«En el re­co­rri­do se di­vi­sa el gran río Mag­da­le­na y las dis­tin­tas em­bar­ca­cio­nes».

Ac­ce­den a la em­bar­ca­ción. Es fun­da­men­tal por­tar un cha­le­co sal­va­vi­das. QUÉ: re­co­rri­do por el río Mag­da­le­na. DES­DE: 10 mil pe­sos. EM­PRE­SA: Taq­sas.

Si - - Hay Paseo - POR SA­RA HER­NÁN­DEZ C

Na­ve­gar en lan­cha por las aguas del río Mag­da­le­na, sin­tien­do la fuer­te bri­sa y apre­cian­do la vis­ta úni­ca que ofre­ce ese pun­to de Ba­rran­qui­lla, es po­si­ble a tra­vés de un re­co­rri­do que sa­le des­de el ma­le­cón de la Ave­ni­da del Río.

Mien­tras na­ve­ga, pue­de di­vi­sar el puen­te Lau­reano Gó­mez, más co­no­ci­do co­mo Puen­te Pu­ma­re­jo, des­de otro án­gu­lo de vi­sión, y pa­sar muy cer­ca de es­te. Ten­drá una mi­ra­da más am­plia e im­pac­tan­te de es­ta em­ble­má­ti­ca es­truc­tu­ra, una de las más lar­gas del país.

El re­co­rri­do pue­de ini­ciar a cual­quier ho­ra, siem­pre que sea pro­gra­ma­do con an­te­la­ción. Re­vis­ta Sí co­men­zó el via­je a las 8:10 de la ma­ña­na. La mú­si­ca y la bri­sa, po­co a po­co, fue­ron con­vir­tién­do­se en pro­ta­go­nis­tas, jun­to al guía del tour que re­la­ta­ba da­tos cu­rio­sos de las em­bar­ca­cio­nes que se aso­ma­ban en el ho­ri­zon­te. El tra­yec­to tar­dó una ho­ra, su­fi­cien­te pa­ra apre­ciar mu­chos pai­sa­jes.

Los 115 ca­ba­llos de fuer­za del mo­tor de la lan­cha nos aden­tra­ron en la ma­jes­tuo­si­dad del Mag­da­le­na. Las gran­des edi­fi­ca­cio­nes de la ca­pi­tal del Atlán­ti­co, la Ave­ni­da del Río, la In­ten­den­cia Flu­vial, la So­cie­dad Por­tua­ria de Ba­rran­qui­lla y la So­cie­dad Por­tua­ria de Pa­ler­mo son al­gu­nos de las cons­truc­cio­nes que com­po­nen el pai­sa­je. “Es­te tra­yec­to no es el úni­co, es cues­tión de re­vi­sar los tiem­pos es­ta­ble­ci­dos pa­ra ca­da ru­ta, to­do de­pen­de de la zo­na que quie­ras vi­si­tar”, ex­pli­có Ariel Arte­ta, so­cio de la em­pre­sa Taq­sas, que ha­ce el re­co­rri­do. Aña­de que “la vis­ta que se tie­ne de la ciu­dad des­de es­te ca­nal na­ve­ga­ble es her­mo­sí­si­ma”.

Es­te pa­seo, sin du­da, se con­vier­te en una opor­tu­ni­dad pa­ra mi­rar ha­cia el río, su atrac­ti­vo tu­rís­ti­co y la op­ción tran­qui­la que ofre­ce a los via­je­ros que quie­ren es­ca­par del rui­do ci­ta­dino.

Des­de la em­bar­ca­ción en la que se ha­ce el pa­seo, los tri­pu­lan­tes pue­den ver de cer­ca el Par­que Is­la Sa­la­man­ca. | Or­lan­do Ama­dor

Es una ac­ti­vi­dad dis­tin­ta pa­ra rea­li­zar en Ba­rran­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.