti­guo que sue­le re­la­cio­nar­se di­rec­ta­men­te con la mú­si­ca clá­si­ca; sin em­bar­go, él es tan ver­sá­til que pue­de ser em­plea­do pa­ra in­ter­pre­tar cual­quier gé­ne­ro. De es­to da fe el mú­si­co De­lio Pé­rez, un sin­ce­le­jano, de 21 años, que se cree ca­paz de to­car has­ta un po­rro con su vio­lín.

“Es­te es el prin­ci­pal ins­tru­men­to de la fa­mi­lia de las cuer­das fro­ta­das y pre­sen­ta re­gis­tros agu­dos”, di­ce.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, el vio­lín cons­ta de una ca­ja de re­so­nan­cia, un dia­pa­són, cla­vi­jas, puen­te y cua­tro cuer­das.

Iden­ti­fi­car las par­tes del vio­lín es tan im­por­tan­te como te­ner cla­ro la dis­tri­bu­ción del ar­co —pun­ta, me­dio y ta­lón—, ya que es­to per­mi­ti­rá “to­car muy bien, man­te­ner un so­ni­do equi­li­bra­do”, afir­ma el jo­ven, pro­fe­sor del Cen­tro Mu­si­cal Ba­tu­ta, en Uninorte.

“En el apren­di­za­je, la téc­ni­ca del ar­co es una de las más com­pli­ca­das, por­que el mo­vi­mien­to de la mano de­re­cha es lo que ayu­da­rá a te­ner un so­ni­do pro­yec­ta­do”, ex­pli­ca, como maes­tro pro­vi­sio­nal en la Aca­de­mia de Ar­tes Con­chi­ta Sal­ce­do e ins­truc­tor per­so­na­li­za­do.

En sus 13 años ha­cien­do mú­si­ca, seis de ellos de­di­ca­dos al vio­lín, De­lio de­cu­brió que “el so­lo he­cho de lo­grar una me­lo­día sin po­ner los de­dos (de la mano iz­quier­da) en las cuer­das im­pli­ca un buen tra­ba­jo de la mano de­re­cha”.

RE­LA­JA­CIÓN COR­PO­RAL. “Nor­mal­men­te, es muy com­pli­ca­do ser cons­cien­te de los mo­vi­mien­tos que ha­ce tu cuer­po. An­da­mos y nos sen­ta­mos, pe­ro no pen­sa­mos qué múscu­los es­ta­mos uti­li­zan­do o es­tán ten­sio­na­dos en ese mo­men­to”, di­ce el mú­si­co, pa­ra lla­mar la aten­ción en la im­por­tan­cia de pen­sar ca­da ac­ción y ca­da pos­tu­ra an­tes de in­ter­pre­tar el vio­lín.

“Por ejem­plo, de pie o sen­ta­dos,

siem­pre es im­por­tan­te man­te­ner la es­pal­da rec­ta”, ex­pli­ca. Tam­bién hay que es­tar muy re­la­ja­dos, na­da de ten­sión en bra­zos, hom­bros, es­pal­da ni pier­nas pa­ra lo­grar un buen so­ni­do.

Ba­sa­do en al­gu­nos es­tu­dio­sos, di­ce que “el es­ta­do de la mano de­re­cha mos­tra­rá los re­sul­ta­dos de la iz­quier­da”.

En es­te pun­to, apro­ve­cha pa­ra acla­rar que, in­clu­si­ve, “los zur­dos de­ben to­car aga­rran­do el ar­co con la de­re­cha”.

Es bien sa­bi­do que los ni­ños apren­den más rá­pi­do, por­que sue­len ser más re­cep­ti­vos. No obs­tan­te, des­de su ex­pe­rien­cia como ins­truc­tor, De­lio afir­ma que “un adul­to tam­bién es­tá en la ca­pa­ci­dad de re­ci­bir muy rá­pi­do”, ade­más que “pue­de ser más dis­ci­pli­na­do en el apren­di­za­je”. Su in­vi­ta­ción es a apren­der es­te ins­tru­men­to que bien pue­de “re­em­pla­zar la voz de una per­so­na”.

