RE­MAR EN KA­YAK, UN ES­CA­PE AL ES­TRÉS QUE LO EJER­CI­TA

So­lo ne­ce­si­ta te­ner ga­nas, apren­der la téc­ni­ca y dis­fru­tar del pai­sa­je.

Si - - Hay Hobby - POR JOHA­NA MU­ÑOZ LORDUY

Las tran­qui­las aguas de Puer­to Ve­le­ro per­mi­ten dis­fru­tar de una tar­de de pla­ya, bri­sa y de­por­tes acuá­ti­cos. Es do­min­go y el cli­ma es­tá ideal pa­ra ini­ciar una cla­se de ka­yak.

Luis Ja­vier Ro­drí­guez es economista y des­de ha­ce 3 años lle­ga a es­te lu­gar pa­ra es­tar en con­tac­to con el mar y pa­ra po­der rea­li­zar ac­ti­vi­da­des fí­si­cas.

—Mien­tras se pre­pa­ra pa­ra ini­ciar su en­tre­na­mien­to—co­men­ta que se in­tere­só por es­te de­por­te, ya que uno de sus me­jo­res ami­gos tam­bién lo prác­ti­ca.

Re­mar —afir­ma— se ha con­ver­ti­do en el me­jor re­me­dio que tie­ne pa­ra ba­jar los ni­ve­les de es­trés que ad­quie­re du­ran­te la se­ma­na y la me­jor ex­cu­sa pa­ra pa­sar un día tran­qui­lo con sus ami­gos.

“Es­te ejer­ci­cio me ayu­da a des­pe­jar­me en mis ra­tos li­bres y a pa­sar buen tiem­po fren­te al mar”.

Luis co­men­ta que sus ma­yo­res mar­cas las a ro­to subido a un Ka­yak y que ha du­ra­do has­ta dos ho­ras en el agua re­man­do, mien­tras to­ma bre­ves des­can­sos y dis­fru­ta del pai­sa­je.

Así mis­mo, re­co­no­ce que las per­so­nas que se in­tere­sen por es­te de­por­te so­lo de­ben in­ver­tir un po­co de tiem­po a la se­ma­na y de­jar­se lle­var por la ma­jes­tuo­si­dad de Puer­to Ve­le­ro.

Se­gún ex­per­tos es­te de­por­te lo pue­de prac­ti­car cual­quier per­so­na que se­pa na­dar, ten­ga las ga­nas y cuen­te con los equi­pos ade­cua­dos a la mano.

Al­fon­so Pu­che, ins­truc­tor de de­por­tes acuá­ti­cos afir­ma que no es una ac­ti­vi­dad exi­gen­te que re­quie­ra te­ner a un en­tre­na­dor to­do el tiem­po en­ci­ma del alumno.

“So­lo con una pri­me­ra cla­se de in­duc­ción apren­des a lle­var el rit­mo en los bra­zos y lo­gras aga­rrar bien el re­mo”, pun­tua­li­za el ex­per­to

Otro de los con­se­jo que da Pu­che es que siem­pre se de­be usar un cha­le­co sal­va­vi­das —es­to es fun­da­men­tal y le pue­de sal­var la vi­da— mien­tras se es­ta en el agua. “Si us­ted es pri­me­ri­zo en el te­ma no se ex­pon­ga a re­mar en zo­nas muy pe­li­gro­sas”, re­co­mien­da Pu­che.

«Apro­ve­cho los fi­nes de se­ma­na pa­ra entrenar y li­be­rar­me del es­trés, pro­duc­to del tra­ba­jo». LUIS JA­VIER RO­DRÍ­GUEZ Prac­ti­can­te

Luis Ja­vier tie­ne 32 años y des­de ha­ce tres vie­ne prac­ti­can­do es­te de­por­te. | Fo­tos Char­lie Cor­de­ro

Es fun­da­men­tal lle­var cha­le­co sal­va­vi­das.

Ad­mi­rar el pai­sa­je es una de las ven­ta­jas.

Puer­to Ve­le­ro es un lu­gar ideal pa­ra es­ta dis­ci­pli­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.