“Si uno si­gue lo que am se da cuen­ta de que a es­tán las co­sas bue­na

EN­TRE­VIS­TA A SI­DES­TEP­PER

Si - - Hay Aplausos - POR SA­RA HER­NÁN­DEZ C

En 18 años de tra­yec­to­ria mu­si­cal, la ban­da Si­des­tep­per se ha ca­rac­te­ri­za­do por fu­sio­nar ele­men­tos pro­pios de la mú­si­ca an­ti­lla­na y elec­tró­ni­ca, pe­ro aho­ra lle­gó el mo­men­to de dar el pa­so ha­cia otros rit­mos con su nue­va pro­pues­ta Su­per­na­tu­ral lo­ve.

En en­tre­vis­ta pa­ra re­vis­ta Sí, Ri­chard Blair, di­rec­tor y pro­duc­tor del gru­po, y la vo­ca­lis­ta Éri­ka Mu­ñoz (Eka) con­ta­ron por qué es­tu­vie­ron re­ti­ra­dos un tiem­po, qué re­fle­ja la nue­va pro­pues­ta con la que vuel­ven y sus ex­pec­ta­ti­vas fren­te al con­cier­to de es­te sá­ba­do en la se­gun­da edi­ción del Ock­to­ber­fest, que con­ta­rá, ade­más, con la pre­sen­ta­ción de Dál­ma­ta y Ba­zur­to All Stars.

¿Es po­si­ble de­cir que son pioneros de la mú­si­ca fu­sión en Co­lom­bia?

Eka: So­mos el pri­mer gru­po que em­pe­zó a com­bi­nar la mú­si­ca elec­tró­ni­ca con el fol­clor na­cio­nal. To­do ini­ció ha­ce 15 años, cuan­do Ri­chard tra­ba­jó con To­tó La Mom­po­si­na. Él es bri­tá­ni­co, pe­ro en ese mo­men­to se enamo­ró de la mú­si­ca y del fol­clor co­lom­bia­nos. En­ton­ces em­pe­zó a mez­clar el so­ni­do bri­tá­ni­co con la mú­si­ca co­lom­bia­na y los so­ni­dos an­ti­lla­nos. Por esa ra­zón, los pri­me­ros dis­cos tie­nen rit­mos ja­mai­qui­nos, cum­bia y bu­lle­ren­gue.

En ese mo­men­to, ¿có­mo re­ci­bió el pú­bli­co es­te gé­ne­ro mu­si­cal?

Eka: Cuan­do uno en­tra al gé­ne­ro que no es­tá de mo­da siem­pre se es­tá so­lo y en es­ce­na lo ven a uno co­mo el bi­cho ra­ro. Pe­ro, hay al­go muy cu­rio­so que siem­pre nos ha pa­sa­do en Co­lom­bia y en otros paí­ses. La gen­te ana­li­za la pri­me­ra can­ción y la es­cu­cha. Lue­go, des- de la ter­ce­ra pis­ta se em­pie­za a mo­ver, ya en la úl­ti­ma es­tán en rum­ba y nos pi­den más y más can­cio­nes. Eso nos gus­ta por­que ve­mos que la mú­si­ca tie­ne bue­na aco­gi­da sin ser po­pu­lar­men­te co­no­ci­da.

¿Por qué de­ci­die­ron re­agru­par­se? Eka: No es­tu­vi­mos se­pa­ra­dos. Pa­sa­mos por un pe­río­do que atra­vie­san las ban­das que ma­du­ran, que ini­cian una nue­va pro­pues­ta. A la gen­te le gus­ta que hay un boom y que, lue­go de mos­trar un pri­mer dis­co, quie­ren el se­gun­do y el ter­ce­ro. Ese fue el pe­río­do que tu­vi­mos en si­len­cio. Es­tu­vi­mos ha­cien­do una nue­va pro­pues­ta y bus­can­do otros co­lo­res de la mis­ma. En­ton­ces, no es­tu­vi­mos se­pa­ra­dos sino ca­lla­dos, si­guien­do en la bús­que­da.

¿A qué se re­fie­ren cuan­do hablan de un ‘amor su­per­na­tu­ral’?

Eka: El amor es al­go que no va en una so­la di­men­sión de la pa­re­ja. Hay mu­chas cla­ses de ese mis­mo sen­ti­mien­to. Es­te se tra­ta de una ener­gía que es ca-

LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SE­MA­NA

paz de crear sen­sa­cio­nes de la vi­da, del na­ci­mien­to o la crea­ción de esos sen­ti­mien­tos pu­ros. Tam­bién cuan­do uno se en­cuen­tra con una per­so­na nue­va­men­te que em­pe­zas­te a amar y te das cuen­ta des­pués de mu­chos años que vuel­ve ese amor su­per­na­tu­ral. Es to­do es­to lo que se re­fle­ja en nues­tra mú­si­ca.

¿Qué pa­só con la pro­yec­ción ini­cial del gru­po?

Ri­chard: Hay unos hi­los con­duc­to­res de la ban­da que des­de sus ini­cios in­clu­yen un re­per­to­rio con mú­si­ca bai­la­ble. En­ton­ces, ini­cié con To­tó La Mom­po­si­na, co­no­cí a Chon­go, gran tam­bo­re­ro de Car­ta­ge­na, y aho­ra a Ba­ta­ta. En es­te pun­to, con­si­de­ro que es­ta­mos desa­rro­llan­do un nue­vo len­gua­je. Ha­ce al­gu­nos años me des­pe­dí de lo pu­ro y sim­ple elec­tró­ni­co, que­rien­do ex­plo­rar más bien el mun­do ar­cai­co de los tam­bo­res.

