San­tua­rio MO­JA­NA,

DE QUÉ: vir­gen de Nues­tra Se­ño­ra de Lour­des. La un te­so­ro na­tu­ral

Si - - Hay Paseo - POR LI­NA OROZ­CO MONTESINO

Ju­lio Mer­ca­do Ro­ca, po­bla­dor de la zo­na, re­la­ta que en la Cue­va de La Mo­ja­na co­lo­ca­ron una ima­gen de Nues­tra Se­ño­ra de Lour­des en ho­nor a la apa­ri­ción que es­ta tu­vo en una la­ja. An­te­rior­men­te, los fe­li­gre­ses ha­cían pe­re­gri­na­cio­nes pe­rió­di­cas al lu­gar.

UBI­CA­DA EN EL CO­RRE­GI­MIEN­TO DE ARRO­YO DE PIE­DRA, EN LU­RUA­CO, AL­RE­DE­DOR DE ES­TA CUE­VA SUR­GIÓ UNA LE­YEN­DA QUE SE HA TRANS­MI­TI­DO DE GE­NE­RA­CIÓN EN GE­NE­RA­CIÓN. LA GRUTA ES HÁ­BI­TAT DE MUR­CIÉ­LA­GOS.

Unos 67 ki­ló­me­tros y cer­ca de ho­ra y me­dia en trans­por­te te­rres­tre, des­de la sa­li­da de la ciu­dad, se­pa­ran a Ba­rran­qui­lla de Arro­yo de Pie­dra. Qui­zá el ma­yor atrac­ti­vo de es­te co­rre­gi­mien­to, ju­ris­dic­ción del mu­ni­ci­pio de Lu­rua­co, es la Cue­va de La Mo­ja­na, una gruta ha­bi­ta­da por mur­cié­la­gos y una her­mo­sa cria­tu­ra en­can­ta­da, se­gún na­rran los po­bla­do­res de la zo­na.

“La le­yen­da de La Mo­ja­na a mí me la re­fi­rie­ron mis abue­los, pues es­ta his­to­ria se ha trans­mi­ti­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Lo que di­cen las per­so­nas ma­yo­res es que se tra­ta­ba de una mu­jer bella, que te­nía una ca­be­lle­ra lar­ga y car­ga­ba una pei­ne­ta de oro en la mano. Su in­ten­ción siem­pre era atraer a los jó­ve­nes, pe­ro cuan­do ellos se acer­ca­ban, los eva­día y des­apa­re­cía por en­tre las pie­dras”, co­men­ta Ju­lio Mer­ca­do Ro­ca, de 70 años, na­ti­vo del co­rre­gi­mien­to.

Pa­ra en­con­trar el si­tio, de­be en­trar al cas­co ur­bano de Arro­yo de Pie­dra, cu­ya prin­ci­pal ac­ti­vi­dad es la ex­trac­ción de pie­dra ca­li­za y are­na uti­li­za­das en el área de la cons­truc­ción.

El pun­to de re­fe­ren­cia en el co­rre­gi­mien­to es la pa­rro­quia San­ta Lu­cía, que en fe­bre­ro fue no­ti­cia por un in­cen­dio que aca­bó con gran par­te de su es­truc­tu­ra y que, por cier­to, aún no ha si­do re­pa­ra­da.

Des­de la pla­za prin­ci­pal de la igle­sia, un par de se­ña­li­za­cio­nes le in­di­ca­rá el re­co­rri­do has­ta el des­tino fi­nal. Allí ten­drá que atra­ve­sar un im­pro­vi­sa­do puen­te de ta­blas que lo con­du­ci­rá por el sen­de­ro ha­cia el lu­gar, a po­cos me­tros.

Aun­que, de acuer­do con Edie Al­ta­mar, otro de los lu­ga­re­ños, po­co que­da de aque­lla Cue­va de La Mo­ja­na en la que pro­pios y fo­rá­neos go­za­ban con un ma­nan­tial de nacimientos de agua, la zo­na con­ti­núa sien­do fre­cuen­ta­da por vi­si­tan­tes que desean co­no­cer es­te te­rru­ño del de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co con un sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co y cul­tu­ral.

“An­te­rior­men­te ma­na­ba agua de en­tre las raí­ces de los ár­bo­les que for­ma­ba un po­zo don­de la gen­te se ba­ña­ba. Un cho­rro caía so­bre la pie­dra más gran­de, ese era un es­pec­tácu­lo ma­jes­tuo­so. Pe­ro la mano del hom­bre se­có los hu­me- dales, por las que­mas y la de­fo­res­ta­ción, y ha­ce unos diez años que no bro­ta el lí­qui­do”, ex­pli­ca Al­ta­mar.

La cue­va tam­bién es un des­tino pre­di­lec­to pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za, así como pa­ra quie­nes dis­fru­tan de las ac­ti­vi­da­des ex­tre­mas al ai­re li­bre como el mon­ta­ñis­mo.

«El lu­gar con­ti­núa sien­do fre­cuen­ta­do por vi­si­tan­tes y por aman­tes de ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre». EDIE AL­TA­MAR Po­bla­dor de la zo­na.

Los aven­tu­re­ros pue­den en­trar por la aber­tu­ra de la cue­va y su­bir a la par­te al­ta, des­de don­de pue­den dis­fru­tar de una fan­tás­ti­ca vis­ta. | Fo­tos Or­lan­do Ama­dor

Los ac­ci­den­tes geo­grá­fi­cos de la zo­na son idea­les pa­ra la prác­ti­ca de de­por­tes ex­tre­mos.

An­te­rior­men­te bro­ta­ba agua de en­tre las raí­ces de los ár­bo­les.

Pa­ra fa­ci­li­tar su lle­ga­da, el ca­mino a la cue­va se en­cuen­tra se­ña­li­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.