Un día de ins­truc­ción mi­li­tar

Un día de

Si - - Front Page - POR SARA HER­NÁN­DEZ C.

DA­TOS: Apren­der a so­bre­vi­vir en si­tua­cio­nes ex­tre­mas y que in­clu­ye­ran in­gre­sar a un río o el mar fue uno de los ob­je­ti­vos de las ac­ti­vi­da­des. Una bol­sa in­dus­trial re­cu­bre el ma­le­tín de cam­pa­ña con el que los sol­da­dos en­tran al agua y que, al mis­mo tiem­po ha­ce las ve­ces de flo­ta­dor. En la ro­ca, an­tes de caer al agua, des­de una al­tu­ra apro­xi­ma­da de unos 4 me­tros, se de­ben se­pa­rar las pier­nas an­tes de lan­zar­se al va­cío. Una vez en el ai­re las pier­nas se de­ben jun­tar pa­ra ha­cer el me­nor rui­do po­si­ble al en­trar al agua. El ejer­ci­cio ha­cía par­te del en­tre­na­mien­to pa­ra una ope­ra­ción en­cu­bier­ta. Has­ta ese mo­men­to no re­cuer­do ha­ber sen­ti­do en vi­vo y di­rec­to tan­to mie­do. Te­ner que lan­zar­me a un río cau­da­lo­so, sal­tar des­de 4 me­tros al va­cío o dis­pa­rar un fu­sil (Ga­lil) se con­vir­tie­ron en al­gu­nas de las ac­ti­vi­da­des que tu­ve que rea­li­zar al pa­sar un día de en­tre­na­mien­to co­mo sol­da­do de nues­tro Ejér­ci­to Na­cio­nal. Sin du­da, to­do un re­to.

Fue un mo­men­to im­pac­tan­te. Es­tar jus­to fren­te al río Tu­cu­rin­ca, que ba­ja des­de la Sie­rra Ne­va­da, me ge­ne­ró des­con­fian­za. Don­de es­ta­ba no ha­bía for­ma de de­vol­ver­me a tie­rra fir­me, aun­que en ese mo­men­to no lo sa­bía. Ahí es­ta­ba, con mis pies me­ti­dos en esas gran­des bo­tas, so­bre una pie­dra. Era co­mo si me pi­die­ran “a gri­tos” que me lan­za­ra a dar ese ‘sal­to de glo­ria’.

Re­cuer­do las frases del ins­truc­tor de la ac­ti­vi­dad: —“ana­li­za el en­torno, tie­nes to­dos los ele­men­tos de ries­go eli- mi­na­dos, lán­za­te; es cues­tión de su­pe­rar el mie­do”—. Eso me lo re­pi­tió al­gu­nas ve­ces du­ran­te los ca­si 40 mi­nu­tos que de­mo­ré an­tes de, por fin, atre­ver­me a ha­cer el sal­to de la ro­ca, co­mo le lla­man a la ac­ti­vi­dad.

INI­CIO DE LA JOR­NA­DA. Aquel día no em­pe­zó con el du­bi­ta­ti­vo epi­so­dio del río. La jor­na­da ini­ció a las cin­co de la ma­ña­na, en Ba­rran­qui­lla. Des­pués de más de tres ho­ras de via­je lle­ga­mos al si­tio de des­tino: El ba­ta­llón de ins­truc­ción y en­tre­na­mien­to No. 2 ‘Sin­fo­ro­so Mu­tis Con­sue­gra’, ubi­ca­do en la ve­re­da Ce­ni­zo, en Ara­ca­ta­ca (Mag­da­le­na). Tras la lle­ga­da, la or­den fue co­lo­car­nos el uni­for­me ca­mu­fla­do e ini­ciar con la ac­ti­vi­da­des pro­gra­ma­das.

Las se­ten­ta y sie­te hec­tá­reas que com­po­nían el es­pa­cio del ba­ta­llón sir­ven co­mo si­tio pa­ra en­tre­nar mi­li­ta­res. Allí re­ci­ben ins­truc­cio­nes tác­ti­cas, téc­ni­cas fí­si­cas y has­ta psi­co­ló­gi­cas se­gún ex­pli-

«Las ac­ti­vi­da­des rea­li­za­das son al­gu­nas de las re­que­ri­das en las sie­te se­ma­nas de ins­truc­ción mi­li­tar».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.