LA NUE­VA FÁ­BRI­CA DE LAS FIES­TAS DE NOR­TE A SUR LA RUM­BA SE PREN­DE EN LA ARE­NO­SA

En un pa­seo noc­turno re­co­rri­mos cin­co si­tios en los que la fies­ta man­da.

Si - - Hay Rumba -

Es­ta dis­co­te­ca es re­la­ti­va­men­te jo­ven, tie­ne un po­co más de dos años. “Nues­tro lu­gar le pre­sen­ta al pú­bli­co una rum­ba lle­na de no­ve­dad con dis­tin­tos DJ y can­tan­tes de mo­da”, des­cri­be Car­los Ba­rrios, ad­mi­nis­tra­dor. DÓN­DE: ca­rre­ra 21 # 47D es­qui­na. Son ca­si las 9 de la no­che y llue­ve tí­mi­da­men­te en Ba­rran­qui­lla. Las ca­lles es­tán mojadas, pe­ro es­to no es im­pe­di­men­to pa­ra que las ga­nas de rum­bear se apa­guen. El ca­rro si­gue ro­dan­do por las ave­ni­das prin­ci­pa­les; la mi­sión es cla­ra: dis­fru­tar de am­bien­tes di­fe­ren­tes, co­no­cer más so­bre la rum­ba de La Are­no­sa y lo que es­ta ofre­ce a las que co­mo yo se po­nen la pin­ta y se aven­tu­ran un fin de se­ma­na en es­te rin­cón del Ca­ri­be.

Nues­tra pri­me­ra pa­ra­da es en Dis­tri­to, un bar con te­rra­za, ideal pa­ra ca­len­tar mo­to­res. El lu­gar tie­ne dos am­bien­tes y una bue­na se­lec­ción de mú­si­ca cros­so­ver. Her­nán Ari­za, (el me­se­ro), da la bien­ve­ni­da mien­tras acer­ca la car­ta de coc­te­les. La suer­te apre­mia, aún no aca­ba el happy­hours.

Pi­do una cer­ve­za co­lom­bia­na, pa­ra mí, ya ha ini­cia­do la rum­ba. Se sien­te el mo­vi­mien­to, lle­gan gru­pos de mu­je­res que no quie­ren des­apro­ve­char la no­che que to­da­vía es jo­ven.

De ahí, de­ci­do con mis ami­gas bus­car un am­bien­te de dis­co­te­ca y ele­gi­mos lle­gar a Tru­cu­pey. Es­te si­tio go­za de bue­na repu­tación y se ca­rac­te­ri­za por las pre­sen­ta­cio­nes de re­co­no­ci­dos ar­tis­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros. Ade­más, su DJ pro­gra­ma mú­si­ca pa­ra to­dos los gus­tos. En po­cas pa­la­bras, no hay ex­cu­sa pa­ra que los pa­re­jos no bai­len.

Al otro la­do de la ciu­dad, es­tá La Fá­bri­ca, otra al­ter­na­ti­va de rum­ba que mez­cla un es­ce­na­rio fue­ra de lo co­mún con mú­si­ca cros­so­ver. Su de­co­ra­ción, al me­jor es­ti­lo de una fá­bri­ca, le da ori­gi­na­li­dad. Aquí la mú­si­ca con­ta­gia y es aquí don­de de­ci­di­mos que­dar­nos.

«La ubi­ca­ción de Tru­cu­pey per­mi­te que sea ac­ce­si­ble a la ma­yor par­te del pú­bli­co rum­be­ro en la ciu­dad».

La dis­co­te­ca Tru­cu­pey que­da ubi­ca­da en el ter­cer pi­so del cen­tro co­mer­cial Por­tal del Pra­do, en el nor­te de Ba­rran­qui­lla. |Fo­tos Car­los Cor­de­ro y Or­lan­do Ama­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.