«El mo­vi­mien­to de la mano de­re­cha es lo que per­mi­ti­rá te­ner un so­ni­do ver­da­de­ra­men­te pro­yec­ta­do». MEN­TO­NE­RA: es­te ac­ce­so­rio, como su nom­bre lo in­di­ca, sir­ve pa­ra apo­yar el men­tón du­ran­te la in­ter­pre­ta­ción.

La afi­ción de Ye­sid To­rres To­rres por los có­mics co­men­zó cuan­do te­nía es­ca­sos 5 años. “Re­cuer­do que en ese en­ton­ces ha­bía pu­bli­ca­cio­nes de pren­sa lo­cal en las que sa­lían ti­ri­llas có­mi­cas con su­per­hé­roes”, re­la­ta.

Aun­que no re­em­pla­zó los jue­gos de in­fan­cia tra­di­cio­na­les, como el es­con­di­te y la bo­la e’ tra­po, leer las his­to­rie­tas que re­cor­ta­ba de los pe­rió­di­cos era una for­ma de en­tre­te­ni­mien­to que guar­da­ba pa­ra sí como un te­so­ro, el mis­mo por el que iba ar­man­do una colección de re­ta­zos de las his­to­rias que se­guía. Tam­bién, co­men­ta, le en­can­ta­ba ver en te­le­vi­sión las ca­ri­ca­tu­ras de la Li­ga de la Jus­ti­cia, los sá­ba­dos por la ma­ña­na.

Ye­sid cul­ti­vó su pa­sión por las aven­tu­ras de­trás de los có­mics, en es­pe­cial de los nor­te­ame­ri­ca­nos, y hoy, a sus 33 años, es uno de los cien­tos de fa­ná­ti­cos en Ba­rran­qui­lla que, des­de su anun­cio en 2012, es­tu­vie­ron es­pe­ran­do an­sio­sos a Los Ven­ga­do­res: la era de Ul­trón, la se­gun­da en­tre­ga de la adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de las his­to­rie­tas de la com­pa­ñía Mar­vel, que se es­tre­nó ayer en las sa­las de ci­ne na­cio­na­les.

En es­ta opor­tu­ni­dad, se­gún la his­to­ria del fil­me, el des­tino del pla­ne­ta es­tá en jue­go lue­go de la apa­ri­ción del vi­llano Ul­trón. Al mis­mo tiem­po, Tony Stark bus­ca reac­ti­var un pro­gra­ma caí­do cu­yo ob­je­ti­vo es man­te­ner la paz pe­ro, al sa­lir­se la si­tua­ción de con­trol, Iron Man, Ca­pi­tán Amé­ri­ca, Thor, Hulk, Viu­da Ne­gra y Ojo de Hal­cón, se unen pa­ra sal­var la tie­rra. El sue­ño de Ye­sid, en el que co­men­zó a tra­ba­jar des­de ha­ce 5 años, se con­vir­tió en reali­dad el 3 de ju­nio de 2014. Ese día, abrió su pro­pia tien­da de có­mics, que ad­mi­nis­tra su es­po­sa, y es­tá pró­xi­mo a inau­gu­rar la se­gun­da su­cur­sal en Ba­rran­qui­lla. Ma­ña­na sá­ba­do, 2 de ma­yo, rea­li­za­rá en su lo­cal el primer Free co­mic book day en la ciu­dad, en el que ob­se­quia­rá una ti­ra có­mi­ca a ca­da vi­si­tan­te del es­ta­ble­ci­mien­to co­mer­cial. Es­te even­to se rea­li­za anual­men­te, el primer sá­ba­do del mes de ma­yo, en cien­tos de paí­ses al­re­de­dor del mun­do.

