QUE NO SE PIER­DA LA PO­PU­LAR PA­TEA­DA DE BO­LA E’ TRA­PO

Es­te jue­go es tra­di­ción. En lu­gar de las can­chas sin­té­ti­cas, aún hay quie­nes pre­fie­ren se­guir des­gas­tan­do sus za­pa­tos vie­jos en el as­fal­to de su cua­dra.

Si - - Hay Hobby - POR IN­GUEL JU­LIETH DE LA RO­SA VEN­CE

Los par­ti­dos de bo­la e’ tra­po son una de las prác­ti­cas más sa­nas e in­clu­si­vas que han he­cho eco en los ba­rrios de Ba­rran­qui­lla. Bo­las he­chas con re­ta­zos de te­la vie­jos y un par de mar­cos de hie­rro —de ape­nas 1 m de an­cho por 1,20 m de al­to— son una tra­di­ción que na­ció en las an­ti­guas ca­lles are­no­sas y que hoy in­ten­ta so­bre­vi­vir en el as­fal­to.

Los com­bos de ami­gos se han lle­va­do su fút­bol ca­lle­je­ro a las can­chas sin­té­ti­cas, pe­ro hay quie­nes aún ven el pa­vi­men­to de su cua­dra co­mo el me­jor cam­po pa­ra “echar una pa­tea­di­ta”.

“De­fi­ni­ti­va­men­te, ju­gar bo­la e’ tra­po es la me­jor for­ma de re­en­con­trar­se con los ami­gos y ve­ci­nos de to­da la vi­da y, ade­más, ha­cer de­por­te”, opi­na Jo­sé Da­vid Ri­ve­ra, un vi­si­ta­dor mé­di­co que aún sa­ca tiem­po pa­ra echar­se uno que otro par­ti­do en las ca­lles del ba­rrio Bos­ton.

Jo­sé Da­vid jue­ga des­de los 12 años y sa­be que “la bo­la e’ tra­po es más len­ta y di­fí­cil de con­tro­lar” en com­pa­ra­ción con los ba­lo­nes usa­dos en fút­bol o mi­cro­fút­bol, por lo que, se­gún él, “se re­quie­re ma­yor des­tre­za y agi­li­dad”.

Otros ve­te­ra­nos en es­ta prác­ti­ca re­co­no­cen que no es muy exi­gen­te fí­si­ca­men­te. “Co­mo buen ba­rran­qui­lle­ro jue­go des­de los 6 años y nun­ca he re- En un jue­go de bo­la e’ tra­po la pro­ta­go­nis­ta es, por su­pues­to, es­ta pe­lo­ta he­cha con ro­pa usa­da y fo­rra­da con hi­lo y go­ma. En los par­ti­dos las re­glas tam­bién va­rían en com­pa­ra­ción con el fút­bol tra­di­cio­nal. Por ejem­plo, en tor­neos de ba­rrio, co­mo el po­pu­lar del ba­rrio Bos­ton, los en­cuen­tros du­ran 40 mi­nu­tos, ca­da equi­po jue­ga con cin­co per­so­nas, son per­mi­ti­das has­ta sie­te sus­ti­tu­cio­nes y los ju­ga­do­res que sa­len pue­den re­in­gre­sar. que­ri­do pre­pa­ra­ción. Si es­tá­ba­mos reuni­dos en una es­qui­na, de­cía­mos: ‘¡va­mos a ju­gar!’, y sa­lía­mos co­rrien­do a cam­biar­nos y em­pe­zá­ba­mos a pa­tear sin ca­len­ta­mien­to pre­vio”, cuen­ta en­tre ri­sas Ar­tu­ro Pé­rez, un con­ta­dor de 55 años que aún re­cuer­da la épo­ca en la que “en cual­quier ca­lle se ar­ma­ba un par­ti­do y has­ta ama­ne­ci­do se ju­ga­ba”.

Sin du­da, co­mo di­ce el ‘pro­fe’ de ma­te­má­ti­cas Uli­ses Nie­to, es­te par­ti­do de cin­co con­tra cin­co es un jue­go más prác­ti­co en el que el ro­ce sí es di­ver­ti­do.

En es­te jue­go el ar­que­ro no pue­de usar las ma­nos ni ti­rar­se en el área, si lo ha­ce, hay pe­na má­xi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.