VI­VEN­CIAS

Si - - Hay Hobby - POR IN­GUEL JU­LIETH DE LA ROSA VEN­CE

Con so­lo cin­co mi­nu­tos de ins­truc­ción y un par de vuel­tas de prue­ba us­ted pue­de es­tar ca­pa­ci­ta­do pa­ra na­ve­gar por una ho­ra o más a bor­do de una mo­to acuá­ti­ca.

Pa­ra el desa­rro­llo y buen tér­mino de la ac­ti­vi­dad, las en­ti­da­des que ofre­cen el ser­vi­cio de­ben par­tir de la se­gu­ri­dad de los in­di­vi­duos. Por tan­to, en el área es­pe­cí­fi­ca de la Ma­ri­na Puer­to Ve­le­ro, por ejem­plo, so­lo es per­mi­ti­da la prác­ti­ca a per­so­nas ma­yo­res de 18 años.

“Si son ma­yo­res de 16 años tam­bién los de­ja­mos su­bir a la mo­to, siem­pre y cuan­do es­tén sus pa­dres o un adul­to res­pon­sa­ble que fir­me la au­to­ri­za­ción”, di­ce Javier Júl­vez, ase­sor de la Ma­ri­na, ubi­ca­da en Tu­ba­rá, Atlán­ti­co.

Júl­vez agre­ga que en el mo­men­to de so­li­ci­tar el ser­vi­cio “de­ben por­tar la do­cu­men­ta­ción”. “Ade­más nos ase­gu­ra­mos de que no es­té em­bria­ga­do ni ba­jo el efec­to de las dro­gas”, apun­ta.

Las mo­tos es­tán equi­pa­das con ins­tru­men­tos de se­gu­ri­dad. Por ejem­plo, tie­nen in­cor­po­ra­do un dis­po­si­ti­vo que apa­ga la mo­to en ca­so de que la per­so­na se cai­ga al agua ac­ci­den­tal­men­te.

“Tam­bién te­ne­mos un se­gu­ro en tie­rra con el que pa­ra­li­za­mos la mo­to en ca­so de que no­te­mos al­gu­na irre­gu­la­ri­dad du­ran­te el re­co­rri­do”, aña­de.

Un ejem­plo de las irre­gu­la­ri­da­des a las que Júl­vez se re­fie­re es que las per­so­nas con­duz­can a me­nos de 50 me­tros de la pla­ya, don­de pue­den ha­cer­les da­ño a los ba­ñis­tas.

Las mo­tos tam­bién es­tán equi­pa­das con una ra­dio de VHF, que co­mu­ni­ca al con­duc­tor con el ser­vi­cio de guar­da­cos­tas y con el equi­po de la Ma­ri­na.

“Si caen, de in­me­dia­to pue­den pe­dir au­xi­lio con es­te apa­ra­to, que flo­ta y es re­sis­ten­te al agua”, ga­ran­ti­za Júl­vez.

La ve­lo­ci­dad tam­bién es con­tro­la­da por los pres­ta­do­res del ser­vi­cio de mo­tos náu­ti­cas. Si bien la ra­pi­dez de ca­da una de­pen­de de su ca­ba­lla­je, es­tos vehícu­los so­lo pue­den an­dar, má­xi­mo, a 60 ki­ló­me­tros por ho­ra.

Si es pri­me­ra vez que va a bor­do de una mo­to de es­tas y no se sien­te lo su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­do pa­ra con­du­cir so­lo, cuen­ta con el acom­pa­ña­mien­to de un ins­truc­tor du­ran­te unos mi­nu­tos has­ta sen­tir­se en con­fian­za.

Un as­pec­to po­si­ti­vo en áreas como Puer­to Ve­le­ro es que por tra­tar­se de una bahía no hay olea­je y la na­ve­ga­ción es más tran­qui­la y se­gu­ra.

No obs­tan­te, por se­gu­ri­dad, en zo­nas con olea­je es me­jor no con­du­cir mo­to acuá­ti­ca cuan­do las olas su­pe­ran el me­dio me­tro de al­tu­ra. Tam­po­co es re­co­men­da­ble cuan­do hay llu­via.

Ele­men­tos pa­ra una ex­pe­rien­cia se­gu­ra

Pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de quie­nes prac­ti­quen es­ta ac­ti­vi­dad de­por­ti­va, ca­da mo­to náu­ti­ca vie­ne equi­pa­da con ins­tru­men­tos tec­no­ló­gi­cos que per­mi­ten la co­mu­ni­ca­ción en­tre el con­duc­tor y los guar­da­cos­tas, como el ra­dio VHF, re­sis­ten­te al agua. Tam­bién hay un con­trol en tie­rra que pue­de apa­gar la mo­to en ca­so de pre­sen­tar­se una irre­gu­la­ri­dad. Así mis­mo, en Puer­to Ve­le­ro hay una zo­na ha­bi­li­ta­da pa­ra la en­tra­da y sa­li­da de las mo­tos, con el fin de evi­tar ac­ci­den­tes y ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los ba­ñis­tas. Al en­trar y sa­lir del mar, la ve­lo­ci­dad no de­be su­pe­rar los 3 nu­dos, que equi­va­len a 5 ki­ló­me­tros por ho­ra.

En la Ma­ri­na us­ted pue­de prac­ti­car es­te de­por­te náu­ti­co to­dos los días. El ho­ra­rio per­mi­ti­do va des­de las 8 de la ma­ña­na has­ta las 5 de la tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.