¿Qué les de­ja a us­te­des ha­ber com­par­ti­do es­ce­na­rios con im­por­tan­tes ar­tis­tas?

Ri­chard: He te­ni­do la suer­te de es­tar ro­dea­do de gen­te muy ta­len­to­sa des­de ha­ce 20 años. Al final se pue­de mos­trar un le­ga­do ché­ve­re, si uno si­gue al co­ra­zón y lo que ama en vez de pla­ta o fa­ma. Allí es­tán las co­sas real­men­te bue­nas, yo vi­vo pa­ra eso.

¿Qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne pa­ra us­te­des to­car en Ba­rran­qui­lla?

Eri­ka: Es un es­pa­cio muy re­ta­dor, hay mu­chas pro­pues­tas y ta­len­to. Pe­ro tam­bién es bo­ni­to vol­ver por­que ha ha­bi­do un en­ri­que­ci­mien­to mu­si­cal y de ex­pe­rien­cia, que tam­bién es im­por­tan­te mos­trar. El re­co­rri­do de es­tar en las ta­ri­mas del mun­do y nue­vos so­ni­dos con es­te dis­co, que es co­mo glo­bal —con so­ni­dos co­lom­bia­nos, hin­dúes, afri­ca­nos, in­gle­ses, in­dios— su­mi­nis­tra una re­fe­ren­cia uni­ver­sal, que es adon­de apun­ta la ten­den­cia.

¿De qué tra­tó el ‘crowd­fun­ding’ o fi­nan­cia­ción co­lec­ti­va pa­ra su úl­ti­mo tra­ba­jo?

Ri­chard: El CD Su­per­na­tu­ral lo­ve lo hi­ci­mos en el es­tu­dio de la ca­sa con la vo­lun­tad de to­do el mun­do. Lo que­ría­mos rea­li­zar de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te y lo lo­gra­mos, pa­ra ello bus­ca­mos ayu­da. Ca­da uno pa­ga­ba con un dis­co, una ca­mi­se­ta, una en­tra­da a un even­to es­pe­cial o al­go así. Fue co­mo un pa­so pa­ra lle­gar a don­de es­ta­mos aho­ra que he­mos fir­ma­do con la dis­que­ra in­gle­sa, Real Worlds Re­cords.

Es muy bo­ni­to vol­ver a es­te pun­to co­mo ar­tis­tas. Pa­ra la dis­que­ra, ver el dis­co he­cho fue más atrac­ti­vo, les hi­zo con­ven­cer que so­mos se­rios y muy re­cur­si­vos, jus­to eso fue lo que hi­ci­mos.

¿Qué tra­du­ce su nom­bre? Ba­jo, me­lo­día, tam­bor y al­ma.

¿ A quién no hay que dar­le pa­pa­ya, co­mo una de sus can­cio­nes más so­na­das? Ri­chard: A la gen­te que no le con­vie­ne a uno en la vi­da. Hay que ir co­mo dis­tan­cián­do­los y su­bien­do la ener­gía pa­ra que ellos no le afec­ten a uno.

¿En ese pun­to, van a vo­lar en Ba­rran­qui­lla?

Ri­chard: Sí, pe­ro no con ese te­ma. Va­mos a ha­cer­lo con otro re­per­to­rio. Es­tán los ele­men­tos pa­ra ello, las voces es­tán so­nan­do co­mo nun­ca. Ba­ta­ti­ca, el nie­to de Ba­ta­ta, lo ha­ce ex­ce­len­te en los tam­bo­res; Chon­go tam­bién se lu­ce con su fuer­za.

¿Qué can­cio­nes ven­drán a in­ter­pre­tar?

Eka: Pa­pa­ya, Hoy te­ne­mos, Qué se­rá y mu­cho de lo nue­vo. Fue­go, Ma­gan­gué y mu­chos éxi­tos más que te­ne­mos pre­pa­ra­dos pa­ra to­do el pú­bli­co.

Si de ar­te­sa­nías se tra­ta, Usia­cu­rí es el mu­ni­ci­pio que le ofre­ce a sus vi­si­tan­tes una am­plia va­rie­dad de ar­tícu­los ela­bo­ra­dos con pal­ma de ira­ca. Ces­tos, in­di­vi­dua­les, co­lla­res y has­ta jo­ye­ros ha­cen par­te de la pro­pues­ta crea­ti­va que ha­bi­tan­tes del pue­blo ela­bo­ran con sus pro­pias ma­nos.

Es­te pa­seo ar­te­sa­nal, que in­vo­lu­cra la his­to­ria de una po­bla­ción que se ges­tó en me­dio de po­zos cu­ra­ti­vos y que con­ser­va los me­jo­res re­cuer­dos del poe­ta Ju­lio Flórez, in­vi­ta al pú­bli­co a que no se pier­dan de ca­da de­ta­lle y rin­cón de

Dál­ma­ta

Ba­zur­to All Stars es­ta­rá el sá­ba­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.