Con­se­jos de via­je

Si - - Hay Hobby -

¿De­ci­dis­te via­jar? Aquí hay unos tips pa­ra sa­ber qué ha­cer lue­go 1. Ma­le­ta: pre­pa­ra tus do­cu­men­tos y em­pa­ca so­lo lo ne­ce­sa­rio. De­bes te­ner en cuen­ta el pe­so del equi­pa­je de­pen­dien­do del trans­por­te que va­yas a uti­li­zar. 2. Hos­pe­da­je: pue­des alo­jar­te en hos­ta­les, que son un com­ple­jo de ha­bi­ta­cio­nes con va­rias ca­mas ca­da una. Es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra co­no­cer otros via­je­ros y ha­cer ami­gos. 3. Ali­men­ta­ción: la co­mi­da ca­lle­je­ra o en­con­trar un mer­ca­do lo­cal don­de com­prar ví­ve­res pa­ra co­ci­nar ha­ce aho­rrar al­gu­nos bi­lle­tes. 4. Trans­por­te: via­jar por ca­rre­te­ra siem­pre se­rá la op­ción más ba­ra­ta. En el ca­mino pue­des des­cu­brir pai­sa­jes in­creí­bles o recuperar ho­ras de sue­ño. a eso, al ser co­lom­biano. Es un des­tino muy lindo por la ca­li­dad hu­ma­na”, di­jo Da­niel.

SIN PLA­NI­FI­CAR DE­MA­SIA­DO. “No so­mos mo­chi­le­ros. Ca­mi­nar ki­ló­me­tros con un mo­rral de 20 ki­los en la es­pal­da… ni lo­cos”, acla­ró María Lau­ra. Sa­lie­ron de sus ca­sas con un aho­rro que les al­can­zó al­gu­nos me­ses. Aho­ra, se man­tie­nen con las ven­tas de li­bros de se­gun­da, pos­ta­les de fo­tos que sa­can en ca­da ciu­dad y accesorios de ma­cra­mé que ellos mis­mos ha­cen; y con la so­li­da­ri­dad de la gen­te que se en­cuen­tran en el ca­mino. Duer­men den­tro de su ca­mio­ne­ta y usan el ba­ño y la co­ci­na de los ve­ci­nos del sec­tor.

En tres me­ses tu­vie­ron to­do lis­to pa­ra par­tir, o por lo me­nos eso creían. Nun­ca pen­sa­ron que ten­drían que apren­der un ofi­cio pa­ra sub­sis­tir y fi­nan­ciar el via­je a largo pla­zo. Su equi­pa­je al prin­ci­pio es­ta­ba lleno, hoy so­lo tie­ne lo ne­ce­sa­rio. Ro­pa, una gui­ta­rra y un col­chón in­fla­ble fue­ron al­gu­nas de las co­sas que in­ter­cam­bia­ron por co­mi­da. Así han apren­di­do —cuen­tan— a des­pren­der­se de lo ma­te­rial y a dis­fru­tar lo in­tan­gi­ble: la gas­tro­no­mía, la cul­tu­ra, la gen­te, los si­tios his­tó­ri­cos.

UNA EX­PE­RIEN­CIA DE APREN­DI­ZA­JE. “Es in­creí­ble la can­ti­dad de pre­jui­cios que tie­ne la gen­te. Al prin­ci­pio da bron­ca, pe­ro ca­da vez nos im­por­ta me­nos lo que pien­sen de no­so­tros. Eso tam­bién ha cam­bia­do nues­tra for­ma de pen­sar. Nos re­la­cio­na­mos con la gen­te de for­ma di­fe­ren­te y va­lo­ra­mos más las co­sas. Y es que la fe­li­ci­dad no hay que bus­car­la, uno na­ce fe­liz; lo que pa­sa es que el sis­te­ma te va im­po­nien­do tér­mi­nos de in­fe­li­ci­dad, en­ton­ces nun­ca es­ta­rás sa­tis­fe­cho, siem­pre que­rrás más”, ex­pre­sa Da­niel.

Con “men­te siem­pre po­si­ti­va”, es­tos via­je­ros ar­gen­ti­nos su­pe­ran los obs­tácu­los de via­jar al­re­de­dor de un con­ti­nen­te sin di­ne­ro; aun­que a ve­ces no tie­nen ni pa­ra co­mer y la an­gus­tia les ga­na la ba­ta­lla por mo­men­tos. Aun así, ya no ima­gi­nan sus vi­das en Ar­gen­ti­na.

No tie­nen fe­cha de lle­ga­da a Alas­ka, ape­nas sa­ben que su pró­xi­ma pa­ra­da se­rá Pa­na­má, lo úni­co que tie­nen se­gu­ro es que no re­gre­sa­rán a su país a ha­cer lo mis­mo que an­tes, por­que “ya no vol­ve­rán las mis­mas per­so­nas”.

Des­de las cin­co de la tar­de y con ma­te en mano, ellos abren su pun­to de ven­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.