EJER­CI­CIOS En­tre­na­mien­to mi­li­tar

01 ‘Stand’ po­lí­gono

Si - - Hay Hobby -

ca el co­ro­nel Ricardo Sar­mien­to.

En ca­da uno de los seg­men­tos ha­bía un ins­truc­tor que ex­pli­ca­ba en qué con­sis­tía la ac­ti­vi­dad a rea­li­zar. El pri­mer re­to fue dis­pa­rar un ar­ma, pe­ro no cual­quie­ra, era un Ga­lil, el prin­ci­pal fu­sil que uti­li­za la in­fan­te­ría del Ejér­ci­to co­lom­biano. “In­fan­te­ría sa­cri­fi­ca­da y he­roi­ca”, es su le­ma. El ob­je­ti­vo era una si­lue­ta de pa­pel que es­ta­ba pues­ta a 25 me­tros de dis­tan­cia.

Acos­ta­da en el sue­lo, tra­tan­do de res­pi­rar len­ta­men­te, y con el ojo so­bre la mi­ra en­fo­qué el blanco. Las in­di­ca­cio­nes que me en­tre­gó el sar­gen­to pa­sa­ron a se­gun­do plano, pues en reali­dad no lo­gra­ba es­cu­char­lo mu­cho. So­lo ce­rré los ojos y pre­sio­né el ga­ti­llo con el de­do. Fue­ron diez ti­ros que, pa­ra ser la pri­me­ra vez, no fue­ron tan ma­los, se­gún el ba­lan­ce del ins­truc­tor de turno.

EN LAS AL­TU­RAS. La se­gun­da pa­ra­da del día fue en la zo­na de sal­to. Des­pués de co­lo­car­me la si­lla ame­ri­ca­na con dos ar­go­llas de des­cen­so, con re­sis­ten­cia de 10 mil li­bras de pre­sión, se­guí a la es­ca­le­ra. En la ci­ma de la to­rre, los ca­tor­ce me­tros que me se­pa­ra­ban del sue­lo hi­cie­ron que la sen­sa­ción de vér­ti­go re­gre­sa­ra, co­mo cuan­do es­tu­ve fren­te al río Tu­cu­rin­ca. En es­te pun­to el ins­truc­tor de­ci­dió dar­me un “em­pu­jun­ci­to” y sol­tar­me pa­ra si­mu­lar un sal­to des­de un he­li­cóp­te­ro. Una cuer­da ad­he­ri­da a mi cuer­po ayu­da­ría a con­tro­lar mi caí­da y ha­cer de es­ta una sen­sa­ción que pa­só en un abrir y ce­rrar de ojos.

OTRAS AC­TI­VI­DA­DES. Una vez su­pe­ra­do es­te emo­cio­nan­te re­to, las ar­mas vol­vie­ron a en­trar en es­ce­na. En es­ta oca­sión se­rían dis­pa­ros de lar­go al­can­ce con una ame­tra­lla­do­ra, un ar­ma más pe­sa­da, grue­sa y rui­do­sa al ha­cer sus dis­pa­ros, con una mu­ni­ción de una ca­na­na de 762 ba­las. Den­tro de es­ta in­cluía car­tu­chos tra­za­do­res de co­lor ro­jo, que de­li­nean el rum­bo del tra­yec­to y po­der ha­cer co­rrec­cio­nes.

Co­no­cer el tra­ba­jo del per­so­nal an­ti­ex­plo­si­vo que, co­mo ellos mis­mos lo des­cri­ben, “no sien­ten mie­do al es­tar fren­te a una car­ga a pun­to de es­ta­llar”; na­ve­gar in­fil­tra­da por el río; y car­gar por ho­ras un ma­le­tín con pro­vi­sio­nes fue­ron otras de las ta­reas de la ex­te­nuan­te jor­na­da.

La ex­pe­rien­cia fue co­mo un sal­to que, más allá de lo que ca­da ejer­ci­cio dis­po­nía, me ser­vi­ría pa­ra li­be­rar adre­na­li­na, des­pe­jar la men­te y apren­der un po­co del día a día de es­tos uni­for­ma­dos, hé­roes de car­ne y hue­so, que co­mo yo, un día tam­bién sin­tie­ron mie­do.

LAN­ZAR­SE A UN CAU­DA­LO­SO RÍO, SAL­TAR AL VA­CÍO DES­DE 4 ME­TROS Y DIS­PA­RAR UN FU­SIL TI­PO GA­LIL SON AL­GU­NAS DE LAS AC­TI­VI­DA­DES QUE SE PUE­DEN REA­LI­ZAR AL VIVIR UNA JOR­NA­DA CO­MO SOL­DA­DO EN EL BA­TA­LLÓN DE INS­TRUC­CIÓN Y EN­TRE­NA­MIEN­TO NO. 2 ‘SIN­FO­RO­SO MU­TIS CON­SUE­GRA’, EN MAG­DA­LE­NA.

Cua­ren­ta mi­nu­tos pa­sa­ron an­tes de dar el gran sal­to a cua­tros me­tros de dis­tan­cia.

La si­lue­ta pa­ra ce­reo de fu­sil Ga­lil in­di­ca­ba la pre­ci­sión de los ti­ros que ha­bía lan­za­do con esa ar­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.