AR­TE Li­be­re su es­trés ha­cien­do

LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SE­MA­NA

Si - - Hay Hobby - POR SA­RA HER­NÁN­DEZ C.

Des­pués de una agi­ta­da jor­na­da la­bo­ral que aún no ter­mi­na­ba, tu­ve la opor­tu­ni­dad de vi­vir una gran ex­pe­rien­cia, le lla­man Brush, li­be­rar tu men­te a tra­vés de pin­ce­la­das que po­co a po­co di­bu­ja­rán un cua­dro.

Al lle­gar al si­tio, do­ce si­llas que ro­dean una me­sa se en­cuen­tran fren­te a fren­te con los lien­zos que se­rían los prin­ci­pa­les ‘vee­do­res’ de la no­che.

Esos mis­mos se con­ver­ti­rían en el mu­ral que re­fle­ja­ría las in­ten­cio­nes de ca­da men­te o, co­mo di­jo esa no­che Er­nes­to Del­ga­do, do­cen­te de Be­llas Ar­tes, un re­fle­jo de los par­ti­ci­pan­tes, de

‘BRUSH’ LLE­GÓ DES­DE HA­CE CIN­CO ME­SES PA­RA EN­SE­ÑAR A PIN­TAR CO­MO UN PRO­FE­SIO­NAL SU PRO­PIA OBRA. UNA AC­TI­VI­DAD QUE VI­SI­TA VA­RIOS ES­TA­BLE­CI­MIEN­TOS DE CO­MI­DAS Y BE­BI­DAS EN LA CIU­DAD CON AR­TIS­TAS QUE GUÍAN TU RU­TI­NA DE TRA­BA­JO.

ese ‘yo in­te­rior’ que to­dos te­ne­mos. La pre­sen­ta­ción del gru­po ini­ció y el pro­fe­sor arran­có con la que se­ría su cla­se. Aquel lien­zo blan­co que es­ta­ba en fren­te me desafia­ba.

No di­men­sio­na­ba có­mo pin­ta­ría aquel di­bu­jo ex­hi­bi­do fren­te a mí. Me per­dí por al­gu­nos mi­nu­tos. Aque­lla con­fu­sión se vio in­te­rrum­pi­da por­que, a lo le­jos, es­cu­ché la voz del ins­truc­tor di­cien­do: “ini­cie­mos to­man­do las pin­tu­ras de co­lor ama­ri­llo y blan­co, ta­pan­do cui­da­do­sa­men­te el fon­do”.

Tres pin­ce­les se­rían el ins­tru­men­to jun­to a unos to­ques de pin­tu­ra, el res­to, se lo te­nía que de­jar a mi creatividad.

Un cie­lo for­ma­ría la pri­me­ra par­te del di­bu­jo que de­bía en­mar­car una tar­de de oto­ño. Ese se­ría el pri­mer pa­so. “¿ Có­mo van?”— di­ce el pro­fe­sor— “¿Ha­ce cuán­to no pin­ta­ban?”. “Ha­ce mu­cho”, res­pon­den al­gu­nos, otros, so­lo es­tán con­cen­tra­dos en su obra.

El do­cen­te se acer­ca a mí y me di­ce: “eres arries­ga­da, lo veo en la for­ma co­mo tra­zas la bro­cha en el cua­dro, eso me gus­ta”. Mi com­pa­ñe­ra de al la­do di­ce: “!Ay, me atra­sé!”, y los de­más, en­tre ri­sas, si­guen en lo que se­rá su obra final.

Un po­co de agua en los tra­zos da­ría una le­ve di­fu­mi­na­ción que su­mi­nis­tra­ba contrastes cla­ros en la obra.

No­to a mi com­pa­ñe­ra de al la­do ri­sue­ña al ver que su di­bu­jo no co­rres­pon­de a las ins­truc­cio­nes en­tre­ga­das por el guía. Ella lo lla­ma rá­pi­da­men­te y él res­pon­de de ma­ne­ra ágil a su lla­ma­do.

El ro­jo y azul ven­drían des­pués con to­nos que ca­da quien aco­mo­da­ría a su gus­to. De he­cho, al ini­ciar, el ins­truc­tor co­men­tó que es­to es so­lo una guía y que el pro­duc­to final es­tá su­je­to a lo que ca­da quien quie­ra plas­mar.

“Di­fu­mi­nas un po­co acá y con el blan­co das un po­co de luz”, di­ce con un len­gua­je que sue­na co­mo si to­do fue­se sen­ci­llo y que, lo que or­de­na no re­quie­re ma­yor es­fuer­zo.

Los úl­ti­mos to­ques com­pren­den los tron­cos de la ma­de­ra, la ca­bu­ya de la ha­ma­ca y el te­ji­do de la mis­ma. Al final, pe­ro no por ello me­nos im­por­tan­te, es­ta­ría el bo­rra­cho, que pa­ra mi gus­to pu­do que­dar me­jor.

Sa­ra Ruíz, la ad­mi­nis­tra­do­ra, me ex­pli­ca que ha­ce va­rios me­ses lle­ga­ron con es­ta idea a la ciu­dad y han es­ta­do en va­rios es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les y ba­res de La Are­no­sa. “Ha­ce­mos que la gen­te pue­da com­par­tir real­men­te una ex­pe­rien­cia ame­na y par­ti­cu­lar pa­ra re­la­jar­se”, di­ce.

Así mis­mo, ex­pli­ca que los ar­tis­tas que dic­tan el ta­ller son egre­sa­dos de la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes y son ellos quie­nes di­ri­gen el gru­po. Al final, una obra pin­ta­da por la per­so­na es la que se lle­va el vi­si­tan­te, lis­ta pa­ra col­gar en tu ca­sa.

Lo más cer­cano a un hi­jo, se­ría el re­sul­ta­do de esa no­che, prác­ti­ca­men­te una nue­va crea­ción des­de mi pu­ño.

Aquí com­pren­do que pa­ra vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia no se ne­ce­si­ta ser pin­tor o que su ve­na ar­tís­ti­ca aflo­re en to­do su es­plen­dor, sim­ple­men­te, con al­gu­nos co­no­ci­mien­tos bá­si­cos y un buen guía, pue­de te­ner un ex­ce­len­te re­sul­ta­do co­mo el que ob­tu­ve yo aque­lla no­che de mi­tad de se­ma­na.

«Al acep­tar vi­vir la ex­pe­rien­cia de pin­tar, tú re­creas el ar­te a tu ma­ne­ra, cla­ro, con ayu­da de un pro­fe­sor que te va orien­tan­do». SA­RA RUIZ Ad­mi­nis­tra­do­ra de Brush

QUÉ: gru­po que asis­tió a la ac­ti­vi­dad el pa­sa­do mar­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.