VI­VEN­CIAS

Si - - Hay Rumba -

El bar tie­ne tres am­bien­tes dis­po­ni­bles pa­ra to­da cla­se de gus­tos, que van des­de la rum­ba cros­so­ver has­ta aca­bar en una fies­ta elec­tró­ni­ca.

En la es­tan­cia más am­plia del lu­gar, a un ex­tre­mo de la ba­rra, Jor­ge Ca­rre­ro, el bar­man de Rumours, in­vi­ta a sa­bo­rear una pro­pues­ta re­fres­can­te que in­clu­ye una ex­pe­rien­cia sen­so­rial.

“To­do en­tra pri­me­ro por la vis­ta, pa­sa por el ol­fa­to y aca­ba en la len­gua, ese es el Ca­rib­bean Po­wer”, define Jor­ge, mien­tras fla­mea las be­bi­das con un me­che­ro, co­mo par­te del ri­tual.

Las pa­re­jas más ami­ga­bles com­par­ten sus afec­tos en me­dio de la pis­ta, na­die pro­nun­cia pa­la­bra ni exis­te dis­cri­mi­na­ción pa­ra los enamo­ra­dos que bai­lan re­gue­tón.

LA FIES­TA. El jol­go­rio em­pie­za a ca­len­tar­se cuan­do se lle­ga a la dis­co­te­ca Li­ves, otra pro­pues­ta de rum­ba ubi­ca­da en la ca­rre­ra 53 con ca­lle 70. “Vi­vir sin ta­búes” es lo que se ha­ce li­te­ral­men­te en es­te lu­gar re­co­no­ci­do por la co­mu­ni­dad LGBTI co­mo una de las me­jo­res rum­bas en pro de la in­clu­sión.

Es­te es “el Thea­tron de Ba­rran­qui­lla (reconocida dis­co­te­ca gay de Bo­go­tá)”, se­gún nues­tro guía. El lu­gar es lo su­fi­cien­te­men­te gran­de, afir­ma el due­ño y ad­mi­nis­tra­dor Ed­win Ta­pia. Aña­de que es­te tie­ne ca­pa­ci­dad “pa­ra al­ber­gar 700 per­so­nas de cual­quier orien­ta­ción se­xual, in­clu­yen­do he­te­ro­se­xua­les y he­te­ro­fle­xi­bles—esos que se es­con­den de día—. Por lo me­nos el 30% de los asis­ten­tes no son gays”.

“En sus tres am­bien­tes con­vi­ven án­ge­les y de­mo­nios”, in­di­ca Fa­bián, al­go entonado por los coc­te­les.

El es­pec­tácu­lo fuer­te em­pie­za en la pri­me­ra at­mós­fe­ra de­no­mi­na­da La Chue­ca, un es­pa­cio de­di­ca­do al cros­so­ver, en el que los asis­ten­tes pue­den bai- lar rit­mos tro­pi­ca­les muy pe­ga­di­tos. Los es­pe­jos y las lu­ces son el me­jor te­lón en es­te lu­gar.

La se­gun­da es­tan­cia, que es el sa­lón más gran­de, es­tá de­di­ca­da a la elec­tró­ni­ca. En me­dio de la pis­ta se en­cuen­tra una es­pe­cie de ba­rra pa­ra quie­nes ten­gan las aga­llas de su­bir­se y bai­lar.

A la 1 de la ma­ña­na el bar es­tá re­ple­to y mien­tras el Dj mez­cla los éxi­tos de las di­vas del pop con tecno, más de un imi-

ta­dor de Lady Ga­ga, Sha­ki­ra, Be­yon­ce o Ma­don­na se ro­ban las mi­ra­das.

Por úl­ti­mo, se pue­de lle­gar a El Edén, si se quie­re des­can­sar, con­ver­sar, “pro­bar del fru­to prohi­bi­do” o es­cu­char otros gé­ne­ros mu­si­ca­les co­mo el tri­bal hou­se o dubs­tep. Lo im­por­tan­te —re­cal­ca Fa­bián— es pa­sar­la bien sin irres­pe­tar a na­die, ser in­clu­yen­tes.

(El nom­bre de Fa­bián fue cam­bia­do pa­ra pro­te­ger su iden­ti­dad).

Cuén­ta­nos un buen plan pa­ra es­tos días: en­vía tus pro­pues­tas de fin de se­ma­na. Es­cri­be Joha­na.mu­noz@el­he­ral­do.co « Es un lu­gar amis­to­so con to­do el que quie­ra di­ver­tir­se sin im­por­tar su orien­ta­ción se­xual ». FA­BIÁN* Guía noc­turno.

Fies­tas te­má­ti­cas To­dos los me­ses la dis­co­te­ca pre­sen­ta rum­bas te­má­ti­cas pa­ra que sus asis­ten­tes se di­vier­tan. ‘Shows’ ani­ma­dos En es­te lu­gar no pue­den fal­tar, los fi­nes de se­ma­na, las co­reo­gra­fías ins­pi­ra­das en las di­vas del pop. In­vi­ta­dos Li­ves tie­ne ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.