Des­de el pun­to de vis­ta de Ye­sid, lo más im­por­tan­te de es­ta pe­lí­cu­la, en com­pa­ra­ción con la an­te­rior, es la evi­den­cia de que los pro­duc­to­res ya le es­tán dan­do un gi­ro a los re­la­tos de la sa­ga, con el fin de atraer a esos “co­mi­que­ros” y que bus­can en­con­trar en las cin­tas ma­yo­res ras­gos de la ver­sión ori­gi­nal.

Ana Isabel Al­fa­ro, una de las lí­de­res del Club del Có­mic que fun­cio­na en el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Ba­rran­qui­lla (Mamb), coin­ci­de en que, aun­que los fil­mes no se ci­ñan a la tra­ma ori­gi­nal, la la­bor de los guio­nis­tas ha si­do acer­ta­da por­que han cap­ta­do la esen­cia. “Se tra­tan de dos for­mas di­fe­ren­tes de con­tar una his­to­ria, por eso no se pue­de es­pe­rar que sean igua­les”, apun­ta la jo­ven, que co­men­zó su fi­lia­ción con las ti­ras có­mi­cas gra­cias al per­so­na­je de Ma­fal­da, del ar­tis­ta ar­gen­tino Quino.

Por su par­te, Cristian Ma­de­ra, que tam­bién li­de­ra el Club en el Mamb, se­ña­la que “es­ta se­gun­da par­te es una nue­va ba­se pa­ra lo que de­pa­ra el uni­ver­so ci­ne­ma­to­grá­fi­co de Mar­vel en ade­lan­te”, ha­cien­do re­fe­ren­cia a las se­cue­las de la cin­ta, en­tre ellas, In­fi­nity war par­te 1, que ya ha si­do anun­cia­da pa­ra el 2018.

Con res­pec­to a los ac­to­res es­co­gi­dos, Cristian apun­ta que “Robert Dow­ney Jr. es lo me­jor que le ha po­di­do pa­sar a Mar­vel en el ci­ne”.

“Lo que nos es­tá mos­tran­do la ci­ne­ma­to­gra­fía es lo que siem­pre so­ña­mos, ver ca­rac­te­ri­za­dos a nues­tros su­per­hé­roes fa­vo­ri­tos en per­so­nas reales, de car­ne y hue­so”, agre­ga Ye­sid.

«Las pe­lí­cu­las son

ba­sa­das en los có­mics, pe­ro no es­tán re­fle­ja­das a su ima­gen y se­me­jan­za».

YE­SID TO­RRES Fa­ná­ti­co de las his­to­rie­tas

EL AR­CO: es­tá com­pues­to por un jue­go de cer­das, he­chas con fi­bra de la crin de ca­ba­llo, y un tor­ni­llo que las ten­sio­na y las aflo­ja. En el mo­men­to de to­car el ins­tru­men­to, las cer­das de­ben es­tar ten­sio­na­das pa­ra pro­du­cir un buen so­ni­do. Al guar­dar­lo de­ben

AU­GE DE LOS CÓ­MICS: De acuer­do con Ye­sid To­rres, quien ade­más es pro­pie­ta­rio de una tien­da de có­mics es­pe­cia­li­za­da en his­to­rias con se­llo es­ta­dou­ni­den­ses (com­pa­ñías de Mar­vel y DC), así como las ti­ras có­mi­cas han fa­ci­li­ta­do la crea­ción de pe­lí­cu­las, el ci

Ana Isabel Al­fa­ro.

Ye­sid To­rres.

Mark Ruf­fa­lo per­so­ni­fi­ca a Hulk. CUÁN­DO: ma­ña­na, 2 de ma­yo. HO­RA: de 2 a 5 de la tar­de. DÓN­DE: YD Có­mic Sto­re. DI­REC­CIÓN: ca­lle 34 # 40-40, lo­cal 224. Scar­lett Johans­son, como la Viu­da Ne­gra. Ch­ris Evans, en el pa­pel de Ca­pi­tán Amé­ri­ca. Je­remy Ren­ner l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.