VI­VEN­CIAS

Si - - Hay Paseo - POR LI­NA OROZ­CO MONTESINO

El mo­ti­vo pa­ra ellos fue la ce­le­bra­ción del cum­plea­ños nú­me­ro 31 de Ka­relys San­do­val. Pa­ra otros pue­de ser una des­pe­di­da de sol­te­ro, una rum­ba al­ter­na­ti­va o sim­ple­men­te pa­sar un día agra­da­ble con los ami­gos o fa­mi­lia­res. Lo cier­to es que es­te pa­ra­di­sía­co des­tino se im­po­ne ca­da vez más den­tro de la ofer­ta de is­las que va­le la pe­na vi­si­tar en el de­par­ta­men­to de Bo­lí­var.

Se tra­ta de Cho­lón, ubi­ca­da den­tro de la re­ser­va na­tu­ral del Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral Co­ra­les del Ro­sa­rio y San Ber­nar­do. El lu­gar se ha con­ver­ti­do en un des­tino ‘obli­ga­do’ pa­ra aman­tes de la aven­tu­ra.

La sa­li­da fue des­de el Mue­lle Na­vas, ubi­ca­do en el sec­tor de Bo­ca­gran­de, en Car­ta­ge­na. El ‘com­bo’ lle­gó al si­tio de en­cuen­tro pro­ve­nien­te de la Ba­rran­qui­lla. El pa­seo era una sor­pre­sa pa­ra Ka­relys, que se mos­tró emo­cio­na­da con la no­ti­cia. Allí los re­ci­bió el equi­po de Lan­chas Cho­lón by Eco­tours, una de las em­pre­sas con­so­li­da­das que brin­da el ser­vi­cio de ida y vuel­ta a la is­la, con al­gu­nos be­ne­fi­cios adi­cio­na­les. Lue­go de re­ci­bir coc­te­les de bien­ve­ni­da, el gru­po abor­dó una de las em­bar­ca­cio­nes pa­ra ini­ciar el re­co­rri­do.

Al­re­de­dor de una ho­ra se­pa­ra a La He­roi­ca con es­te te­so­ro de la geo­gra­fía bo­li­va­ren­se. Du­ran­te el tra­yec­to se pue­de ad­mi­rar la be­lle­za pai­sa­jís­ti­ca de la zo­na, dis­fru­tar de la bri­sa y go­zar con mú­si­ca de su pre­fe­ren­cia, pues las lan­chas es­tán do­ta­das con sis­te­ma de so­ni­do. A lo le­jos es po­si­ble vis­lum­brar una que otra ca­ba­ña si­tua­da en la mi­tad del mar. ¿Ima­gi­nar vi­vir ro­dea­do de agua y dis­fru­tar de her­mo­sos ama­ne­ce­res y atar­de­ce­res?

An­tes de lle­gar al des­tino fi­nal, una es­ta­ción que no pue­de per­der­se es Pun­ta Bra­va, zo­na co­no­ci­da como ‘La pis­ci­na’, de­no­mi­na­ción que que­da per­fec­ta por su agua cris­ta­li­na, azu­li­ta, un es­pa­cio ideal pa­ra apre­ciar el mar de dos co­lo­res. Va­rios ‘tri­pu­lan­tes’ de­ci­die­ron ti­rar­se pa­ra so­fo­car el ca­lor.

El co­mer­cio in­for­mal no des­per­di­cia opor­tu­ni­dad al­gu­na. Va­rios mer­ca­de­res apro­ve­chan la lle­ga­da de vi­si­tan­tes pa­ra ofre­cer sus pro­duc­tos, en­tre ellos ar­te­sa­nías ela­bo­ra­das por ellos mis­mos. En­tre tan­to, otros lu­ga­re­ños al­qui­lan flo­ta­do­res pa­ra aque­llos que desear ba­ñar­se y no sa­ben na­dar.

Al lle­gar a Cho­lón, unas 40 lan­chas car­ga­das de tu­ris­tas le dan la bien­ve­ni­da. Al otro ex­tre­mo se vis­lum­bra la is­la Ba­rú, a la que pue­de atra­ve­sar en unas lan­chi­tas dis­po­ni­bles en la zo­na.

En la is­la pue­de pa­sar su día ro­dea­do de aguas cris­ta­li­nas y de­gus­tar al­muer­zos y pi­ca­das, des­de 15 mil pe­sos.

Pa­ra Ka­relys, la cum­pli­men­ta­da, es­te fue un plan es­pec­ta­cu­lar que no du­da­ría en re­pe­tir.

A Yo­lan­da He­rre­ra, una de las asis­ten­tes a la fies­ta, le gus­tó tan­to el plan que aun­que te­nía pre­vis­to ce­le­brar el cum­plea­ños de su hi­ja —en oc­tu­bre— en un ho­tel de Car­ta­ge­na, es­tá con­si­de­ran­do cam­biar de opi­nión, pa­ra que su uni­gé­ni­ta vi­va la ex­pe­rien­cia en Cho­lón.

An­tes de lle­gar a Cho­lón, pue­de ha­cer una es­ta­ción en la zo­na co­no­ci­da como ‘La pis­ci­na’.

Cho­lón tam­bién es ‘si­nó­ni­mo’ de fies­ta.

Ven­de­dor de ar­te­sa­nías en Pun­ta Bra­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.