CI­CLO­MON­TA­ÑIS­TAS QUE SE LE MI­DEN A LA TRO­CHA

El sec­tor Pe­lí­cano, en la vía a Puer­to Co­lom­bia, tie­ne ca­mi­nos idea­les pa­ra es­ta prác­ti­ca de­por­ti­va. To­dos los días hay re­co­rri­do.

Si - - Hay Paseo - EPOR SA­RA HER­NÁN­DEZ C.

El pun­to de en­cuen­tro es una bom­ba de ga­so­li­na, ubi­ca­da fren­te al ce­men­te­rio Jar­di­nes del Re­cuer­do. Allí, uno a uno van lle­gan­do y se alis­tan pa­ra dar ini­cio a su re­co­rri­do. A po­cos me­tros de allí es­tá el sec­tor co­no­ci­do co­mo Pe­lí­cano, zo­na des­ta­pa­da que sir­ve co­mo es­ce­na­rio pa­ra mon­tar en bi­ci­cle­ta o, me­jor, prac­ti­car ci­clo­mon­ta­ñis­mo, co­mo le lla­man.

En­tre 25 y 30 ki­ló­me­tros com­pren­de el ca­mino que, en­tre subidas y ba­ja­das, se con­vier­te en el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra aque­llos que de­ci­den exi­gir­se fí­si­ca­men­te du­ran­te ho­ra y me­dia.

Pa­ra el pro­fe­sor de ci­clis­mo Al­ber­to Hur­ta­do, lo más emo­cio­nan­te es la adre­na­li­na que se sien­te, “que el co­ra­zón siem­pre es­té la­tien­do fuer­te”.

Mien­tras se avan­za tro­cha aden­tro es cla­ve con­tar con nor­mas de se­gu­ri­dad, pa­ra así afron­tar los obs­tácu­los de la pis­ta. “Cas­co, guan­tes y len­tes es lo mí­ni­mo pa­ra unir­se al gru­po”, co­men­ta el de­por­tis­ta Emi­lio Yaar.

Pe­ro no to­do es for­ma­lis­mo, las bro­mas tam­bién tie­nen lu­gar aquí. En­tre ellos han op­ta­do por bau­ti­zar los es­pa­cios, co­mo ‘El ora­to­rio’, don­de pi­den “por los com­pa­ñe­ros y por su ru­ti­na dia­ria”, co­mo di­ce Leo­nar­do Ra­mí­rez. Muer­te len­ta, Cua­tro bo­cas y La llo­ro­na, —una ba­ja­da en la que “to­do el mun­do va gri­tan­do”— son otras par­tes del re­co­rri­do.

En de­fi­ni­ti­va, es­te es un plan atrac­ti­vo pa­ra quie­nes les atrae ejer­ci­tar su cuer­po al má­xi­mo, una idea fres­ca y di­ver­ti­da pa­ra sa­car a flo­te las emo­cio­nes.

Un gru­po de ci­clis­tas en uno de los tra­yec­tos. Se­ña­lan que la con­cen­tra­ción es cla­ve. | Fo­tos: Cris­tian Mercado

Al­re­de­dor de cua­ren­ta per­so­nas em­pren­den ca­mino to­dos los días por el sec­tor. Las bro­mas y la ca­ma­ra­de­ría pri­man en el am­bien­te.

El es­fuer­zo de los de­por­tis­tas por afron­tar el tra­yec­to es evi­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.