LA GUA­JI­RA

Des­cu­bre el pa­raí­so de

Si - - Hay Paseo - POR SA­RA HER­NÁN­DEZ C.

Al mi­rar los ojos de un pe­que­ño in­dí­ge­na wa­yuu de­tec­tas ale­gría y tris­te­za al mis­mo tiem­po. Es, qui­zás, la úni­ca for­ma de asi­mi­lar las pre­ca­rias con­di­cio­nes en las que vi­ve, pe­ro no por ello de­ja de so­ñar y co­rrer des­cal­zo por la are­na de su ran­che­ría.

Aten­dien­do es­ta preo­cu­pa­ción, que vi­ven no so­lo los ni­ños sino la ma­yo­ría de la et­nia wa­yuu, en­ti­da­des co­mo His­tory Tra­ve­lers bus­can desa­rro­llar tu­ris­mo etnográfico en es­tas co­mu­ni­da­des a tra­vés de una guía pro­gra­mas que in­clu­yen vi­si­tas a es­tos es­pa­cios.

“No­so­tros so­mos una em­pre­sa un po­co di­fe­ren­te, des­pués de in­da­gar en las ne­ce­si­da­des de ca­da co­mu­ni­dad rea­li­za­mos dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des tu­rís­ti­cas por me­dio de tra­ba­jo so­cial con los in­dí­ge­nas, a tra­vés de pro­yec­tos sos­te­ni­bles”, ex­pli­ca Pao­la Fo­re­ro, ge­ren­te de la com­pa­ñía.

En La Gua­ji­ra hay mu­chas en­ti­da­des que ofre­cen re­co­rri­dos por las par­ce­las de las co­mu­ni­da­des y al­gu­nas re­tri­bu­yen es­to con di­ver­sas ac­ti­vi­da­des en las zo­nas vi­si­ta­das. Otras no ha­cen na­da.

“La fi­na­li­dad de es­tos re­co­rri­dos es que la gen­te ven­ga a co­no­cer nues­tra cul­tu­ra, ese es uno de los pro­pó­si­tos”, co­men­ta Gra­cie­la Pa­di­lla, guía tu­rís­ti­ca con va­rios años de ex­pe­rien­cia.

Lo cu­rio­so es to­par­se, por ejem­plo, con el bai­le de la yon­na, rea­li­za­do por los in­dí­ge­nas pa­ra, se­gún ellos, la cu­ra de en­fer­me­da­des y pro­te­ger­se de di­ver­sos ma­les aso­cia­dos a su tra­di­ción. Es­to, les en­se­ña a los vi­si­tan­tes có­mo in­ter­pre­tan su uni­ver­so.

Las mu­je­res de es­te clan en­se­ñan a los tu­ris­tas a te­jer ma­ni­llas, mo­chi­las y has­ta ha­cer mu­ñe­cos de ba­rro. Es­ta, sin du­da, es una opor­tu­ni­dad pa­ra em­pa­par­se con ras­gos de es­ta cul­tu­ra.

Pin­tar fi­gu­ras en el ros­tro de los tran­seún­tes que rin­den ale­go­ría a los ape­lli­dos de los dis­tin­tos cla­nes es muy co­mún. Sus re­la­tos, ade­más, son una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra que los vi­si­tan­tes se con­cen­tren en to­do el le­ga­do que na­rran es­tas his­to­rias.

Pa­ra Fran­klin Pe­ñal­ver, se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra de La Gua­ji­ra, es­ta es una opor­tu­ni­dad pa­ra afian­zar y dar a co­no­cer la iden­ti­dad de la re­gión, co­no­cer de dón­de pro­vie­ne y to­do lo que ro­dea el mun­do de los wa­yuu. Tu­ris­mo con sen­ti­do so­cial, un pa­seo que va­le la pe­na vi­vir. En los pla­nes tu­rís­ti­cos se ofre­ce una car­ta de al­ter­na­ti­vas cu­li­na­rias a los vi­si­tan­tes. Por ello, de­lei­tar­se con un su­cu­len­to par­go fri­to y arroz con ca­ma­ro­nes y pa­ta­co­nes, otro de los pla­tos tí­pi­cos de la re­gión, es una bue­na op­ción pa­ra de­gus­tar el pa­la­dar. El pla­to, si lo pre­fie­re, pue­de acom­pa­ñar­lo con en­sa­la­da fres­ca. Tam­bién po­drá en­con­trar, en­tre las dis­tin­tas ofer­tas, cóc­te­les de ca­ma­rón, po­llo en sal­sa, arroz con co­co y mu­chas de­li­cias más.

«Co­mer en las ran­che­rías es par­te fun­da­men­tal de los pla­nes tu­rís­ti­cos que se ofre­cen a los vi­si­tan­tes». EN TO­DO EL DE­PAR­TA­MEN­TO HAY MI­LES DE RAN­CHE­RÍAS CO­MO WOUYA, EL DI­VI­DI­VI, EL MA­NAN­TIAL, SHI­PIA WA­YUU, ANARALITO, SAIN WA­YUU, LO­MA FRES­CA, Y MAKU. ES­TOS SON ES­PA­CIOS PA­RA EN­CON­TRAR­SE CON LA IDEN­TI­DAD IN­DÍ­GE­NA REAL.

QUÉ SON: Los re­co­rri­dos que plan­tean di­ver­sas cor­po­ra­cio­nes de tu­ris­mo de La Gua­ji­ra com­pren­den pla­nes con vi­si­tas a ran­che­rías del de­par­ta­men­to. Es­ta es una opor­tu­ni­dad pa­ra em­pa­par­se de la cul­tu­ra, tra­di­cio­nes, cos­tum­bres y gas­tro­no­mía de la et­nia wa­yuu

Los in­dí­ge­nas wa­yuu en­se­ñan a los vi­si­tan­tes a rea­li­zar mu­ñe­cas de ba­rro.

QUÉ: par­go fri­to y arroz con ca­ma­ro­nes. CUÁN­TO: En­tre 15 mil y 18 mil pe­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.