A DIS­FRU­TAR DE LA MÚ­SI­CA RO­MÁN­TI­CA

Vi­si­ta­mos tres ba­res de la ciu­dad don­de rei­nan las me­lo­días del ayer. Co­noz­ca es­tas al­ter­na­ti­vas noc­tur­nas. BA­RES DE MÚ­SI­CA RO­MÁN­TI­CA:

Si - - Hay Rumba - POR SA­RA HER­NÁN­DEZ C.

Una pa­re­ja se mi­ra fi­ja­men­te a la ca­ra y po­co a po­co las pa­la­bras so­bran; es­tán vi­vien­do las mieles del amor. Es­ta fue so­lo una de las tan­tas es­ce­nas de una no­che en la que no im­por­ta la con­di­ción ra­cial, eco­nó­mi­ca o la edad de las per­so­nas. Lo sig­ni­fi­ca­ti­vo es vi­vir un es­pa­cio jun­to al ser ama­do.

La pla­ya, aque­lla re­co­no­ci­da­can­ción del gru­po La Ore­ja de Van Gogh, com­bi­na per­fec­ta­men­te con la luz te­nue y los co- lo­res li­las y ver­des del bar Ca­mino Vie­jo.

Por otro la­do, Un ca­mino, de Ro­ber­to Car­los, re­sue­na en el es­ta­ble­ci­mien­to El Baúl de los re­cuer­dos. El tono ro­jo es pro­ta­go­nis­ta, sus pa­re­des y de­co­ra­ción con co­ra­zo­nes, jun­to a cua­dros de im­por­tan­tes ar­tis­tas del gé­ne­ro, no dan ca­bi­da pa­ra du­dar de que es­te si­tio es un club ro­mán­ti­co.

El úl­ti­mo lu­gar es Mi Vie­jo San Juan, un es­pa­cio tra­di­cio­nal en la ciu­dad que con mu­ros de ma­de­ra y to­nos si­mi­la­res en sus pa­re­des de la­dri­llo, per­fu­man el aro­ma del si­tio.

Pa­ra Xio­ma­ra Tri­llo, su pro­pie­ta­ria, “es­te es un es­pa­cio ex­clu­si­vo que no se lle­na co­mo otros. Es­to lo con­vier­te en una op­ción don­de se pue­de es­cu­char mú­si­ca y bai­lar tran­qui­la­men­te”.

Mi vie­jo San Juan que­da ubi­ca­do en la ca­lle 84 No 47-48, y es­tá abier­to al pú­bli­co des­de 1992. | Or­lan­do Ama­dor y Cris­tian Mercado

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.