El es­ti­lo de la rum­ba IN­CLU­YEN­TE

Si - - Hay Rumba - POR JOHA­NA MU­ÑOZ LORDUY

El sol ha caí­do y la ciu­dad en­cien­de sus lu­ces. Es vier­nes y se res­pi­ran ai­res de fies­ta y de­seo que in­vi­tan a rom­per las eti­que­tas. Es­ta no­che sal­dre­mos en bus­ca de la di­ver­sión in­clu­yen­te, don­de los hom­bres no te­men ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos y las chi­cas no se cohí­ben de in­vi­tar un par de tra­gos a su pa­re­ja, un mun­do, que aun­que pa­re­ce utó­pi­co, no co­no­ce de pre­jui­cios y tam­po­co es­ca­ti­ma en lu­jos.

Por pe­ti­ción de un pú­bli­co, que quie­re ex­plo­rar la di­ver­sión en es­ta es­qui­na ca­lu­ro­sa de Co­lom­bia, de­ci­di­mos vi­vir la rum­ba gay friendly o ami­ga­ble con la co­mu­ni­dad LGBTI en Ba­rran­qui­lla.

“Son po­cos los lu­ga­res que uno en­cuen­tra en la ciu­dad pa­ra di­ver­tir­se sin te­ner que es­tar de­trás de las puer­tas del cló­set”, afir­ma Fa­bián*, guía in­vi­ta­do pa­ra es­te re­co­rri­do.

Mien­tras par­quea­mos a las afue­ras de Rumours—el pri­mer es­ta­ble­ci­mien­to es­co­gi­do pa­ra ini­ciar la rum­ba— nos dan las 10 de la no­che, Fa­bián se­ña­la que es la “ho­ra co­ca­da”, per­fec­ta pa­ra lle­gar, ele­gir una bue­na me­sa, pe­dir una cer­ve­za y ‘ca­len­tar los mo­to­res’.

An­tes de en­trar, en una sa­la tro­pi­cal pre­via a la puer­ta, Fa­bián sa­lu­da a una pa­re­ja de no­vios he­te­ro­se­xua­les y agre­ga que el bar no es pro­pia­men­te gay, “es un lu­gar amis­to­so con to­do el que quie­ra di­ver­tir­se sin im­por­tar su orien­ta­ción se­xual”; y tie­ne ra­zón, en una es­qui­na de la ta­qui­lla aguar­da una pa­re­ja de chi­cas tomadas de la mano pa­ra in­gre­sar y po­cos se per­ca­tan de la ro­mán­ti­ca es­ce­na que pro­ta­go­ni­zan.

LE PRE­SEN­TA­MOS DOS AL­TER­NA­TI­VAS DE FIES­TA EN LA CIU­DAD, PA­RA AQUE­LLOS QUE QUIE­RAN DES­PO­JAR­SE DE PRE­JUI­CIOS SO­CIA­LES Y DIS­FRU­TAR DE AM­BIEN­TES VA­RIA­DOS.

LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SE­MA­NA

Rumours ofre­ce una am­plia va­rie­dad de be­bi­das, en las que se des­ta­can los sa­bo­res tro­pi­ca­les y re­fres­can­tes, que se­gún su ad­mi­nis­tra­dor van muy bien con el am­bien­te ba­rran­qui­lle­ro. El Mo­ji­to Ca­ri­be­ño y el Ca­rib­bean Po­wer con co­ro­zo, son al­gu­nas de las nue­vas pro­pues­tas que el bar­man ha ela­bo­ra­do pa­ra que los asis­ten­tes en­cuen­tren sa­bo­res di­fe­ren­tes y vi­van una ex­pe­rien­cia sen­so­rial que in­vo­lu­cre li­cor, olo­res y es­pec­tácu­los de co­lo­res.

Los am­bien­tes elec­tró­ni­cos al ai­re li­bre, son otras de las pro­pues­tas que ofre­cen los ba­res in­clu­yen­tes de la ciu­dad. Or­lan­do Ama­dor.

Rumours tie­ne un es­pa­cio de­di­ca­do al ‘cros­so­ver’, pa­ra aque­llas per­so­nas que quie­ran bai­lar to­do ti­po de mú­si­ca.

OS­CAR PRINCE. RU­TA CUA­TRO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.