GOLF,

Una dis­ci­pli­na que se jue­ga

Si - - Hay Hobby - POR SA­RA HER­NÁN­DEZ C.

Con­cen­tra­do, mi­ran­do fi­ja­men­te la bo­la y aco­mo­dán­do­la pa­ra su pró­xi­mo gol­pe apa­re­ce en la es­ce­na Her­nan­do Ba­que­ro, un jo­ven de 18 años que más que prac­ti­car el golf de tres a cua­tro ve­ces por se­ma­na, lo con­ci­be co­mo un re­to pa­ra sí mis­mo.

“Es un de­por­te muy di­fe­ren­te a to­dos. No es la adre­na­li­na del mo­men­to sino un re­to con­tra uno mis­mo ca­da que le pe­gas a la pe­lo­ta”, ex­pli­ca Her­nan­do mien­tras pien­sa su res­pues­ta.

Es­te es un de­por­te pa­ra ha­cer ami­gos, ya que lo ex­ten­so de sus tiem­pos, ge­ne­ra am­bien­tes idó­neos pa­ra con­ver­sar, reir y has­ta bro­mear.

ES­TA ES UNA AC­TI­VI­DAD COM­PE­TI­TI­VA QUE RE­QUIE­RE MU­CHA CON­CEN­TRA­CIÓN. ES UNA OPOR­TU­NI­DAD PA­RA QUE GRAN­DES Y CHI­COS CON­SO­LI­DEN NUE­VAS AMIS­TA­DES MIEN­TRAS COM­PAR­TEN UN RA­TO AMENO.

Pa­ra Rafael Bel­trán de 20 años, quien prac­ti­ca es­te de­por­te des­de ha­ce seis años, ini­ció a prac­ti­car­lo por una ca­sua­li­dad. “Fue la sim­ple cu­rio­si­dad de pro­bar al­go nue­vo y ter­mi­né en­can­tan­do”, ase­gu­ra y aña­de que, en­tre otras co­sas, su prác­ti­ca le ha su­mi­nis­tra­do, com­pe­ti­ti­vi­dad, co­no­cer per­so­nas nue­vas y dis­tin­tos lu­ga­res al­re­de­dor del mun­do.

Es­tar al ai­re li­bre y en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, te re­mi­te a un entorno cá­li­do y se­reno. El lu­gar, con pai­sa­je es­pec­ta­cu­lar de la ciu­dad a la vis­ta des­de el Club La­gos de Cau­ja­ral, de­ja ver los 18 ho­yos y su gran cam­po de jue­go.

Ya en el te­rreno, ca­da es­pa­cio tie­ne una se­rie de lon­gi­tu­des des­de el tee de sa­li­da has­ta el ho­yo final. Los gol­pes, la for­ma con que ca­da le pe­ga a pe­lo­ta son al­gu­nas exi­gen­cias de es­ta dis­ci­pli­na que se irán apren­dien­do con­for­me se ad­quie­ra prác­ti­ca.

Des­de sus ini­cios, es­te de­por­te, se vio que era más fá­cil usar dis­tin­tos pa­los pa­ra afi­nar las téc­ni­cas de ca­da gol­pe. Por ello, un pro­fe­sio­nal, car­ga en su bol­so má­xi­mo 14 de es­tos im­ple­men­tos co­mo par­te del re­gla­men­to.

El golg, es un de­por­te que exi­ge mu­cha pre­ci­sión pa­ra quie­nes lo prac­ti­can, por ello, “mu­cha cal­ma, se­re­ni­dad a la ho­ra de dar el gol­pe y es­tra­te­gia son ele­men­tos cla­ves”, ex­pli­ca Ri­car­do Ova­lle, de­por­tis­ta afi­cio­na­do.

La si­tua­ción se tor­na com­ple­ja cuan­do la pre­sión sube, los pun­tos por ca­da gol­pe se ha­cen más com­pli­ca­dos y ati­nar en ca­da uno de ellos se con­vier­te en un pro­pó­si­to fi­jo, allí, la to­ma de de­ci­sio­nes se ha­ce im­por­tan­te, de­bes sa­ber sí eres agre­si­vo o pue­des ba­jar un po­co la guar­dia.

Un de­por­te que pa­ra sus aman­tes, es la opor­tu­ni­dad pa­ra des­pe­jar­se de la ru­ti­na y de la vi­da dia­ria mis­ma, “se jun­tan dos co­sas que de ver­dad te sa­can de la ru­ti­na, la tran­qui­li­dad y la con­cen­tra­ción”, pun­tua­li­za.

En el ca­so de Da­niel Mar­tín, vi­ce­pre­si­den­te del Co­mi­té de Golf del club,“es di­fí­cil des­cri­bir lo que sen­tí la pri­me­ra vez que le pe­gué a una pe­lo­ta”, sos­tie­ne ade­más que ver su vue­lo, es sen­ci­lla­men­te una sen­sa­ción in­des­crip­ti­ble, al­go úni­co.

Pa­ra Da­niel, “al mo­men­to de te­ner un mal jue­go, es­ta dis­ci­pli­na te ge­ne­ra frus­tra­ción, es allí cuan­do so­cia­li­zar por es­pa­cio de cua­tro ho­ras se ha­ce im­por­tan­te”, sin em­bar­go aña­de que, a tra­vés de su prác­ti­ca con­ti­núa, pue­des apren­der a ma­ne­jar es­tas si­tua­cio­nes pa­ra la vi­da, el tra­ba­jo, y has­ta con tus fa­mi­lia­res.

El de­por­te se ve co­mo un al­go pa­si­vo a opi­nión de Ga­briel Ber­du­go, sub­ge­ren­te de de­por­ti­vo del Club, “tie­nes que ju­gar­lo pa­ra sen­tir­lo, pa­ra vi­vir­lo. Es un re­to en­tre tú y el cam­po”, por eso en es­te ar­te se po­drá ver có­mo la pa­cien­cia, el si­gi­lo y la pre­ci­sión se con­vier­ten en un haz ba­jo la manga que ha­rán vi­vir una gran ex­pe­rien­cia. Una dis­ci­pli­na dis­tin­ta que siem­pre se jue­ga de una ma­ne­ra di­fe­ren­te.

«Ca­da vez que juegas golf es al­go dis­tin­to, aun­que siem­pre practiques man­te­nien­do las mis­mas me­di­das y dis­tan­cias, con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar tu ni­vel». GA­BRIEL BER­DU­GO Sub­ge­ren­te de­por­ti­vo del club

QUIÉN: Her­nan­do Ba­que­ro. Gol­fis­ta. Pa­ra Ri­car­do y Da­niel, más que una prác­ti­ca, es­ta es una dis­ci­pli­na que les ha ser­vi­do pa­ra ga­nar re­sis­ten­cia y re­for­zar su aten­ción. | Fo­tos: Nat­ha­lie Suá­rez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.