VI­VEN­CIAS

Si - - Hay Paseo - POR LI­NA OROZ­CO MONTESINO CO­RREO LI­NA.OROZ­CO@EL­HE­RAL­DO.CO

El 7 de abril de 1986, el Mu­seo Ro­mán­ti­co abrió sus puer­tas en una ca­so­na co­lo­nial ubi­ca­da en la ca­rre­ra 54 # 59199, en el co­ra­zón del ba­rrio El Pra­do. La vi­vien­da fue do­na­da por las her­ma­nas Car­men y Est­her Freund Strunz. A tra­vés de di­ver­sas sa­las, los vi­si­tan­tes de es­te tem­plo de la cul­tu­ra de Cu­rram­ba pue­den co­no­cer y enamo­rar­se del pa­sa­do de la ciu­dad.

El es­pa­cio don­de es­tá ex­pues­ta la má­qui­na del no­bel co­lom­biano es la sa­la de­di­ca­da al Gru­po de Ba­rran­qui­lla, el cual lo in­te­gra­ron —ade­más de Ga­bo— in­te­lec­tua­les co­mo Ale­jan­dro Obre­gón, Ál­va­ro Cepeda Sa­mu­dio y Al­fon­so Fuen­ma­yor.

Jun­to a es­te cuar­to se en­cuen­tra la sa­la de la Educación, don­de se ate­so­ran di­plo­mas, fo­to­gra­fías y has­ta uni­for­mes de ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Co­le­gio Ba­rran­qui­lla, uno de los pri­me­ros de la ciu­dad.

En un rin­cón del ‘es­ce­na­rio’ hay un piano so­bre el que per­ma­ne­ce la par­ti­tu­ra ori­gi­nal que dio ori­gen al Himno de Ba­rran­qui­lla, cu­ya me­lo­día fue crea­da por Si­món Ur­bi­na y la ma­ra­vi­llo­sa le­tra fue es­cri­ta por la dra­ma­tur­ga Ami­ra De la Ro­sa.

Las co­lo­nias ex­tran­je­ras son tam­bién par­te im­por­tan­te de la tra­di­ción de la ca­pi­tal del Atlán­ti­co. Es por ello que tam­bién hay es­pa­cios en los que se guar­dan ob­je­tos que per­te­ne­cie­ron a fa­mi­lias he­breas, ju­días, ale­ma­nas y fran­ce­sas.

“Mars­hall cree que no ha­brá anun­cio de paz in­mi­nen­te”. Es­to pue­de leer­se en el ti­tu­lar prin­ci­pal de un ejem­plar de EL HE­RAL­DO del sá­ba­do 9 de ju­nio de 1951, cuan­do el dia­rio lí­der en la Cos­ta cir­cu­la­ba con un cos­to de ven­ta al pú­bli­co de 15 cen­ta­vos.

Tam­bién, va­rios li­bros con pe­rió­di­cos vie­jos, así co­mo gra­ba­do­ras, te­le­ti­pos y otros apa­ra­tos es­tán al­ma­ce­na­dos en el sa­lón que rin­de tri­bu­to a la his­to­ria del pe­rio­dis­mo en la ciu­dad.

Igual­men­te hay zo­nas del lu­gar que es­tán des­ti­na­das a dar­le re­mem­bran­za a la fies­ta más re­pre­sen­ta­ti­va del Ca­ri­be co­lom­biano.

Ori­gi­na­les y ré­pli­cas de ves­ti­dos de rei­nas y re­yes del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla a lo lar­go de su his­to­ria, así co­mo fo­to­gra­fías e imá­ge­nes de las dis­tin­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes de la fes­ti­vi­dad es­tán dis­tri­bui­das en las dos plan­tas de la vi­vien­da, la ma­yo­ría de ellas ob­se­quia­das por el fa­lle­ci­do fo­tó­gra­fo Sa­muel Tche­ras­si.

El Car­na­val de Ba­rran­qui­lla tie­ne un lu­gar muy es­pe­cial en el Mu­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.